Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional JUEVES 9 3 2006 ABC Rescatan vivos a 75 inmigrantes en aguas mauritanas después de tres días a la deriva Marruecos sigue resistiéndose a readmitir a irregulares subsaharianos b Todos son de Senegal y habían partido en dos cayucos de un puerto de ese país con el objetivo de cargar comida y gasolina en Nuadibú antes de dirigirse a Canarias ABC MADRID. Parecía imposible, pero al final no ha acabado en drama. Una patrullera mauritana rescató con vida el martes a 75 inmigrantes a bordo de dos cayucos en aguas de ese país africano. Llevaban casi tres días a la deriva y una de las embarcaciones era buscada desde el lunes, según confirmó a Efe el representante de la Media Luna Roja en Nuadibú, Ahmedou Uld Haye. Fue un barco italiano el que alertó de que había avistado una de las pateras sin rumbo. Los servicios de vigilancia costera de Mauritania acudieron al punto señalado y localizaron dos embarcaciones con 40 y 35 ocupantes, respectivamente. Al parecer, las dos piraguas partieron del puerto senegalés de Saint Louis y se dirigían hacia las costas de Nuadibú, a unos 700 kilómetros al norte, donde esperaban cargar en alta mar alimentos y combustible antes de poner rumbo hacia Canarias. El mismo destino que el de los 45 subsaharianos que perecieron ahogados el pasado domingo. Los inmigrantes rescatados fueron trasladados a la gendarmería de la localidad de Emhaigratt, situada 120 kilómetros al norte de la capital, Nuakchot, donde recibieron los primeros auxilios, según Uld Haye por parte de las organizaciones humanitarias. Tanto Cruz Roja como Médicos del Mundo habían preparado un dispositivo de ayuda en esa ciudad. Según confirmaron, el estado de salud de los rescatados es bueno pese a la penuria de la travesía no completada. Mientras, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, dijo ayer que España está haciendo un esfuerzo ingente para evitar estos dramas y reiteró que es un problema específicamente europeo Y en el corazón de Europa, en Bruselas, fue donde anunció ayer el primer ministro marroquí, Driss Jettu, que la primera Conferencia Euroafricana sobre inmigración, promovida por España y Marruecos y con el apoyo de Francia, se celebrará los días 10 y 11 de julio en Marraquech, después de varias dilaciones. Jettu tras reunirse con el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, aseguró que Marruecos tiene voluntad de finalizar las negociaciones con la UE para un acuerdo de readmisión de inmigrantes irregulares- -abiertas en abril de 2003- -y de hacerlo rápidamente si bien tampoco ayer se dio una fecha. Tanto Jettu como Barroso insistieron en que hay que resolver cuestiones técnicas El primer ministro marroquí dejó claro que su país no tiene problemas en aceptar a los marroquíes irregulares en Europa ni tampoco a los extranjeros que viven en Marruecos Otra cuestión son los inmigrantes subsaharianos que utilizan Marruecos como tránsito para entrar en la UE, que es el aspecto más problemático de las negociaciones y en el que más insiste Bruselas, informa Efe. El objetivo de Rabat es que esos países accedan a una readmisión directa. Los tres marfileños expulsados y readmitidos por España aguardan en el centro de refugiados de Sevilla LUIS DE VEGA SEVILLA. El currículum migratorio de estos jóvenes marfileños no difiere demasiado del de otros muchos africanos que desean dar el salto a Europa. Los tres eran miembros del opositor republicano RDR en Abiyán, la principal ciudad del país, y tuvieron que poner pies en polvorosa cuando su militancia era ya demasiado difícil. Ahí comenzó, cada uno por su lado, un periplo por distintos países que les llevó, a menudo de la mano de las mafias, hasta Marruecos. Lassina Sylla, Mohamed Traoure y Ali Kone formaban parte del grupo de 73 subsaharianos que España envió el 6 de octubre de 2005 a Marruecos poco después de que accedieran a Melilla en uno de los asaltos masivos a la valla que delimita el perímetro fronterizo. La devolución del grupo fue polémica y se interpuso un recurso por vía contencioso administrativa que hace una semana desestimó y que ya ha sido recurrido. Otras organizaciones como SOS Racismo, Elin y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados Lassina, Mohamed y Ali huyeron de Costa de Marfil y, tras saltar la valla de Melilla, fueron devueltos a Marruecos. Ahora, readmitidos, esperan que les den el estatuto de refugiado De Abiyán a Sevilla TEXTO: LUIS DE VEGA (Acnur) también lucharon para que el Gobierno reconsiderase su postura. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ofreció su colaboración al máximo responsable de Acnur, Antonio Guterres, el 21 de diciembre. Por entonces, sólo quedaban en Marruecos tres de los 73 inmigrantes devueltos. Finalmente España, aunque no está formalmente obligada, decidió readmitir a los marfileños, que viajaron rodeados de un cauteloso silencio a Sevilla el pasado 9 de enero. Se trataba de llevar a cabo un lavado de imagen no ante la opinión pública sino ante la ONU opinan fuentes de SOS Racismo. La Comisión Interministerial de Asilo y Refugio (CIAR) es ahora la que debe decidir si finalmente España les concede el estatuto de refugiados. Esta comisión está integrada por los ministerios de Interior, Justicia, Trabajo y Asuntos Sociales y Exteriores así como Acnur con voz pero sin voto. Pero dos meses en Sevilla han sido suficientes para que los tres eleven su nivel de exigencias a rango europeo. Aunque en el Centro de Acogida a Refu- giados (CAR) tienen cama, comida, las principales atenciones básicas y reciben un curso de español, se sienten discriminados con respecto a otros internos que aseguran reciben una cantidad de euros al mes. Ellos piden dinero para ropa, tarjetas de recarga del teléfono móvil o abono transporte. La directora del centro hispalense, María Fuencisla Pérez, insiste en que no hay trato arbitrario y que todo depende del nivel de necesidades particulares de cada uno A Lassina Sylla, de 35 años, se le llenan los ojos de lágrimas cuando recuerda lo que ha dejado atrás. Su mujer murió a principios de 2002, unas semanas antes de que él hiciera el petate presionado por la Policía secreta, que había ordenado el asesinato de decenas de correligionarios del RDR. Sus hijos, Mohamed de 12 años y Mory de 8, se quedaron con los abuelos. Mi sueño es poder traerlos a Madrid cuando mi situación se estabilice Mientras tanto, para las autoridades españolas Lassina, Mohamed y Ali son sólo demandantes de asilo y no refugiados.