Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 3 2006 61 Cultura pide a Interpol que investigue las vigas de la Mezquita de Córdoba que se subastarán en Londres LA GUERRA La guerra no es gente normal haciendo cosas anormales, sino gente normal haciendo lo normal UN MUNDO VIRTUAL ¿Vale una imagen más que mil palabras? Hoy la imagen necesita mil palabras que la expliquen, o un pie de foto juzgado y condenado. Digo que no me sorprende que el hombre sea capaz de eso y de muchísimo más. Como se dice en la novela, la guerra no es gente normal haciendo cosas anormales, sino gente normal haciendo cosas normales. Lo anormal es esto. -Los occidentales cuando salimos de casa por la mañana estamos seguros que esa noche volveremos sanos y salvos. Eso no ocurre ni en las guerras ni allí donde la naturaleza se manifiesta en toda su magnitud: terremotos, tsunamis, etc. -Por eso la novela también replantea el tema de la piedad y la compasión. ¿Hasta qué punto debemos apiadarnos de aquéllos que niegan la realidad y, cuando ésta se impone, se desmoronan con ella? ¿Hasta qué punto hay que apiadarse de quien viaja en avión a nueve mil metros de altura y se cae? ¿Hasta qué punto hay que apiadarse de los que abordan el Titánic y naufragan al chocar con un iceberg? ¿Hasta qué punto hay que apiadarse de los que se van de vacaciones a una playa barata porque allí azotan los tsunamis y se produce uno? ¿Hasta qué punto debes apiadarte de aquél que no asume que es mortal y que vive en un mundo sin sentimientos y muy peligroso? ¿Por qué apiadarse de quien no asume que la vida es corta y dura, y que somos una piltrafa vista desde el cosmos? Esa pregunta- -que es una pregunta literaria- -ilustra el proceso que sufre el pintor de batallas: cuando la gente tiene lo que se merece, se sufre menos por la gente. Cuando la certeza de eso te quita el dolor ¿no eres más libre? -El universo de autoengaño también se sustenta en la sobreabundancia de información, de imágenes cuya insistencia y banalidad desposee a la realidad de sentido... -Claro, en un mundo como el nuestro la pregunta es hasta qué punto una imagen vale más que mil palabras. Ahora la imagen necesita mil palabras que la expliquen. Sin palabras la imagen ya no se sabe si es un anuncio, si es un reclamo para una ONG o una escena que ocurrió ayer en Irak. Es tal la profusión de imágenes encadenadas y superpuestas que ya el criterio visual no basta: es necesario el pie de foto. Eso demuestra que la imagen ha dejado de tener el valor documental que tenía antes. Por eso el pintor de batallas decide volver a los grandes artistas antiguos, a los que aún no habían manipulado la imagen, a los que se demoraban y acometían la tarea con gran reflexión, para recomponer su visión del mundo. Retiran de una subasta los cuadros atribuidos a Franco; la familia niega la autoría y amenaza con querellarse Regàs retira del vestíbulo de la Biblioteca Nacional la estatua de Menéndez Pelayo Fue erigida en 1912 en homenaje al gran director de la institución b La noticia ha causado indiga- ción entre el personal de la Biblioteca, pero su directora confía en sortear la polémica y aduce que es parte de la reforma en curso JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. La directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regàs, ha decidido cambiar de lugar la estatua que, desde 1912, preside el vestíbulo de esta institución, dedicada a uno de los grandes intelectuales españoles vinculados con la Biblioteca: Marcelino Menéndez Pelayo. La escritora, que confirmó a ABC la noticia ayer, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, espera sortear la polémica que seguramente levantará su decisión, pues se trata de una escultura sedente del padre de la filología española moderna y uno de los más importantes directores de la Biblioteca Nacional. Fue erigida poco después de su muerte, en 1912, y siempre ha estado en ese lugar de honor, en la marmórea escalinata central del edificio del paseo de Recoletos. La escultura, al jardín La Biblioteca Nacional era ayer un hervidero de rumores y entre los trabajadores ABC pudo registrar cierta indignación cuando la noticia se supo. La intención de Rosa Regàs es sacar al jardín la estatua de Menéndez Pelayo, aunque confesó que aún no hay fecha fijada para el traslado. Obra del escultor Coullaut Valera, la obra, según Regàs, es de mala calidad y la hemos tenido que hacer algunos arreglos en el pedestal La estatua rindió temprano homenaje a la muerte de quien fue uno de los grandes intelectuales españoles y un hombre clave para la institución, que dirigió entre 1898 y 1912. Efectivamente, la estatua va a ser trasladada al jardín: La pondremos en una esquina que se ve desde la calle, así que se le va a ver mucho más que hasta ahora añadió Regàs. La decisión, según la directora de la Biblioteca, se enmarca en una serie de reformas cuyo objetivo es la remodelación de toda la entrada para que la gente, los usuarios de la Biblioteca, sean recibidos por bibliotecarios desde el inicio, con puestos de información que faciliten la labor a los investigadores según Regás. Para ello, aclara, necesitamos la entrada exenta y por tanto hemos decidido sacar la estatua al jardín, donde también hay un busto de un pintor valenciano La escritora se refiere a la escultura de Muñoz de Grain, que la Biblioteca Nacional le dedicó por pin- Imagen de la escultura en el vestíbulo de la Biblioteca Nacional tar unos lienzos por encargo de la institución. ¿No teme que alguien interprete el cambio como un ajuste de cuentas lo digo por la fama de misógino de don Marcelino? -Mire, en aquella época don Marcelino era tan misógino como todos los hombres y todas las instituciones, porque entonces la mujer, sencillamente, no contaba. Habrá quien pueda entenderlo así, pero en ese caso sólo pensaré eso de que cree el ladrón que todos son de su condición. ¿Qué opina de don Marcelino? -Ha sido uno de los grandes directores de la Biblioteca y, más que por su ABC misoginia u otros aspectos, me gusta recordarle por su pasión por la heterodoxia, pues no en vano es el autor de Historia de los heterodoxos españoles En definitiva, la directora de la Biblioteca Nacional ratificó que se trata tan sólo de una de las mil pequeñas reformas que tiene proyectadas. El objetivo es la remodelación de una institución que precisa, a su entender, cambios en la manera de tratar a los usuarios Es lamentable ABC se puso ayer en contacto con algunos antiguos directores de la institución, quienes mostraron, al menos, su sorpresa- -alguno expresaba anónimamente su preocupación por el aguante de la estatua- aunque no quisieron realizar declaraciones. Sí habló Jon Juaristi en estos términos: Parece que lanzan el mensaje de a los carcas, a la intemperie, a ver si les sienta bien Es lamentable Parece que lanzan el mensaje: A los carcas, a la intemperie, a ver si les sienta bien dice Juaristi