Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional SÁBADO 11 3 2006 ABC Hace cuatro años, los paramilitares de extrema derecha dijeron contar con el apoyo de un tercio del Congreso. ¿Aumentarán su presencia tras las legislativas de mañana? ABC siguió la campaña de uno de los congresistas cuestionados por su cercanía a las autodefensas Mueren al menos 30 personas al pisar un autobús una mina en Pakistán b La provincia de Baluchistán, donde ocurrió este atentado en el que murieron muchos niños, es escenario de choques entre separatistas y las fuerzas de seguridad ABC ISLAMABAD. Al menos treinta personas, entre ellos muchos niños, murieron ayer al estallar una mina al paso de un autobús con invitados a una boda en la provincia oriental paquistaní de Baluchistán, cuyo gobierno afronta una ola de violencia en la frontera con Afganistán. La mayoría de los pasajeros del vehículo fallecieron después de que explotase la mina, hacia las 8: 30 hora local (3: 30 GMT) a su paso en el distrito de Dera Bugti, en la rica y enorme provincia de Baluchistán, que ocupa el 40 por ciento del país. El suceso se produjo a unos 300 kilómetros al este de Queta, capital de Baluchistán, y también causó ocho heridos graves, indicó el portavoz del gobierno local, Raziq Bugti. El camión quedó destrozado en una carretera utilizada por militares, que podrían ser el objetivo. El jefe del distrito, Abdul Samad Lasi, dijo que la mayor parte de las víctimas mortales eran mujeres y niños que viajaban en el autobús de Dera Bugti hacia el poblado cercano de Rajni. Lasi afirmó que los cadáveres y los heridos fueron llevados a hospitales próximos. Sin embargo, varios residentes indicaron a la agencia Associated Press que ninguna ambulancia ni equipo médico del Gobierno acudieron para auxiliar a las víctimas siete horas después del atentado. El médico local Sher Zaman, que atendió a los heridos, afirmó que en la explosión habían muerto 21 niños, cinco mujeres y cuatro hombres. Estoy atendiendo a los heridos en un campo agrícola a la intemperie aseguró el médico. Otro vecino, Shahzad Jan, afirmó que los vecinos recogieron los miembros desperdigados de las víctimas y los apilaron en sábanas. Lasi negó estas afirmaciones y acusó al jefe del grupo local de rebeldes, Nawab Akbar Bugti, de colocar en la zona las minas que han costado la vida a decenas de personas en la zona. Baluchistán, rica en reservas de gas natural, es la provincia menos desarrollada. Desde hace más de un año ha sufrido constantes atentados a causa de los frecuentes enfrentamientos entre rebeldes separatistas de diversas tribus y las fuerzas de seguridad. Según el portavoz Bugti, los pasajeros del autobús pertenecían en su mayoría a la tribu Masoori y se dirigían a su distrito de Dera Bugti, donde ha habido en los últimos meses una fuerte intervención militar. Los paramilitares pueden provocar un viraje a la derecha en Colombia TEXTO Y FOTO ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL CONCORDIA (MAGDALENA) Aquel día parecía que Concordia, un pueblo caluroso y polvoriento, iba a reventar de tanto ron que tomaron todos. Bebieron los ancianos, un poco más las mujeres, y a los niños se les vio esconder botellas en todas partes con tal de evitar el tedio entre tanto olvido. Para llegar hasta allí hay que conducir dos horas desde Barranquilla, la segunda ciudad del Caribe, y navegar otras dos por el Magdalena, el río que atraviesa Colombia. Concordia no figura en los mapas oficiales. Pero para Jorge Luis Caballero, el congresista que busca ser reelegido mañana cuando 25 millones de colombianos votarán por 102 senadores (Cámara Alta) y 166 representantes (Cámara Baja) es un pueblo vital. Hace 38 años nació en esta zona. Hace cuatro, cuando fue elegido representante, triunfó aquí con el 96 por ciento de los votos. Por eso el día que lo acompañamos en esta historia, Caballero llegó a Concordia cargado de ron. A sus empobrecidos habitantes les habló de construirles esa carretera que les conectará con tierra firme. Ellos bebieron y le creyeron otra vez. Saben que están condenados a existir tan sólo en épocas electorales. Por eso el Caribe, como muchas otras regiones de Colombia, ha sido terreno fértil para los grupos ilegales. Así como las guerrillas de izquierda surgieron en las selvas del sur, los paramilitares de derecha que nacieron en los noventa para combatir a los rebeldes se fortalecieron en el norte, protegidos y financiados por los grandes terratenientes agobiados por el secuestro y la extorsión. Tanto los unos como los otros han condicionado las riendas políticas de este país. En la década de los años ochenta, por ejemplo, los carteles de la droga financiaron varias campañas políticas. Luego, en los noventa, las guerrillas forzaron los votos fusil en mano. Las autodefensas, famosas por sus masacres y sus tiros de gracia, se impusieron poco a poco en poblaciones como Concordia. Jorge Luis Caballero, congresista colombiano, en el pueblo de Concordia violentas y los votos registrados, las matanzas aumentaron en un 700 por ciento en esta zona entre 1999 y 2002. Caballero, en concreto, obtuvo un respaldo de entre el 93 por ciento y el 97 por ciento. sumió en una frase su filosofía política: si no puedes con tu enemigo, únete a ti Lo lograron. Poco antes de que el presidente Uribe, quien competirá para ser reelegido el próximo mayo, iniciara un cuestionado proceso de paz que ha significado desmovilizar cerca de 23.000 hombres a cambio de no ser extraditados y purgar penas no superiores a ocho años de cárcel por delitos como masacres y desaparición forzada, Salvatore Mancuso, líder político de los paramilitares, ya había dicho que el 35 por ciento de los congresistas les eran favorables. En estos cuatros años, los paramilitares no han perdido poder regional y ese es justamente el tema central que será analizado en las elecciones de mañana. Esta semana, incluso, la Organización de Estados Americanos (OEA) supervisora del proceso, denunció que varios de los grupos desmovilizados se están rearmando de nuevo. La analista López calcula que actualmente el 25 por ciento de los legisladores son afines a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y prevé que la proporción se mantendrá o crecerá en los comicios de mañana. Será igual o superior, pero en ningún caso inferior asegura. Vaya futuro. Expulsados Los otros políticos no cuentan con ese apoyo porque abandonaron a su gente explica Caballero para justificar su popularidad. Está molesto. Hace un mes lo expulsaron de listas uribistas al Congreso cuando se supo que él y otros seis congresistas habían participado en una reunión con un poderoso líder paramilitar. Lo niega. Dice que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, no tiene la autoridad moral para juzgar. Él les dio salvoconducto a los comandantes. Ellos se mueven libres y hacen lo que quieren. Esa es una realidad en estas tierras remata. Los paramilitares cambiaron el mapa político de Colombia le contaba a ABC el analista León Valencia. Ubicaron gente nueva que habían protegido y los hicieron elegir. No es el caso de Caballero, que es político de vieja data, pero ha tenido que lidiar con ellos pues el norte es de su dominio. Cuando hablé con uno de los máximos comandantes- -explicaba Valencia- -me re- Aumento de las matanzas Como le explicaba a este diario el investigador Gustavo Duncan, quien está terminando de escribir su libro sobre el poder paramilitar en Colombia, hay efectivas formas de mantener el control en este país de 43 millones de habitantes. En 2002, por ejemplo, poco antes de las elecciones legislativas, las matanzas aumentaron significativamente. Según una investigación adelantada por la consultora de las Naciones Unidas, Claudia López, quien hizo una comparación entre las acciones