Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 9 3 2006 ABC Nacional El vacío legal sobre el procedimiento para elegir al CGPJ bloquea su renovación Justicia baraja alternativas vía enmienda a la LOPJ si se retrasa el nombramiento de los nuevos vocales b El Ministerio trabaja en posibles recortes de las funciones del Consejo cuando venza su mandato, aunque quiere evitar dar pasos en falso por su elevado coste político NIEVES COLLI MADRID. La renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cuyo mandato vence el próximo 7 de noviembre, se enfrenta a un doble escollo- -por su naturaleza técnica y, al mismo tiempo, política- -que dificulta la puesta en marcha del proceso. A la imposibilidad de que, si se mantiene el actual clima de crispación, los dos grandes partidos lleguen a un acuerdo sobre los nombres de los ocho candidatos que por ley corresponde nombrar a las Cortes entre juristas de reconocido prestigio, se añade el vacío legal sobre la determinación del órgano al que compete dirigir el proceso electoral del que deben salir los 36 candidatos de adscripción judicial para el nombramiento de los doce vocales pertenecientes a la carrera. Fórmula caducada La última renovación del CGPJ se llevó a cabo a primeros de noviembre de 2001, varios meses después de que hubiera vencido el mandato de sus anteriores miembros. En aquel momento, el acuerdo entre todos los partidos permitió desbloquear la renovación y consensuar un sistema mixto de nombramiento- -doce vocales elegidos entre los candidatos propuestos por los jueces y los otros ocho entre juristas propuestos por los partidos políticos- -que sigue vigente hoy en la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) Además, se arbitró un sistema de urgencia que habilitaba al presidente del CGPJ, entonces Javier Delgado, a dirigir el proceso electoral abierto para determinar algunos aspectos de la selección de los candidatos pertenecientes a la carrera judicial. Ese mecanismo, por su propia naturaleza, caducó tras la elección del actual CGPJ y, en la actualidad, aún no se ha determinado un nuevo sistema que ponga en marcha el proceso. El deterioro de las relaciones entre el Consejo General del Poder Judicial y las Cámaras lo pone todo aún más difícil, si cabe. Desde ninguna de las dos instituciones se quiere dar el primer paso para deshacer el tapón aseguran distintas fuentes consultadas por este periódico. Un documento de trabajo que maneja el Consejo General del Poder Judicial deja claro que la fórmula utilizada en la anterior renovación no es viable desde el momento en que las normas como aquélla de ámbito El ministro López Aguilar, ayer durante unas jornadas de estudios constitucionales en Castellón temporal no se aplicarán a supuestos ni en momentos distintos de los comprendidos expresamente en ellas y atribuye a las Cámaras tanto el deber de iniciar el procedimiento de renovación del CGPJ como el deber de determinar las facultades de dirección del proceso electoral que corresponden al Consejo. Este documento apunta a la conveniencia de que ambas instituciones firmen un Convenio, aunque de momento tampoco ha habido contactos en esa dirección. El texto considera debatible que el CGPJ tenga facultades decisorias propias para poner en marcha, con carácter autónomo un proceso de preselección de candidatos Y concluye, de acuerdo con la doctrina del Tribunal Supremo, que la materia de que se trata es de naturaleza estrictamente parlamentaria y, como tal, su desarrollo compete a las Cámaras. Ante la posibilidad de que la renovación del CGPJ sufra un enquistamiento tanto por desavenencias políticas- -el acuerdo entre los dos grandes partidos es imprescindible ya que la elección de los vocales exige mayoría de tres quintos en cada una de las Cámaras- -como por las razones de índole técnica antes expuestas, el Ministerio de Justicia guarda un as en la manga consistente en la introducción- -vía enmienda parlamentaria- -de cambios profundos en el sistema de renova- EFE En 2001 se arbitró un sistema que habilitó al entonces presidente, Javier Delgado, para regular la selección de los candidatos Esa medida urgente ha caducado y sólo sirvió para esa renovación del Consejo ción del CGPJ dirigidos a evitar que su actual composición se prorrogue en exceso. El órgano de gobierno de los jueces es una institución incómoda para el Gobierno del PSOE, por lo que su interés pasaría por desactivarlo lo antes posible. Pese a ello, el Ejecutivo no quiere dar pasos en falso ya que cualquier decisión prematura- -el plazo de enmiendas a la LOPJ, que actualmente se tramita en el Congreso, concluye el 31 de marzo- -tendría un elevado coste político. Limitar el poder del Consejo Las enmiendas que el Ministerio de Justicia tiene sobre la mesa ofrecen varias posibilidades, pero todas ellas inspiradas en un denominador común: limitar el poder del CGPJ desde el momento mismo en que venza su mandato si su renovación no se produce dentro de ese plazo. Con la ley vigente, el Consejo en funciones mantiene intactas todas sus competencias. Una de esas opciones consiste en reducir la capacidad de actuación del Ple-