Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER MIÉRCOLES 8 3 2006 ABC La Iglesia reclama una verdadera igualdad laboral para la mujer J. BASTANTE MADRID. Podemos decir que la pobreza tiene nombre de mujer. Tampoco hay una auténtica igualdad de oportunidades, ya que sigue existiendo el llamado techo de cristal que impide que las mujeres consigan puestos directivos y de responsabilidad. Se sigue manteniendo una desigualdad salarial Éste es el núcleo del mensaje que ha enviado la Iglesia española, a través de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y las delegaciones diocesanas de Pastoral Obrera, para el Día Internacional de la Mujer. En un comunicado, estas organizaciones piden una verdadera igualdad laboral y una justicia social que permita vivir dignamente a esos miles de mujeres que no pueden sacar adelante con sólo su esfuerzo a sus familias Del mismo modo, se denuncian las malas condiciones de la mujer en el ámbito laboral, donde el 36 por ciento realizan su tarea en condiciones irregulares También se recuerda que, en el trabajo del hogar, la mayoría de las mujeres asalariadas tienen que soportar una doble jornada: extradoméstica y doméstica Constatamos- -recalca el mensaje- -que es imposible la conciliación de la vida laboral y la vida familiar, porque el sistema productivo neocapitalista se mueve en unos valores totalmente contradictorios e irreconciliables con los valores de la vida familiar Por ello, estos organismos piden a nuestra Iglesia, y nos comprometemos en ella, a que recupere y difunda el rostro materno de Dios; a que potencie todo ese movimiento de mujeres teólogas que están creando una nueva forma de investigar y de producir teología partiendo de su propia experiencia de fe; y que abra cauces a la corresponsabilidad de las mujeres en la vida y misión de la Iglesia El Gobierno rebaja la estatura mínima de la mujer para ser policía o guardia civil Como requisito se pedirá 1,60 metros de altura, en lugar de 1,65 b Las mujeres solamente represen- tan el 3,2 de los efectivos de la Guardia Civil y el 11,3 de los funcionarios de carrera en la Policía Nacional M. J. P- B. MADRID. A partir de hoy un mayor número de mujeres tendrán opción a ingresar en el Cuerpo Nacional de Policía y en la Guardia Civil, porque se ha eliminado una de las barreras físicas que más impedían su acceso. Según publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Gobierno ha rebajado en cinco centímetros la altura física mínima que se exigía como requisito para ingresar en ambos cuerpos, pasando de 1,65 metros a 1,60, una estatura más acorde con la media de las españolas, la cual se sitúa en 1,61 metros. Es decir, a la mujer se le pedirá que mida como mínimo un centímetro menos que la media nacional. Sin embargo, la talla que se pide a los varones es 1,70 metros, seis centímetros menos que la media nacional, que es 1,76 metros. El propio texto del BOE reconoce que hasta ahora la estatura de 1,65 metros suponía un impedimento que ha discriminado el ingreso de la mujer en ambos cuerpos. Una declaración que de hecho confirmaba ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) mediante un estudio en el que revelaba que sólo el 3,24 de los efectivos de la Guardia Civil son mujeres, mientras que ellas en ese mismo cuerpo representan el 84,4 de los puestos de personal civil, es decir, de las funciones administrativas. En la Policía Nacional, las mujeres sólo representaban el 11,39 de los funcionarios de carrera y su presencia era mínima en los puestos o cargos más altos. Una agente de la Guardia Civil durante el desfile del día del Pilar El BOE también afirma que las féminas no han tenido un acceso en las mismas condiciones de igualdad con respecto al colectivo masculino, al existir una clara desproporción entre la talla mínima exigida a la mujer, que está por encima de la estatura media nacional femenina, con respecto a la exigida al hombre, que está por debajo de la estatura media nacional masculina RAFAEL CARMONA Esta medida que entra en vigor hoy se ha cursado a través de dos órdenes ministeriales: la de la Guardia Civil ha sido dictada desde el Ministerio de la Presidencia y la de la Policía Nacional desde el del Interior. Tendrá carácter retroactivo pues afectará a los procesos selectivos de ingreso en ambos cuerpos en los que aún no haya finalizado el plazo de presentación de solicitudes. Los hombres españoles e italianos, los europeos que menos colaboran en las labores domésticas LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. Yo pongo el lavavajillas los fines de semana, hago la compra los sábados y la cena los domingos afirma David, un español afincado en Bruselas casado y con dos hijos, que asegura que su horario de trabajo no le permite ayudar mucho en las tareas caseras. Lars, un joven sueco que vive con su novia, afirma que pagar la cuenta en un restaurante es lo único que le diferencia de ella, puesto que cambia el mismo número de pañales, se reparten la limpieza y comparten cada tarea del hogar. Según un estudio publicado por Eurostat, el institu- to europeo de estadística, los hombres españoles son, junto con los italianos, los que menos colaboran en las tareas domésticas. Los hombres españoles suelen dedicar una hora y 37 minutos diarios al trabajo en el hogar, muy lejos de la media europea de dos horas y 22 minutos. No obstante, la mujer española, que dedica casi cinco horas diarias al hogar, sobrepasa la media de las mujeres europeas, de tres horas y 47 minutos. La jardinería, los trabajos de reparación y bricolaje y hacer la compra y cocinar son las actividades domésticas preferidas por los hombres euro- peos, mientras que las mujeres dedican su tiempo de trabajo en casa a la limpieza, el cuidado de los niños, la cocina, la lavadora y lavar los platos. A la disparidad del trabajo doméstico en Europa, se suma un mundo laboral más precario para la mujer. Según el informe, tan sólo un 56,3 de las mujeres en la Unión Europea están empleadas, y de ellas un 32,6 tienen un trabajo de media jornada para poder conciliarlo con la vida familiar. En el caso de los hombres, la tasa de empleo en 2005 se elevó al 71,2 y tan sólo un 7,3 de ellos trabajan media jornada. En cuanto a cargos directivos, las mujeres apenas ocupan un 32 en la UE, cifra que se mantiene en España y que es superada hasta llegar a alcanzar el 44 en países como Lituania, y cifras similares en Letonia y Estonia. Sin embargo, las universidades europeas acogen cada vez a más mujeres (55 que a hombres.