Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 3 2006 25 La empresa Dubai Ports World renuncia a su polémico contrato para la gestión de seis puertos en EE. UU. Los Príncipes de Asturias asisten a la toma de posesión de Aníbal Cavaco Silva como presidente de Portugal Ahmadineyad: Todos los iraníes están de acuerdo en nuestro derecho inalienable a la energía nuclear Jamenei: Si Irán retrocede ahora no servirá de nada, EE. UU. buscará cualquier otro pretexto nueva andanada verbal a la perspectiva de ver juzgadas sus intenciones nucleares por el Consejo de Seguridad de la ONU. La época de la intimidación ha terminado, y ha llegado el momento para el poder del pueblo declaró ayer el presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, durante una reunión pública en la ciudad de Kuhdacht, en la provincia de Lorestán (oeste) Ahmadineyad quitó importancia al alcance de una futura decisión del máximo órgano de la ONU respecto al programa nuclear. Ciertas potencias piensan que reuniéndose y tomando decisiones pueden forzar al pueblo iraní a batirse en retirada afirmó, y reiteró que todos los iraníes están de acuerdo en que la energía nuclear es nuestro derecho inalienable El Pentágono cerrará la prisión de Abu Ghraib en dos o tres meses Irak ejecuta el primer ahorcamiento colectivo desde la época de Sadam b Se teme que tras el secuestro de 50 empleados de una empresa de seguridad- -la mayoría suníes- -haya otro ajuste de cuentas entre comunidades ABC BAGDAD. Irak llevó a cabo ayer el primer ahorcamiento colectivo desde la época de Sadam con la ejecución de trece insurgentes condenados por terrorismo. En el anuncio de la ejecución sólo se da el nombre de uno de los ahorcados, Shukair Farid, un policía de la ciudad de Mosul que confesó haber actuado junto a un grupo de sirios para reclutar a iraquíes que asesinasen a policías y civiles. Farid fue también reclutado por extranjeros para extender el miedo mediante asesinatos y secuestros añade el comunicado difundido por el Gobierno. La pena de muerte quedó suspendida tras la invasión de Irak, en junio de 2004, pero fue restablecida dos meses después para delitos de asesinato, tráfico de drogas o que pusieran en peligro la seguridad nacional. En el momento de adoptar tal decisión, se insistió en que era necesaria para acabar con la insurgencia. A nadie se le escapó, por otro lado, que se quería dejar la puerta abierta para una eventual ejecución de Sadam Husein, que se enfrenta a un juicio por 114 delitos penados con la horca. La ejecución de la pena de muerte debe ser firmada por la presidencia iraquí, encabezada por Yalal Talabani, que se ha declarado contrario al castigo capital. La noticia del ahorcamiento colectivo coincidió con el anuncio del Ejército norteamericano del cierre de la cárcel de Abu Ghraib en un plazo de dos a tres meses. Esta siniestra prisión, situada al oeste de Bagdad, en Resistir como el acero El guía supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, adoptó el mismo tono al asegurar que su país resistirá a cualquier presión o conspiración y proseguirá con su programa nuclear. Hoy, el pueblo iraní y los responsables de la República Islámica de Irán, más poderosos que antes, resistirán, como el acero, a cualquier presión o conspiración Si Irán se echa para atrás y el Gobierno accede a paralizar su programa nuclear, la presión no tendrá fin porque Estados Unidos buscará cualquier otro pretexto dijo Jamenei, la principal autoridad del Estado, en un discurso ante la Asamblea de Expertos difundido por la televisión nacional. Un iraquí recibe atención médica tras ser herido en un atentado en Bagdad una zona fuerte de la insurgencia, fue un centro de tortura en tiempos de Sadam y, tras la invasión, volvió a hacerse célebre por los abusos y sevicias aplicados por militares estadounidenses a los presos iraquíes. EPA Presidio en el aeropuerto poder que apuntaba Robert Kagan en su Poder y debilidad al peso de la Eurabia naciente en la política exterior de la UE que tan bien expone Bat Ye or en sus libros. Sea como fuere, hay un dato que es incontestable: la opinión pública americana vive la situación del mundo actual de forma desigual a como la percibimos en Europa. Por ejemplo, una encuesta hecha pública esta semana en Washington, realizada a nivel nacional por el Public Opinion Strategies, ofrece el siguiente cuadro: un 63 por ciento de encuestados está informado sobre Irán, frente a un 18 por ciento que sabe poco al respecto; un 94 por ciento están en desacuerdo con la política iraní, de los cuales un 88 por ciento en firme desacuerdo (o muy en desacuerdo, que dirían nuestros sociólogos) un 78 por ciento están preocupados por lo que hace Irán; y a fecha de hoy, un 37 por ciento pedirían que los aliados presionaran más a Teherán; un 34 por ciento, que la ONU impusiera sanciones; un 12 por ciento, que se apoyara abiertamente a los opositores al régimen de los ayatolas, y un 10 por ciento, que se realizara una intervención militar limitada, ahora, no en un hipotético futuro. Sobre el mañana, si Irán estuviera a punto de ser potencia atómica, un 46 por ciento apoyarían una acción militar unilateral, aunque un 56 por ciento preferirían que América actuara con sus aliados. ¿Qué datos daría la misma encuesta en Europa? La mayor parte de los 4.500 presos de Abu Ghraib serán trasladados a la nueva cárcel de Camp Cropper, en la inmensa base militar estadounidense que rodea el aeropuerto de Bagdad, cuando hayan concluido los trabajos de acondicionamiento en un plazo de dos a tres meses según un mando de EE. UU. En la actualidad hay en Camp Cropper 127 reclusos de alto valor Sadam Husein entre ellos. Los ahorcados fueron trece insurgentes a quienes se les había condenado por terrorismo Las tropas están trabajando en la ampliación del penal para albergar a los nuevos inquilinos. Las fuerzas norteamericanas mantienen a 14.589 detenidos en cuatro grandes cárceles en Irak. La inmensa mayoría de ellos son recluidos durante meses bajo la sospecha de colaborar con la insurgencia, pero sin juicio ni acusación formal, según denunció Amnistía Internacional. Todas estas medidas no logran acabar con la cotidiana violencia que azota al país. Ayer murieron al menos once iraquíes en diversos ataques y atentados, perpetrados en su mayor parte en el oeste de Bagdad. Asimismo, prosiguen las investigaciones sobre el secuestro de unos 50 empleados de una compañía de seguridad en Bagdad. Se teme que tras esta acción pueda haber otro ajuste de cuentas entre comunidades, ya que la mayoría de los empleados son suníes. La empresa es propiedad de un pariente del vicepresidente iraquí, el suní Gazhi al- Yauar, y muchos de sus empleados están relacionados con él.