Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 3 2006 Madrid 37 Muere calcinado al arder su casa tras una explosión por la fuga de gas butano La deflagración desplazó a la víctima desde el sofá al otro extremo del salón, donde fue hallada M. J. ÁLVAREZ MADRID. Una sorpresa inesperada. Eso fue lo que les ocurrió ayer a los bomberos que fueron a sofocar un aparatoso incendio que se desató a última hora de la tarde en el distrito de Carabanchel, en las inmediaciones de la Vía Carpetana. Los hechos sucedieron a las 19.30 horas en un edificio de cinco alturas situado en el número 5 de la calle de Almendralejo. La tragedia acechaba a una de las cuatro viviendas de la segunda planta, ocupada por tres inquilinos: dos varones españoles, de entre 30 y 40 años, y un tercero, natural de Camerún, de edad similar y compañero de piso reciente (llevaba poco más de un mes) Cuando ocurrió el siniestro en el lugar sólo se encontraba uno de los ocupantes más antiguos, aunque todos creían que no había nadie. De súbito, una fuerte sacudida estremeció a todos los vecinos de la finca. Tras ella, surgieron grandes llamaradas y el humo lo inundó todo. El incendio se propagó con gran rapidez, devorando cuanto encontró a su paso, mientras el nerviosismo cundía entre los residentes, que dieron la voz de alerta. La cercanía del Parque de Bomberos de Puerta de Toledo hizo que el fuego, de grandes dimensiones, no se extendiera a los inmuebles y edificios cercanos. Quedó confinado en la casa en la que se originó, y aunque los efectivos lo controlaron enseguida, el piso quedó destruido por completo, según explicaron desde fuentes de Emergencias Madrid. crisis de ansiedad e inhalación de humo, de carácter leve, en el pequeño puesto médico avanzado que instaló el Samur- Protección Civil. En la extinción intervinieron 30 bomberos. La vivienda en la que se originó el fuego quedó destrozada AYUNTAMIENTO Frutero y español Fue al revisar con tranquilidad la casa cuando descubrieron el cadáver, completamente calcinado. Pertenece a uno de los españoles y trabajaba como frutero. Estaba en el salón, medio oculto entre un mueble y la pared. La onda expansiva desplazó a la víctima desde el sofá- -en donde estaba sentado- hasta el otro extremo de la habitación, tal y como se deduce por su posición. Las primeras investigaciones atribuyen el origen del incendio a una explosión provocada por la fuga de las dos bombonas de butano que se encontraron en el lugar del siniestro. El gas acumulado causó la deflagración, primero, y el fuego, después. Las botellas, de reserva, estaban cerca de la cristalera de la terraza del comedor, que quedó hecha añicos. Los pedazos fueron lanzados a diez metros de la fachada. El bloque no sufrió daños estructurales debido a que el estallido se produjo cerca de las ventanas exteriores. El resto de los pisos tampoco resultaron dañados, a excepción de un par de aparatos de aire acondicionado. Seis personas fueron atendidas por el Samur por