Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 11 3 2006 ABC Hamás considera una declaración de guerra el plan de Olmert para Cisjordania El líder de Kadima fijará de modo unilateral las fronteras de Israel en 2010 izquierda y la derecha israelíes coinciden con los fundamentalistas palestinos a la hora de criticar la propuesta del sucesor de Ariel Sharón JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Ehud Olmert, primer ministro interino y líder sucesorio de Ariel Sharón en el Kadima, ha conseguido algo insólito en Oriente Próximo, al menos de unas cuantas décadas a esta parte: poner de acuerdo a Hamás con los pacifistas israelíes y a éstos con los ultranacionalistas hebreos. Los planes hechos públicos por Olmert sobre las futuras fronteras de Israel, trazadas bien dentro de Cisjordania para unos pero no lo suficientemente para otros, han empujado al líder político de Hamás en el exilio, Jaled Meshaal, a considerarlas una declaración de guerra contra el pueblo palestino puesto que se trata de iniciativas unilaterales que permitirán a Israel quedarse con gran parte de Cisjordania y con Jerusalén Olmert- -sentencia Meshaal- -comete los mismos b Los partidos de la errores que Sharón El primer ministro interino, a la espera de serlo oficial tras los comicios israelíes del 28 de marzo en las que el Kadima parte con muchos cuerpos de ventaja sobre sus perseguidores, ha declarado en distintas entrevistas concedidas con motivo del lanzamiento de la campaña electoral que las fronteras permanentes de Israel se trazarán de aquí al año 2010; que coincidirán en mucho con el actual muro ilegal de Cisjordania (levantado por motivos de seguridad pero a la postre demostradas sus intenciones fronterizas) que los grandes asentamientos de Ariel, Maale Adumim y Gush Etzion quedarán del lado hebreo; que otras colonias pequeñas, aisladas y muy difíciles y caras de mantener serán desmanteladas; que el Valle del Jordán será parte del Estado judío; y que Israel, en definitiva, quedará separado en cuatro años de la mayor parte de la población palestina. Insuficientes planes para la derecha nacionalista que encabeza Benjamín Netanyahu desde el Likud, partido que considera que votar a Olmert es hoy tan peligroso como dejar a un niño jugar con cerillas Olmert insiste que de ese modo Jerusalén tendrá su verdadero y necesario perfil, nada compartido con los palestinos que reclaman el Este de la Ciudad Santa como sede de la capital de su futuro Estado, mientras que, por ejemplo, Yosi Beilin, líder del Meretz, sentencia que de llevarse a cabo este proyecto unilateral del Kadima, ese futuro Estado sería imposible, inviable, carecería de continuidad y contigüidad y condenaría al fracaso absoluto, incluso antes de comenzar a hablar, cualquier negociación de paz que se pudiera entablar con los palestinos Benjamín Netanyahu amenaza contra Ismail Haniyeh, futuro jefe del Gobierno palestino: Si Hamás regresa al terrorismo, Haniyeh será uno de nuestros objetivos En este ambiente tenso y de confrontación electoral anticipada comienza esta semana la tradicional fiesta judía del Purim (carnaval) Y como siempre que los unos se van de fiesta, los otros son encerrados a cal y canto en sus territorios ocupados por motivos de seguridad. El Ejército decretó la clausura de Cisjordania (Gaza lo está hace tiempo) hasta la noche del miércoles. Rechazo laborista Los laboristas, por su parte, rechazan el carácter unilateral de las iniciativas de Olmert y de su partido, creado por Ariel Sharón y en quien se inspiran todas las propuestas, e instan al primer ministro interino a volver la vista hacia el presidente moderado palestino, Mahmud Abbas, y a no darle la espalda. No fueron las únicas palabras de Olmert aunque sí las más transcendentes y las que más revuelo causaron. El líder del Kadima recogió el testigo de su ministro de Defensa, Saúl Mofaz, para lanzar la misma