Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 3 2006 Nacional SEGUNDO ANIVERSARIO DEL 11- M LAS VÍCTIMAS 13 ÁNGELES PEDRAZA Madre de Miriam, de 25 años, asesinada en el tren de la estación de Téllez Los etarras brindaron con champán cuando asesinaron a mi hija Como muchas víctimas, Ángeles Pedraza ni olvida ni perdona. Enemiga de cualquier concesión a las bandas, escéptica con la Alianza de Civilizaciones de Zapatero y muy crítica con el Gobierno y la oposición, pide la unidad entre todos los afectados por el odio de los terroristas TEXTO: P. MUÑOZ FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO de los que está detenido ha reconocido los hechos. No me cuadra que se suicidasen, porque aquí no hay pena de muerte y sabían que algún día podrían salir de prisión Eso sí, dice confiar en la justicia española y rechazar a los asesinos. El que mata a una persona es como si matase a toda la humanidad ¿Ese hombre dice que Al Qaida no existe? pregunta Mohamaad Iqbal con un punto de asombro y una sonrisa irónica, aunque no hace más comentarios sobre el asunto. Él, como Halhoul, como Nazqui, se dedican a trabajan por la convivencia y la integración, y muestran su satisfacción porque cada día mejoren. No obstante, también tienen reivindicaciones: que no se use la libertad de prensa para ofender a los musulmanes- eso aumenta el peligro de que haya personas que se radicalicen afirman- que no se les criminalice y que de una vez puedan alcanzar su sueño de tener al menos una mezquita en Cataluña. MADRID. A las ocho menos veinte de la mañana del jueves 11 de marzo de 2004 a Ángeles Pedraza se le acabó su ilusión por el futuro y comenzó a ser una muerta en vida unas mochilas asesinas estallaban en el tren de cercanías en el que viajaba su hija Miriam, de 25 años, junto a cientos de personas. El convoy estalló a su paso por las inmediaciones de la calle Téllez, y allí la joven, al igual que decenas de personas, encontraron la muerte. Ángeles Pedraza tuvo que peregrinar esa mañana por los hospitales de Madrid en busca de su hija, que no respondía a sus llamadas al móvil. Creyó localizarla en el Gregorio Marañón, donde una joven con el rostro completamente vendado, con dos vías cogidas, una en la nariz y otra en la oreja, luchaba contra la muerte: Es mejor que no sea su hija, porque si sale de ésta su vida va a ser un infierno escuchó de un médico. No, no era ella: Lo noté cuando la cogí la mano Ya de madrugada, en los pabellones del Ifema el hombre del megáfono pronunciaba el nombre de su hija como una de las víctimas mortales. Tres días después, en la tarde de la jornada electoral, se dirigió a la calle Téllez con un ramo de flores: Quería estar, necesitaba estar donde había muerto cuenta ahora con una entereza que impresiona. Ángeles Pedraza recibe a ABC en su casa, sólo unos días antes del segundo aniversario de la matanza, que pasará fuera de Madrid por motivos laborales Con una media sonrisa que transmite tristeza y ternura, y una mirada firme que sale de unos ojos pequeños, dice que no le importa Besos a Laura, por si los siente desde su orilla Laura lleva dos años sumida en el silencio de su orilla en un coma irreversible que, a los pocos días de ingresar en el hospital 12 de octubre tras los ataques a los trenes ya se reveló como de muy mal pronóstico La asepsia de la jerga médica apenas vela el dolor cotidiano de sus padres, en la residencia a la que fue trasladada tres meses después de la matanza, en vista de que no había posibilidad de tratamiento ni atisbo de mejoría. Aquella mañana viajaba, como todos los días, al centro, a su trabajo, desde su casa en la ciudad- dormitorio de Parla. Tiene poco más de veinte años, suspendidos en el vacío. Su familia y sus amigos, aferrados a un resquicio de esperanza, la llenan de besos sin respuesta. dar en casa llorando. Se lo debo a mi hija Ya vio a Jamal Zougam en un juicio y me entraron ganas de matarlo A los terroristas no hay que darles derechos, sólo juzgarles sostiene. y recuerda que cuando mataron a su hija los etarras brindaron con champán No perdona. Ni ahora ni nunca. Ángeles Pedraza, en su casa durante la entrevista con ABC volver a ver las imágenes de lo ocurrido. Es más, tengo guardados todos los periódicos de ese día y también grabadas las imágenes de televisión. Esto forma también parte de la vida de mi familia y si algún día tengo nietos- -tiene otro hijo- me gustará explicarles lo que nos sucedió Dentro de las víctimas del 11- M, el de Ángeles Pedraza es un caso muy particular, ya que está afiliada a la AVT, pero también a las otras dos asociaciones: Creía y creo que debía pertenecer a todas ellas, y todas entendieron mi postura. Creo que hay que superar la división entre nosotros, es lo peor que nos podía suceder A la sociedad civil le está eternamente agradecida, pero no así al Gobierno ni a la oposición: Debían ponerse de acuerdo en una cosa como ésta. Están más preocupados de sacar ventaja política que de solucionar nuestros problemas. La Comisión de Investigación fue penosa, un circo. Estaban más ocupados de insultarse que de saber la verdad Admite que cuando oye hablar de Alianza de Civilizaciones o de diálogo con los terroristas se me revuelven las tripas Irá al juicio, a ver a los asesinos porque no me voy a que-