Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid SÁBADO 11 3 2006 ABC El Ayuntamiento ha puesto en marcha un proyecto de potabilización en el Perú más pobre. Los 350.000 beneficiarios se librarán de infecciones mortales. Dos alcaldes de otra zona deprimida remaron en barca diez días para pedirle a la edil que invierta en sus poblados Botella abre el grifo en el Amazonas TEXTO: CARLOS HIDALGO, ENVIADO ESPECIAL IQUITOS (PERÚ) Las calles del barrio de Los Delfines, en la localidad peruana de San Juan Bautista, en pleno Amazonas, son un lodazal. La lluvia que ha convertido en una pringosa alfombra la zona de tránsito es la misma que llena los pozos de los que beben sus 5.500 habitantes. La misma que mató hace año y medio a cuatro personas, tres de ellas niños, que se la llevaron a la boca, aun sabiendo que estaba mezclada con excrementos y todo tipo de inmundicia. Puro veneno. Así es la miseria. Y así es cómo lleva viviendo esta gente, y otra muchísima por todo el país, durante años y años. Por ello, el Ayuntamiento de Madrid, mediante la Concejalía de Empleo y Servicios al Ciudadano, que dirige Ana Botella, ha puesto en marcha un proyecto de potabilización y desagüe para más de 350.000 personas del Perú. Para los más pobres. Desde ayer, en las casas de Los Delfines sale agua por el grifo. Esto, un gesto casi inconsciente para quienes han nacido en el llamado Primer Mundo, supondrá para 121.600 peruanos zafarse de la muerte. Sobre todo para más del 30 niños de menos de 5 años y el estrato poblacional más vulnerable. La mortalidad infantil se mueve entre el 0,6 y el 1 en el conjunto del país. En la amazonia peruana supera el 7 Y más del 95 de las casas no tienen agua potable. A la planta de tratamiento permanente de Los Delfines se le suman otras dos móviles, en el Caserío El Va- pañola de Cooperación Internacional, el Gobierno de Navarra, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Madrid, son las instituciones que más hacen por sacar del olvido a esta gente. Así, la bacteria asesina, la lectopirosis, que provoca un síndrome febril intenso y diarreas, capaz de matar en sólo 24 horas, no volverá a hacer de las suyas. María, ayer, se dio su primera ducha. Fue en casa de su prima donde pudo hacerlo, ya que ha sido una en las que se ha instalado agua potable. No puede ni creérselo. Como tampoco puede creer la delegación española, encabezada por la concejal Botella y por el director general de Inmigración del Ayuntamiento de Madrid, Tomás Vera, lo que acaban de contarles: dos alcaldes de otra zona deprimida del país, en la frontera con Colombia y Ecuador, han recorrido el río Itaya, afluente del Amazonas, durante 10 días y a remo, sobre una barca. Más fondos para la Cooperación Querían pedirle en persona a Ana Botella que extendiera la ayuda madrileña a sus poblados. El Ayuntamiento ha prometido que estudiará su situación. No en vano, Perú es el país sobre el que ha caído el 20 del presupuesto municipal de Cooperación en los últimos diez años, con un monto total de 18,5 millones de euros. A fecha de hoy, el número de casos por diarreas agudas se ha reducido a menos de la mitad durante el último año, lo que ha permitido un mayor control de algunas dolencias asociadas a las enfermedades diarreicas agudas: la anemima, la dermatitis y la desnutrición. Botella finalizó su jornada de ayer dentro de la gira que está haciendo por Perú y Ecuador en el Centro de Respuesta ante Emergencias y Catástrofes de Iquitos, también realizado en colaboración con Bomberos Unidos Sin Fronteras, que beneficia a 700.000 personas. La concejal de Empleo reparte agua, ayer, en el barrio de Los Delfines rillal (también en San Juan Bautista) y San Francisco de Asís (distrito de Belén) en la misma provincia de Maynás, perteneciente a la región de Loreto; también dos vehículos cisterna, de 10.000 litros cada uno, y una embarcación fluvial cisterna, con 5.000. Pero esto es tan sólo la primera fase de un proyecto integral, llevado a cabo, mano a mano, con la ONG Bomberos Unidos Sin Fronteras, que durará hasta 2008, cuando estarán instaladas nueve potabilizadoras permanentes y otras dos móviles, sin contar servicios de emergencia en El Terminal, Case- AYUNTAMIENTO río 13 de febrero, Comunidad Samito y el Caserío de Padrecocha, así como en Santa María del Ojeal y Manacamiri. La primera ducha de su vida Perú no es un país con escasez de agua; pero sí de recursos materiales e infraestructuras necesarias para que no se pierda y sirva para el consumo. Un dato lo demuestra: el 86 del agua dulce de Perú acaba en el Atlántico. Por ello, la cooperación internacional es de capital importancia para paliar esta situación. España es líder en este tipo de ayudas al país andino. La Agencia Es-