Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 3 2006 Internacional LA SANGRIENTA POSGUERRA DE IRAK 29 56 periodistas iraquíes muertos desde la invasión MADRID. De los 77 periodistas muertos en Irak, 56 fueron iraquíes, según la organización Reporteros Sin Fronteras. Después de que Irak se haya convertido en un país imposible para los extranjeros, los informadores iraquíes son quienes se encargan de realizar todo el trabajo de calle para las agencias y cadenas de televisión que continúan allí. A modo de ejemplo, baste señalar que la cadena dubaití de televisión Al Arabiya ha perdido a once de sus periodistas iraquíes. Los iraquíes son también quienes luchan por la existencia de una prensa independiente en su país, objetivo por el que pagan un alto precio de sangre. Ante esta situación, los periodistas iraquíes se han organizado para apoyar a los informadores que se sientan amenazados y ayudar a sus familias en caso de fallecimiento. Piden protección, pero saben que no se pueden hacer ilusiones en el país más inseguro del mundo. mente a la reunión del Parlamento, para mostrar así su fidelidad a Yáfari. Pero las veladas amenazas de reunir a la Cámara pese a la ausencia chií y supuestas presiones norteamericanas consiguieron finalmente, al parecer, que Abdul Mahdi diese su visto bueno a la convocatoria. Habrá que ver, no obstante, si en su reunión de apertura el Parlamento llega a funcionar con una mínima normalidad o si todo queda reducido a una sesión sin contenido ni debate a la espera de un difícil acuerdo. Alcoverro: Nadie aprende las lecciones de Oriente Próximo A. SOTILLO MADRID. Muchas son las lecciones que tendríamos que haber aprendido de Oriente Próximo, pero la historia de esa zona parece más bien la de la contumacia en el error. Así lo pone de manifiesto el periodista Tomás Alcoverro en su libro El Decano (Planeta) que fue presentado ayer en la Casa de América en Madrid. Cuarenta años de profesión, treinta de ellos desempeñados en Oriente Próximo, Alcoverro no es sólo el decano sino el maestro de quienes intentan averiguar qué ocurre en ese lugar en el que tantos errores se cometen. Hoy todos se apuntan a la lección. Pero, apenas seis meses después de la invasión de Irak, él ya escribía: La historia de las ocupaciones en Oriente Medio es turbulenta y concluye, siempre, con la retirada de los soldados expedicionarios. Así fue en Egipto en 1956... o la de Mogadiscio tras otra matanza... o la israelí del sur del Líbano Hoy muchos disertan sobre puentes y abismos entre civilizaciones, pero ya en 1986 él anunciaba: Me estremece pensar que vivimos el enfrentamiento de dos civilizaciones: la tecnológica y la teocrática Las lecciones aprendidas en sus treinta años en Oriente figuran en el libro de un periodista atípico. Uno de los últimos representantes de esa raza hoy casi extinguida de informadores que se asumen como hombres de letras que creen que su oficio es, fundamentalmente, narrar una buena historia con la única inspiración de la realidad. Cadáveres en la morgue de 18 iraquíes hallados ayer en Bagdad y representante de la coalición de partidos religiosos chiíes, Adel Abdul Mahdi, diera su visto bueno a la próxima apertura del nuevo Parlamento tres meses después de la celebración de elecciones legislativas. El presidente del país, el kurdo Yalal Talabani, convocó la reunión, pero se oponían a la misma los partidos religiosos chiíes, pues temían que sirva de ocasión para derribar al actual primer ministro, Ibrahim al Yáfari. A la coalición de religiosos chiíes, como partido más votado, le corresponde presentar EPA un candidato a jefe de Gobierno. Se pronunciaron a favor de que Yáfari repita en el cargo, pero kurdos, suníes y chiíes laicos se oponen y no cejan en las presiones para impedir su nombramiento. Este bloque preferiría que el nuevo jefe de Gobierno fuera Abdul Mahdi, que en las elecciones internas chiíes perdió por un solo voto frente a Al Yáfari, quien ganó gracias al decisivo apoyo del clérigo fundamentalista y antinorteamericano Moqtada al Sadr. Abdul Mahdi, no obstante, se opuso firme-