Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 3 2006 Cultura 63 DOS SUBASTAS PARA LA POLÉMICA Cultura pide a Interpol que investigue las vigas de la Mezquita de Córdoba que salen a la venta en Londres Solicita que se suspenda la subasta de las cinco piezas y que las autoridades judiciales las requisen b La consejera de Cultura de la Junta andaluza, Rosa Torres, afirma que las piezas se expropiarán si se demuestra que su propietario se hizo con ellas de forma ilegal L. MIRANDA EFE CÓRDOBA. Las Administraciones no han tardado en interesarse y reaccionar por la subasta de cinco vigas de la Mezquita de Córdoba. Tras conocerse que la sala Christie s de Londres sacaría a subasta estas piezas, de época omeya y en muy buen estado de conservación, tanto el Gobierno central como el Ejecutivo autonómico han puesto sus ojos en las vigas. Quieren saber cómo han llegado a manos privadas y si su dueño puede estar incurriendo en algún delito al mantenerlas en su propiedad o hubo algo irregular en su adquisición. El Ministerio de Cultura se puso ayer en contacto con la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional para solicitarle que investigase, a través de Interpol, la situación legal de las piezas que está previsto subastar el próximo 4 de abril. El Gobierno español pide a Christie s que suspenda la subasta de estas vigas hasta que se esclarezca la situación y solicita la colaboración británica. En concreto, demanda a las autoridades judiciales del Reino Unido la intervención de las piezas y, si es posible, que queden bajo custodia. Para estas actuaciones, el Ministerio de Cultura se ampara en la Ley de Patrimonio Histórico que se aprobó en 1985. Ahí se recoge que todos los bienes que tengan más de cien años de antigüedad necesitan un permiso de exportación para salir del territorio español. En la medida en que el propietario de las vigas de la Mezquita pueda demostrarlo se sabrá si su situación es o no legal. Una de las vigas con policromía de la Mezquita cordobesa que sale a subasta ra legal o si cuenta con derechos asentados sobre la colección patrimonial, la consejera de Cultura afirma que se negociará con él una posible adquisición. Ni siquiera saldrían a subasta, sino que la Administración autonómica negociará directamente con el dueño una adquisición que impidiera que tuvieran que salir a la venta. Esto sería en caso de que estuviesen en manos de su dueño de forma legal. Si por el contrario el propietario no puede acreditar que el proceso por el cual las piezas han llegado a sus manos es lícito, la Junta emprenderá las acciones legales oportunas. La consejera insistió en que cosas así suceden algunas veces, sobre todo en el caso de obras de arte, y la Consejería suele tener información bastante fidedigna sobre ello Rosa Torres afirmó incluso que si la pieza es producto de un expolio o de un robo acaecido en el monumento, la Consejería de Cultura podría iniciar su expropiación para devolverlas a la Mezquita. No se trata de prácticas imposibles por locura que parezca dijo Rosa Torres al referirse a la posibilidad de la expropiación. Está previsto que las piezas se subasten el próximo 4 de abril. Para las vigas que no conservan la policromía el precio de salida estará entre los 148.000 y los 222.000 euros. Para las que sí la mantienen oscilará entre los 296.500 y los 450.000 euros. Teniendo en cuenta el interés de otras piezas similiares, si finalmente se lleva a cabo la subasta el precio podría multiplicarse por dos o por tres. Pasos a seguir La Consejería de Cultura de la Junta andaluza, entidad encargada de la tutela y protección patrimonial del monumento, fue la primera que dio un paso al frente y anunció su intención de luchar por hacerse con la propiedad de las piezas, que son de gran valor y corresponden al periodo omeya. La consejera de Cultura, Rosa Torres, anunció ayer que se pondrá en contacto con el actual dueño de las cinco vigas, fechadas en los últimos años del siglo X. Lo primero es testar y verificar que verdaderamente se trata de las piezas a las que la publicidad hace alusión afirmó. Pretende así asegurarse de que son auténticas. En primer lugar se pedirá al dueño que acredite si las adquirió de forma legal o, por el contrario, son producto de un expolio. Si el propietario es capaz de aportar documentación que certifique que están en su poder de mane- Se pedirá al dueño que acredite si las adquirió de forma legal o, por el contrario, son producto de un expolio Está previsto que las cinco piezas se subasten el próximo 4 de abril en la sala Christie s de Londres Retiran de una subasta en Sevilla tres cuadros atribuidos a Franco, cuya autoría niega su hija A. G. B. J. A. SEVILLA. Arte y Gestión, la casa de subastas participada por el Monte, se ha visto obligada a retirar de la venta prevista para el próximo 5 de abril los tres óleos atribuidos a Francisco Franco Bahamonde. El precio de salida de cada uno de estos lienzos de pequeño formato (14 por 19 centímetros) era de 9.000 euros cada uno, y habían levantado una gran expectación. Los óleos atribuidos a Franco bajo el seudónimo de Gironés fueron presentados el lunes en Sevilla a los medios de comunicación. Sin embargo, un día después, los cuadros han tenido que ser retirados del catálogo, ante la denuncia de la familia, que sostiene que Franco nunca empleó tal seudónimo para nin- guna de sus pinturas, que siempre firmó como F. F. La duquesa de Franco, hija del general, fue quien negó categóricamente, a través de su portavoz, el abogado Joaquín Moeckel, que su padre pintara estos tres lienzos inspirados en paisajes de Marruecos. La esposa del general Franco, Carmen Polo, había regalado estos tres cuadros y otros objetos de valor a Luis Vila Varela, antiguo chófer de la familia, en agradecimiento a los servicios prestados a la familia desde el año 1938 hasta los años sesenta. La confusión se habría producido cuando la familia Vila atribuyó estos lienzos a la figura del general. Una cosa es que un cuadro pertenezca a la colección de una persona y otra cosa muy distinta es que esas obras se atribuyan a esa persona matizó Moeckel. El portavoz de la familia Franco habló ayer con el presidente de la empresa Arte y Gestión, Ramón García Rama, quien a su vez le remitió a Luis Vila Bolós: Lo único que desea la familia Franco es que se aclare todo este entuerto explicó el letrado, quien comentó que espera que esta situación se pueda resolver de una forma amistosa, ya que lo que no nos parecería bien es que se subastaran estos cuadros con la atribución falsa de Franco Si al final esto se produjera, la familia Franco se plantearía iniciar algún tipo de acción judicial por una suplantación de atribución. Por su parte, Ramón García Rama aseguró ayer, en declaraciones a ABC, que la actuación de la casa de subastas no ha sido negligente pero que hasta que aparezcan nuevos datos que corroboren la versión del propietario y la autoría de Franco hemos decidido retirar los cuadros. El tiempo dará la razón a quien la tenga Joaquín Moeckel, abogado de la familia Franco, en su despacho EFE