Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid SÁBADO 11 3 2006 ABC Un amplio bulevar de la localidad de Boadilla de Monte ha sido el primero en contar con vías para el tren ligero que dará servicio a los vecinos dentro de un año Ignacio Gil Instaladas las primeras vías del tren ligero en Boadilla Entrará en servicio en febrero de 2007 b Es un transporte público versátil que se adapta a las distintas tipologías urbanísticas por las que atraviesa y lo mismo se rodea de césped que de cemento MERCEDES CONTRERAS MADRID. Las primeras vías de los trenes ligeros han llegado a Boadilla del Monte. Allí, en la avenida Siglo XXI, los vecinos ya pueden ver instalada esa infraestructura que discurre por el centro del bulevar, donde tendrá su parada, y que dará un nuevo aspecto al entorno rodeado de viviendas. Es sólo un kilómetro que tendrá su continuidad al rodear la fuente de una plaza en la que los usuarios comprobarán cómo las vías se confunden con el césped. Con ese pequeño tramo ya terminado, los operarios se afanan en poner más vías de este trazado en una zona interurbana frente a la Ciudad Financiera de este municipio. Atraviesan un espacio que, según la expectativas urbanísticas pronto estará ocupado pero que, hoy por hoy, es prácticamente campo. instalación, en Francia, por ejemplo. El fin de estas obras se adelantará ya que, aunque estaba previsto para abril del próximo año, la consejera de Infraestructuras y Transportes, María Dolores de Cospedal, anunció que la obra civil terminará este mismo año por lo que la puesta en servicio, tras probar los nuevos trenes, se realizará en el mes de febrero. Los operarios colocan las traviesas en un tramo interurbano Flexibilidad Una de la principales ventajas del tren ligero es la de ser más flexible que el metro convencional lo que permite instalar un mayor número de paradas y se adapta mejor a las necesidades de determinados núcleos urbanos, como es el caso de los nuevos desarrollos urbanísticos. Es, además, un transporte cómodo que permite, al mismo tiempo, el respeto al medio ambiente y la adaptación en el entorno. Se trata, según la Consejería, de un transporte ecológico que utiliza la electricidad como fuente de energía, tiene una larga vida útil y es de fácil acceso para el viajero, mientras cuenta con las últimas tecnologías en materia de transporte, como la comunicación directa de radiotelefonía con el puesto de control y con los propios pasajeros a través de megafonía. Los primeros 70 trenes ligeros, en los que la Comunidad invertirá 144,6 millones, serán del modelo Citadis que permiten una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora y tienen capacidad para 372 viajeros. Su longitud es de 23 metros y su anchura de 2,4 y cuentan con los más avanzados sistemas de seguridad. IGNACIO GIL transportes, al final de la avenida del Siglo XXI, para facilitar las conexiones con los autobuses interurbanos. Sus vías siguen el recorrido de la carretera de Carabanchel a Aravaca hasta el cruce con la carretera de Boadilla, cuyo eje seguirá hasta la entrada en el casco urbano de esa localidad y terminará en los nuevos desarrollos urbanísticos más allá de la M- 50. Esta infraestructura, de la que se verán beneficiados unas 27.000 personas, cuenta con un presupuesto de 210 millones de euros. En otras ciudades europeas Una amplia plataforma reserva el terreno a este nuevo medio de transporte público que, en esta zona, se rodeará de adoquín para dar continuidad al pavimento, con lo que mostrará su versatilidad para adaptarse a las distintas tipologías urbanísticas por las que atraviesa, al igual que en otras ciudades europeas que se dicidieron por su El trazado de Boadilla, con sus 13 estaciones y el intercambiador, beneficiará a 27.000 usuarios La avenida Siglo XXI acoge ya las nuevas instalaciones que han quedado incluidas en su bulevar central Otros ligeros Junto al ligero de Boadilla del Monte y al de Pozuelo, con sus 8,6 kilómetros que dará servicio a 60.000 personas, la Comunidad está construyendo también el trazado que llevará este servicio a los PAU de Sanchinarro y Las Tablas, que partirá de la estación de Chamartín y que con sus 5,4 kilómetros beneficiará a unos 40.000 usuarios de estos nuevos desarrollos urbanísticos de la zona norte. El tren a Navalcarnero, por su parte, combinará características de Cercanías con las del ligero. 13 kilómetros y 13 estaciones El trazado de este ligero, conocido como Metro Oeste, parte de la estación de Colonia Jardín, línea 10, y se bifurca en dos ramas, una hacia Pozuelo y otra hacia Boadilla del Monte. Este última, donde se han instalado ya las vías, tendrá una longitud de 13,7 kilómetros y 13 estaciones que se verán rematadas con un intercambiador de