Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid JUEVES 9 3 2006 ABC SE DICE SE COMENTA ANA BOTELLA, LA MÁS DESEADA Ana Botella se ha convertido, sin quererlo, en encendido objeto de deseo político dentro de la familia popular. A ella, desde luego, no le hace gracia la situación pero lo comprende porque sabe que está en el medio de dos fuegos. De un lado, el alcalde con quien trabaja; de otro, Esperanza, su íntima amiga de toda la vida. Uno y otra pugnando por quien coloca a tan significativa candidata en un puesto que tiene trascendencia de futuro. El tema caló demasiado en la Convención. Incluso ha abierto grietas. MADRID AL DÍA GRANADOS TOMA EL MANDO Granados ya le ha cogido el truco a la vida interna del PP madrileño. No le hacía gracia el cargo cuando se lo encomendaron, pero ahora vuelve a tener la cara risueña. Señal de que ha alcanzado la velocidad de crucero requerida. Ningún reto es sencillo. Ya se le ve en estado puro. A tal punto, que empieza a provocar envidia. Y, sobre todo, celos. Llegados a este extremo, la presidenta debe tomar cartas en el asunto: es mucho mejor sumar que perder efectivos por el camino. Cada cual que cumpla su misión. EL BOTELLÓN IGNACIO RUIZ QUINTANO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Libertad de enseñanza Siento estupor ante los reiterados intentos que desde el grupo del Sr. Simancas se vienen realizando para impedir la libre elección de centro y modelo educativo que como ciudadanos de un estado de derecho tenemos todos los madrileños. ¿Acaso un partido socialista desconfía de la madurez de la sociedad? ¿Acaso no son partidarios de la autonomía de esa sociedad con respecto a los poderes públicos? ¿Suponen que vamos a permitir que se nos tutele hasta en el ámbito privado de nuestras creencias y valores? ¿Tan infantiles nos supone a los ciudadanos madrileños? Creo que deben reconsiderar la actual actitud del grupo, dejar a los ciudadanos elegir libremente la educación que queremos para nuestros hijos y, consecuentemente, permitir a las Administraciones públicas cumplir con su función subsidiaria de facilitarnos el ejercicio de ese derecho propiciando una mayor diversidad en la oferta educativa. Raquel Vela DANIEL G. LOPEZ Sí hay botellones. ¿De verdad creen en el Ayuntamiento de Madrid que ya no hay botellones en la ciudad? Me gustaría que se dieran una vuelta por Madrid, un viernes o un sábado por la noche, y verán si hay o no hay botellón. Incluso, últimamente, los he visto hasta entre semana a las puertas de las Facultades de la Universidad Complutense de Madrid, que parece haberse convertido en un botellonódromo Alejandro Rubio desesperada ¿Qué más tiene que pasar para que Vd. nos reciba? José Luis Castillo dar que también en otros proyectos urbanísticos, como el de Carabanchel, llevamos meses- -personalmente, llevo adscrito a una cooperativa desde 1998- -esperando a que se concedan los permisos definitivos con los que poder disfrutar de unas casas que ya están más que construidas. Jorge Barriuso Un alcalde poco humano Me gustaría dirigirme al señor alcalde de Las Rozas de Madrid, porque me ha parecido de muy bajo valor humano lo que ha hecho, mejor, no ha hecho, a mi esposa al no haberla recibido en su despacho de su Ayuntamiento. Una mujer que ha ido llorando y que tan solo quería pedirle ayuda ante una situación insostenible que está sucediendo en su municipio, en concreto, en las viviendas sociales que su Ayuntamiento ha adjudicado. Mi esposa ha sido agredida físicamente, insultada, amenazada y humillada en la puerta de nuestra casa y delante de nuestros hijos pequeños de 2 y 5 años por unos vecinos incívicos. Hay que tener sangre fría y carecer de sentimientos para no querer atenderla personalmente, conociendo nuestro caso a través de dos de sus concejales, Fernando Calatrava e Isabel Montero, del Consistorio. Por lo tanto, no haga buena publicidad de que usted atiende personalmente los problemas de los ciudadanos que viven en su municipio, pues ha tenido seis meses para dedicarnos unos minutos y escuchar a una familia que está También en otros PAU Ante la carta publicada el martes por este periódico en torno a las viviendas en el PAU de Vallecas, quisiera recor- e avecina como un nublo de primavera un magno botellón, y no tiene nada que ver con el chupinazo de Gallardón señalando a la concejala Botella para el segundo puesto en la lista municipal. Es el botellón que todo el chavalerío español, a modo de revuelta posmoderna, viene preparando a conciencia para el viernes, 17, fiesta de San Patricio. Atritos o contritos- -eso sí, por lo civil- los progres están que echan las muelas, de la indignación: ¡Qué vergüenza! No entienden que los chavales prefieran un botellón a un taller de redacción. La ministra de la Salud, que ni fuma ni bebe- -su cara es el espejo del alma- mientras criba embriones como si fueran angulas, alerta a la población sobre el atentado para la salud que a su juicio- -sano juicio- -supone el botellón. ¡Ese botellón es una vergüenza! rabian los progres, ignorantes de las voces que dio Gargantúa al salir del vientre de su madre: ¡A beber! ¡A beber! ¿Cómo, si no, este Siglo de Oro zapateril va a producir sus Anacreontes y sus Horacios? ¿Quién, si no, será capaz de leer el artículo de Rodríguez y Persson sobre la igualdad? ¡Hay que ver qué vergüenza! insisten los progres, que acabarán por meterles a sus hijos la nariz en las anginas para descubrir si han ido al botellón a cogerse un pedo revolucionario. (Un pedo de centurión provocó el definitivo levantamiento judío en Palestina) Antiguamente, el vino fue un dios. Del vino surgió el teatro. El vino, dice Ortega, es un problema cósmico. Los progres, en cambio, creen que, teniendo un Gobierno de progreso como el que nos manda, el único problema cósmico es Brokeback Mountain y acuden a verla con la misma devoción estrábica que Goytisolo miraba a Sartre- ¿y a quién miraría Sartre? -cuando lo sacaba de la siesta para que le firmara una botella de Chinchón para Cela. ¡Pum, pum! ¡Que viene, que viene! El botellón, claro. Y el delegado del Gobierno, sin los Apache que tiene solicitados para el ¡se me disuelvan, coño! de su elevado oficio. Mientras llegan los Apache y coincidiendo con el Día de la Mujer, a modo de homenaje, el Gobierno ha rebajado la estatura mínima de la mujer para ser policía o guardia civil. Da mihi potum! S