Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 VIERNES 10 3 2006 ABC Cultura y espectáculos Götz Aly: Todos los alemanes, nazis o no, sacaron provecho del asesinato expoliador Revela en La utopía nazi que el carisma de Hitler era menos importante que el aspecto económico cien de alemanes se acomodó al régimen nazi seducido por prebendas y beneficios a costa del patrimonio robado a los judíos exterminados, deportados y en países ocupados ANTONIO ASTORGA MADRID. Tras el terremoto que desencadenó en Alemania, el profesor Götz Aly presenta en España La utopía nazi (Crítica) Aly relata para ABC las claves de cómo Hitler compró el silencio de los alemanes y cómo pudo suceder tanta locura, atrocidad y crimen: El asesinato expoliador: Quienes se niegan a hablar de las ventajas dusfrutadas por millones de alemanes corrientes no deberían atreverse a hablar del nacionalsocialismo ni del Holocausto Ningún régimen cometió tantos crímenes como el nazi. ¿El nacionalsocialismo y el Holocausto estaban intrínsecamente ligados a las prebendas que adquirieron la gran mayoría de alemanes? Sí, y sobre todo el pueblo llano. Eso no quiere decir que la gente adinerada no se hubiese beneficiado, pero es importante tener en cuenta que todos los alemanes, independientemente de si eran nazis o no, sacaron beneficio de esta política de la expoliación y del asesinato expoliador La mesa judía Los métodos de enriquecimiento eran muy modernos. El flujo del dinero. Las víctimas alemanas de los bombardeos británicos y estadounidenses fueron indemnizadas con los muebles de los judíos de Bélgica, Holanda, Francia o Luxemburgo. Era un beneficio bastante directo. También recibían ropa de judíos de Praga o de Viena. Yo tengo un tío que recibió una mesa y hasta el final de sus días la llamaba la mesa judía El estraperlo: En los países ocupados, por ejemplo Francia, se expropiaban los bienes de los judíos y sus propiedades se vendían a ciudadanos franceses. Fíjese: no a alemanes, sino a franceses. Por lo tanto, superficialmente no había ningún alemán que sacara beneficio, pero el dinero que se recaudaba con estas ventas de bienes expropiados iba al presupuesto de gastos de ocupación alemán, que era sumamente elevado. Todo este dinero que procedía de las expropiaciones de judíos b Sostiene que el cien por franceses iba a parar ahí. Y todos los soldados alemanes desplegados en Francia recibían su buena paga en francos franceses. Con este dinero los soldados enviaban paquetes a Alemania, compraban vino francés... En todas las pagas había una parte que procedía de las expropiaciones de judíos. Con el dinero del presupuesto de gastos de ocupación los alemanes también compraban alimentos para Alemania. Parte del dinero con que se pagaban esos alimentos procedía asimismo de las expropiaciones judías Los beneficiarios El cien por cien de la población alemana se benefició de las prebendas del régimen nazi. En mi libro hablo del escritor alemán Heinrich Böll. Su familia era antinazi declarada, pero analizando sus cartas nos damos cuenta del beneficio que sacó la familia Böll a costa de los países europeos ocupados El antisemitismo: Los alemanes que hicieron posible el nazismo actuaron para beneficiarse económicamente de la trágica situación. Pero nunca hay que crear una oposición de los argumentos ideológico y material. Yo no estoy diciendo que el antisemitismo no tuviera importancia, sino que fue uno de los elementos que hizo posible ese régimen. La política social del régimen nazi en beneficio del pueblo llano fue otro factor El profesor Götz Aly, ayer en Madrid, durante la entrevista con ABC Las medidas del genocida: El carisma de Hitler era menos importante que el aspecto económico. Durante la guerra pronunció muy pocos discursos, pero aumentó las jubilaciones en un 15 por ciento, incrementó los sueldos y salarios e hizo que el alemán medio no tuviera que pagar ningún impuesto de guerra. Y esto ayudó a estabilizar la situación. También creó un sentimiento de justicia social en Alemania. Por ejemplo, en los 12 años del régimen nazi en ningún momento hubo un aumento de los impuestos para Esquivel trenza en Malinche los matices del romance de Hernán Cortés y Malinalli P. G. MAHAMUD MADRID. Aunque la tortilla de maíz cobre relevancia como suculenta encarnación de la abuela de la protagonista, no es la comida el eje de la nueva novela de Laura Esquivel (México D. F. 1950) La autora de la celebrada Como agua para chocolate (1990) sirve en Malinche (SUMA) un plato histórico, que a la vez satisfará a los más románticos paladares: la vida de Malinalli, esclava que fue entregada como obsequio a Hernán Cortés para oficiar de intérprete entre españoles y aztecas durante la Conquista de Méxi- co (1521) Malinche ha llegado en el momento en que yo estaba preparada para ella; en un punto de madurez en mi escritura y en el plano personal enuncia la autora. La lengua de Cortés, su mediadora entre el náhuatl y el español, el nexo entre dispares culturas, no ocupa ni cinco folios en los archivos De ahí que, tras dos años de investigación al alimón con Javier Valdés, su marido y también escritor, Esquivel haya pergeñado una obra que trenza la reconstrucción de los hechos con- -y en mayor medida- -el relato ima- ginado del vínculo entre Cortés y ¿su amante? Se insiste en si era una relación amorosa. En efecto, hubo fascinación entre ambos, pero era una cuestión de conveniencia. Él utilizó a Malinalli para sus fines, inclusive sexualmente. Y, aunque tuvieron un hijo, para la mentalidad de Cortés era impensable casarse con ella. Quería una esposa de otro estatus sostiene. ¿Traidora o heroína? Esquivel rehúsa elegir entre la vitola de desleal o personaje ilustre para su protagonista. No se trata de glorificarla o satanizarla- -esgrime- Era una mujer brillante, inteligente, que en un momento crucial actuó lo mejor que pudo. Sufrió mucho cuando la regalaron de niña, y tuvo culpas y miedos... y, ¿cómo traducir el lenguaje simbólico y visual de los mexicas, que elaboraban códices, con el de los espa-