Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 9 3 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil RAJOY, CERTERO DISCURSO ARA Mariano Rajoy, el 11- M está fuera de su discurso político, lo que no quiere decir en ningún caso que el presidente del PP deje de reclamar al Ejecutivo que se siga investigando para esclarecer el atentado hasta sus últimas consecuencias. Cuando subraya que aquella fecha no forma parte de su discurso político, Rajoy pretende trasladar a la opinión pública la idea de que su partido se proyecta al futuro sin ataduras a un pasado que, de la misma manera que no puede caer en el olvido- -por respeto a las víctimas y sus familiares- no puede tampoco agotar todas las energías de una formación depositaria de la confianza de diez millones de españoles. Dos años después, y tras una dolorosa travesía, el Partido Popular se encuentra en el mejor momento para, desde la cohesión y la unidad, consolidarse como sólida alternativa de Gobierno, con nuevas iniciativas y proyectos. Desde el recuerdo emocionado a los 193 asesinados, Rajoy acierta al abrir el campo de miras de un partido obligado, desde la firmeza de sus convicciones, a dar respuesta a las demandas de una sociedad abierta que supo superar el impacto emocional de aquella fecha marcada, a sangre y fuego, en la memoria colectiva. P OTRO PERFIL PARA EL GOBERNADOR L Gobierno (o, al menos, su vicepresidente segundo) ya tiene candidato para sustituir a Jaime Caruana, cuyo mandato de seis años como gobernador del Banco de España vence el próximo mes de julio. Anteayer se anunciaba el nombramiento inminente por el Consejo de Ministros, como consejero del organismo supervisor, de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, actual secretario de Estado de Hacienda. Se trata, según se dice, de un tecnócrata que es a la vez militante del PSOE, cuyo currículo incluye el paso por las tres secretarías de Estado del Ministerio de Economía y Hacienda, la presidencia del Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Comisión del Sistema Eléctrico Nacional y diversos puestos de relieve en organizaciones económicas internacionales. De su plena implicación con la política gubernamental- -como es natural, dado su cargo- -es buena prueba el protagonismo del nuevo consejero en la elaboración de la reforma fiscal en proyecto y de la próxima ley de Lucha Contra el Fraude, así como en las negociaciones con los nacionalistas sobre el Estatuto catalán. En definitiva, Fernández Ordóñez ha sido la mano derecha de Pedro Solbes durante estos dos últimos años y su designación tiene una lectura evidente desde el punto de vista interno: el vicepresidente mueve ficha para ganar posiciones ante cualquier otra candidatura vinculada con Miguel Sebastián, asesor económico de Rodríguez Zapatero en La Moncloa, cuyo nombre ha circulado también junto con el de otros eventuales candidatos. Téngase en cuenta que los últimos gobernadores del Banco de España- -Luis Ángel Rojo y el citado Caruana- -estaban ya integrados en el organismo antes de su nombramiento formal por el Rey a propuesta del Gobierno. Nadie pone en duda que el todavía secretario de Estado reúna el requisito de poseer una reconocida experiencia en el sector bancario y monetario, según exige la ley vigente. Sin embargo, es natural que el PP haya mostrado su desaprobación porque la independencia, rasgo inherente a un puesto institucional tan significado, no puede predicarse en términos objetivos de una persona cuya militancia es pública y notoria. También diversos ambientes financieros se han hecho eco de esta reflexión. Fernández Ordóñez ofrece, en efecto, un perfil altamente político, rom- E piendo así una práctica reiterada que hizo imposible en su día el acceso a dicho cargo de Luis Gámir, vetado por el PSOE, o de Juan Manuel Eguiagaray, bloqueado por el PP. Los nombramientos para determinadas responsabilidades institucionales no deben estar contaminados por la política de partido. Parece que el Gobierno socialista lo había entendido- -eso sí, de cara al futuro- -en relación con algunos puestos que han sido controvertidos desde los primeros tiempos del sistema democrático. El Banco de España, afectado lógicamente por el esquema competencial de la Unión Europea, conserva funciones de máxima importancia. Como miembro del Sistema Europeo de Bancos Centrales, define y ejecuta la política monetaria de la zona euro y gestiona las reservas oficiales de divisas del Estado, entre otras funciones. Como Banco Central de España debe promover el buen funcionamiento y estabilidad del sistema financiero y, en particular, supervisar la solvencia y cumplimiento de la normativa por parte de las entidades de crédito. El papel jugado por Caruana en la reciente crisis derivada del intento por parte de Sacyr- Vallerhermoso de hacerse con el control del BBVA es fiel reflejo de la capacidad de decisión que todavía conserva el gobernador. No se puede pasar sin solución de continuidad de diseñar y ejecutar en sus más altos niveles la política económica y fiscal del Gobierno a la supervisión imparcial de determinadas decisiones que afectan al núcleo mismo de dicha política. Las partes no pueden convertirse en jueces del mismo proceso en que están o pueden haber estado implicadas. No sólo es cuestión de ser honrado, ni siquiera de parecerlo: es una exigencia elemental para la credibilidad del sistema financiero español a los ojos de los agentes económicos nacionales y extranjeros en un momento especialmente delicado para la imagen de España en los mercados internacionales en función de las opas sobre Endesa. El gobernador del Banco de España tiene que ser independiente no sólo por su voluntad subjetiva de actuar como tal, sino por los datos objetivos que se desprenden de su trayectoria. Hay muchos profesionales en España que ofrecen el perfil adecuado, sin necesidad de acudir a un político con carné de partido, aunque posea sin duda los conocimientos técnicos precisos. UNA ACLARACIÓN OBLIGADA A LA CRISIS NUCLEAR AL ROJO VIVO A Agencia Internacional de la Energía Atómica no ha sido capaz de resolver la crisis nuclear con Irán y no ha tenido más remedio que resignarse a remitir el expediente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde ha empezado el camino para la previsible imposición de sanciones a Teherán. La reacción de los ayatolás a esta decisión ha sido una declaración desafiante, en la que se habla claramente de amenazas y de causar dolor de una manera que evidencia sus intenciones reales. No sabemos todavía si Irán tiene capacidad nuclear, pero ya nos dicen para qué quieren tenerla: para amenazar con ella. O la negociación o la confrontación dijo claramente ayer su embajador en la OIEA. La negociación es que se les permita seguir con el proceso tecnológico para dotarse de armas nucleares, y la confrontación, la amenaza de usarlas. Es decir, deja a la comunidad internacional la opción de ceder a su chantaje ahora o dejarlo para más adelante, algo claramente inaceptable. Por eso es tan importante que las gestiones diplomáti- L cas de Europa y Estados Unidos en el Consejo de Seguridad se lleven a cabo con la máxima eficacia y determinación, porque de ellas dependerá el resultado que pueda tener esta grave crisis. Si la ONU no puede impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear, no sólo habrá fracasado en su misión de hacer de este mundo un lugar más seguro para todos, sino que habrá abierto la puerta para que docenas de regímenes poco presentables puedan seguir el mismo camino, ahora que la tecnología se ha hecho lo bastante barata y accesible. Rusia y China están destinados a ser dos actores fundamentales en esta situación, no solamente porque tienen derecho de veto en el Consejo de Seguridad, sino porque hasta ahora han sido el mejor parapeto para el régimen de Teherán. Si ambos quieren ser considerados como parte de una comunidad de intereses y de valores, éste es el momento de demostrarlo, para decirle al mundo que, efectivamente, no hace falta acudir a la opción extrema del uso de la fuerza para resolver un gravísimo problema en el que todos nos jugamos mucho. CIERTA el Ministerio de Justicia al dictar una nueva orden que mantiene las actuales denominaciones de marido y mujer o padre y madre en las inscripciones del Registro Civil, en los supuestos de matrimonios o progenitores de sexo diferente- -la inmensa mayoría- -después de que las modificaciones publicadas en el BOE el pasado 3 de marzo, en respuesta a una nueva realidad social (matrimonios del mismo sexo) suprimieran incomprensiblemente dichos términos en los modelos oficiales. En parejas del mismo sexo se utilizará el término progenitor a para inscribir a los hijos, mientras que en la inscripción de un matrimonio de la misma naturaleza los contrayentes podrán utilizar el término cónyuge Las dudas surgidas a raíz de la modificaciuón publicada en el BOE el pasado viernes han obligado al Ministerio de Justicia, con buen criterio, a dictar una nueva orden que aclara la anterior. El Departamento del que es titular Luis Fernando López Aguilar sale así al paso de las críticas suscitadas y opta por las modificaciones terminológicas que sean necesarias y no por extender a todos los supuestos las singularidades terminológicas que requieren los matrimonios formados por personas del mismo sexo O sea, una rectificación obligada.