Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE BAHREIN VIERNES 10 3 2006 ABC Alonso, enojado, pide respeto para su vida privada J. C. C. SAKHIR. Molesto por las persecuciones en coche, por las carreras en los aeropuertos y por los micrófonos al vuelo que inquieren sobre su vida privada, Fernando Alonso replicó con el silencio. Ayer, con la temporada a dos días de su comienzo, decidió no hablar para los medios españoles en señal de protesta. El campeón del mundo quiso llamar así la atención sobre un asunto que le molesta sobremanera. Su manager, Luis García Abad, explicó ciertas situaciones surrealistas que se han producido en las últimas semanas. Según Abad, Alonso estuvo recientemente en Asturias para visitar a un amigo que se encuentra enfermo y el revuelo de su llegada se relacionó con su supuesta boda y la localización de restaurantes. Y a partir de ahí, más persecuciones, más coches a la carrera y más incomodidad para el campeón del mundo, que ya da por perdida la causa de acudir a su tierra natal sin que se monte un jaleo descomunal con la prensa rosa. Así pues, el ovetense se presentó junto a Schumacher, Raikkonen, Speed y Rosberg en la conferencia de prensa oficial de la FIA, expresó sus ganas en comenzar ya para despejar incógnitas dijo que su vida no ha cambiado nada y se refirió a la diferente realidad de un año a otro en el apartado deportivo. En 2005 llegaba a la primera carrera pensando que podía hacer podio, sumar algún punto, tal vez ganar algún día. Y ahora es todo distinto. Tengo el número uno en mi coche y debo defender el título mundial Bahrein recibe con una expectación desaforada a los pilotos del Mundial de Fórmula 1. En los sesenta kilómetros de Manama al circuito de Sakhir lucen banderas negras a cuadros. La publicidad inunda un país singular en el desierto Camellos, café y Telefónica TEXTO: JOSÉ CARLOS CARABIAS. ENVIADO ESPECIAl SAKHIR (BAHREIN) La primera imagen que descubre el viajero al cruzar el control de aduanas en el aeropuerto de Bahrein es un cartelón gigante de Telefónica en el Renault de Fernando Alonso. Eso y el Ferrari de Schumacher, con una leyenda al fondo, es el momento de decidirse Al otro lado del mostrador de la tienda, un empleado despacha a dos manos uniformado impecable con los colores de Ferrari. Welcome to Bahrein país de la Fórmula 1, proclama la propaganda que se mete por los ojos. La idea global de la Fórmula 1 se sustenta en este pequeño archipiélago que no llega al millón de habitantes. Ajena a localismos, al reduccionismo de fronteras, la F 1 busca en Bahrein la diferencia de lo exótico, la diversidad social. El aeropuerto supone una prueba fehaciente. Un auxiliar de Ferrari, vestido de rojo de arriba abajo, gorra incluida a las ocho de una noche cerrada, sostiene un cartel de Mr and Mrs Massa mientras una pila de ciudadanos árabes ataviados con chilaba blanca y sandalias negras curiosean en la recepción de pilotos y personal. Sale de la terminal Ralf Schumacher con ademanes de futbolista. Habla por el teléfono móvil con cierta distancia de la situación, como si aquel tumulto le fuese ajeno. No empuja carrito, que tiene alguien para eso, y se funde en abrazos con la gente de su equipo, mientras un gentío de conductores y taxistas en espera de dinares se aproxima a la comitiva para ofrecer sus servicios. Raikkonen, Alonso y Schumacher, ayer en Bahrein AFP Los horarios Hoy. De 09.00 a 10.00, primera sesión de entrenamientos libres. De 12.00 a 13.00, segunda sesión de entrenamientos libres. Mañana. De 09.00 a 10.00, tercera sesión de entrenamientos libres. A partir de las 11.00, calificación (se suprime el sistema de una sola vuelta que imperaba los últimos tres años. Los seis peores coches se eliminan al final de las dos primeras vueltas y sus tiempos computan para los puestos del 17 al 22. Y los siguientes seis peores, lo hacen para las plazas del 11 al 16. Los diez mejores lucharán por la pole sin límite de vueltas durante 20 minutos. Al final de la sesión, estos diez monoplazas repondrán la gasolina consumida en esos 20 minutos para la carrera. Domingo. A las 12.30, la carrera. Todo sigue igual con Renault Vestido con vaqueros pirata, zapatillas amarillas y cuatro pulseras negras en su mano derecha, Alonso intervino para decir en relación a su futuro en McLaren que todo sigue igual en Renault, con la misma gente y la misma preparación de las carreras, solo cambia que estamos en el primer lugar de los boxes y en el paddock porque somos el primer equipo. Quiero ganar el título y Renault también lo quiere. Si pudiera despedirme así sería fantástico El poder de la expectación se reflejaba en el chasquido de los flashes cada vez que Alonso cruzaba una palabra en voz baja con Schumacher o éste devolvía el chascarrillo. Raikkonen, efectivamente, es gélido en su arte gesticular. No puede una pestaña, ni siquiera las comisuras de la boca, cuando habla. Es difícil cuantificar como estoy. Sólo sé que hemos hecho un trabajo duro en Ferrari dijo el alemán. La presión es obra de la gente. Más que presión, siento que estoy más concentrado que nunca atestiguó el finlandés de McLaren. ¿Ha visto usted a Beckham? El desfile publicitario se exhibe refulgente en cada camiseta. Mecánicos y conductores de Toyota, Ferrari y Toro Rosso reciben a sus jefes como si estuviesen preparados para un cambio de neumáticos. El país vive en la pasarela de la Fórmula 1. Junto al letrero de camellos sueltos, cuidados con ellos, banderas negras a cuadros recuerdan en cada farola que el domingo habrá una carrera, la primera del año, de la máxima competición del automovilismo. Bahrein es arena y edificios color tierra. Lo uno lleva a lo otro. Una nube del mismo tono sobrevuela las ciudades y el trayecto hacia el circuito, convenientemente indicado desde el primer paso de cebra en el aeropuerto. ¿Ha visto alguna vez a Beckham? pregunta el conductor que transporta a algunos periodistas al hotel. El público idealiza al inglés del Real Madrid del mismo modo que la televisión local habla y no para de Fernando Alonso como una especie de reencarnación divina. Un rascacielos de cincuenta pisos, futura reproducción de las torres gemelas, exhibe una pancarta kilométrica con Alonso y Schumacher en el desafío de la parrilla. El campeón recorre a pie el circuito En el circuito, la singularidad se refleja en otros detalles. No hay camiones de equipos en el paddock los monoplazas y el resto del material han viajado en avión. Una nube de paisanos uniformados con chilabas ofrecen la diversidad de otras costumbres, café que sabe a té servido con pastas en medio de los accesos o la visión del desierto a las espaldas de cualquier curva. Fernando Alonso inspeccionó a pie el circuito de Sakhir y los fotógrafos se frotaron las manos con las instantáneas del momento. Un paraje inhóspito, de aspecto lunar a la espalda del campeón del mundo. Desde hoy, en los entrenamientos libres, y mañana, en la tanda de clasificación para la parrilla del domingo, el español defiende su corona. Al pie de los camellos. Hoy, charla en directo en abc. es con el enviado especial de ABC a Bahrein A partir de las 11.00, José Carlos Carabias, nuestro enviado especial al Mundial de Formula 1, responderá en un chat en abc. es a las preguntas de los lectores. Carabias se encuentra en Bahrein, sede de la primera carrera del mundial, que se celebra este domingo. José Carlos Carabias atenderá las preguntas de los lectores y contará a través de abc. es la marcha de la primera jornada de entrenamientos en el circuito árabe y las evoluciones de los máximos favorito, entre los que se encuentra el actual campeón, el asturiano Fernando Alonso.