Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional SÁBADO 11 3 2006 ABC La Audiencia archiva la muerte de Couso porque fue un acto de guerra b El tribunal ha revocado además la orden de busca y captura que dictó el juez Santiago Pedraz contra los tres militares que participaron en el disparo del tanque ABC MADRID. La Justicia española no seguirá investigando la muerte en Irak del cámara de Telecinco José Couso. La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional decidió ayer archivar las diligencias previas abiertas en el Juzgado Central de Instrucción número 1. El motivo, que fue un acto de guerra El tribunal revocó además la orden de busca y captura que dictó su titular, el juez Santiago Pedraz, contra los tres militares que participaron en el disparo del tanque que acabó con la vida del cámara. Según la resolución de la Sección Segunda de lo Penal, el disparo del proyectil de un tanque norteamericano que acabó con las vidas de Couso y del cámara ucraniano de Reuters Taras Protsyuk no se trata de un acto intencional doloso de causar la muerte de dos personas civiles protegidas, sino de un acto de guerra realizado contra un enemigo aparente, erróneamente identificado El tribunal no ve intencionalidad dolosa o incluso la figura del asesinato, que es el dolo directo de matar a personas civiles, que lo hace incompatible con la imprudencia La sentencia recuerda que es público que había enfrentamientos violentos por el control del estratégico puente Jamurohara entre las tropas estadounidenses y la Guardia Republicana iraquí para la culminación de la toma de Bagdad Los hechos se podrían haber investigado, según el tribunal, como infracción grave de la Convención de Viena si las muertes se hubieran producido en un ataque indiscriminado contra la población civil. Decenas de subsaharianos permanecen en una comisaría tras fracasar en su intento de llegar a Canarias desde Mauritania La presión de la emigración clandestina y los naufragios de los últimos días, con su dramático balance de muertos y desaparecidos, superan la capacidad de respuesta de uno de los países más pobres del mundo S. O. S desde Mauritania TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL NUADIBÚ (MAURITANIA) Nuadibú es una ciudad hilvanada, a medio acabar, levantada a base de chapa y cemento visto en el extremo norte de Mauritania. Su alma está dividida entre el desierto y el mar. El polvo, las cabras y los burros pululan a sus anchas por las calles, tratando de tú a tú a los 90.000 habitantes. Situada a las puertas del Sahara Occidental, el aumento de la seguridad de las aguas de la ex colonia controladas por Marruecos ha disparado en las últimas semanas la salida de embarcaciones desde sus playas con inmigrantes en dirección a Canarias. Las autoridades ven impotentes cómo el número de naufragios con su dramático balance de muertos y desaparecidos lleva al país a la primera página de los periódicos. Se muestran desbordados ante un fenómeno para el que no estábamos preparados como afirma el máximo responsable de la seguridad Yahfdu Uld Amar. En la sede de la Media Luna Roja y la Cruz Roja almacenan paquetes con mantas, esterillas y material de aseo personal. También ellos se están viendo superados y temen que la situación pueda empeorar. Cada día llegan a Nuadibú entre 80 y 200 personas con la intención de emigrar señala. Necesitamos radares para impedir que esto siga ocurriendo porque el discurso político no es suficiente para arreglar los problemas añade lanzando un mensaje con olor a demanda de fondos de ayuda a los paí- ses europeos, sobre todo España, que empiezan a mirar de reojo cómo la situación se le ha ido a los mauritanos de las manos. De esos 90.000 habitantes calculan que unos 15.000 han llegado del extranjero. Muchos de ellos son de los países vecinos y llevan años ganándose la vida gracias a los convenios que les permiten cruzar la frontera sólo con el carné de identidad. Pero muchos otros están llegando con la única intención de embarcarse hacia las costas españolas. Llegan principalmente de Mali, Senegal, Guinea Bisau y Gambia, algunos con un currículum de auténtico profesional con parada y fonda en Libia, Argelia y Marruecos. Y lo que es peor, explica Amar, están arrastrando a los que ya se habían estabilizado aquí. Entre los últimos muertos hay gente que llevaba diez años en la ciudad Las autoridades consulares españolas en Nuadibú explican que ya han asistido en el puerto al levantamiento de algún que otro cadáver de inmigrantes traído entre las redes de los pesqueros españoles que faenan en el caladero mauritano. Salidas abortadas Mientras el fondo del mar se llena de una cantidad de muertos que algunos elevan por encima del millar sólo en los últimos meses, las comisarías locales son el único lugar que han encontrado para mantener retenidos a los vivos, aquellos que naufragan y sobreviven o los que son pillados en el momento de comenzar la incierta travesía. Los últimos 40 llegaron en la noche del jueves y, según el máximo responsable de la seguridad, ayer mismo las Fuerzas de Seguridad abortaron algunos intentos de salida al mar. Las mafias son muy fuertes y han rebajado los precios, pero no vamos a permitir que hagan de Mauritania un puente de tránsito sentencia Amar, que asegura no haber pegado ojo en las tres últimas noches. Sin perder la sonrisa pero consciente de que lo que se traen entre manos no es ningún juego repite el eslogan con el que los traficantes de infelices tratan de hacer picar el anzuelo: Por 150.000 uguiyas (unos 450 euros) en tres días está en el paraíso europeo En el puerto ya se ha visto el levantamiento de algún cadáver traído en las redes de pesqueros españoles En las últimas semanas se ha disparado la salida de embarcaciones en dirección a Canarias