Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 3 2006 Madrid 39 Fontaneros y electricistas aparcarán con horas y precios especiales en zona azul Finaliza sin acuerdo el encuentro con los vecinos de Carabanchel Alto invita a los representantes vecinales a negociar mejoras en el SER, y éstos responden que no pararán hasta que se retiren los parquímetros SARA MEDIALDEA MADRID. Los fontaneros, electricistas y empleados de empresas de reparación de electrodomésticos, entro otros profesionales de servicios, podrán aparcar sus vehículos en las zonas reguladas por parquímetros durante más tiempo que los demás, y con diferentes precios. Así se acordó ayer en una reunión entre el concejal de Movilidad, Pedro Calvo, y el presidente de la Asociación de Empresarios del Metal de Madrid, José Miguel Guerrero. Las plazas en las que aparquen estos vehículos comerciales- -aquellos con fiscalidad diferente, como las furgonetas- -podrán ser pintadas de naranja o ser las azules que ahora se utilizan para la rotación. Tanto este detalle como cuántas serán las disponibles, cuál será la limitación horaria para estos vehículos o la tarifa que pagarán- -que podría rondar los 140- 160 euros al año- -serán fijados en un nuevo encuentro que mantendrán el 15 de marzo próximo. Este fue el único acuerdo adoptado ayer sobre los parquímetros, dado el rotundo fracaso de la reunión que mantuvieron, por la tarde, representantes de la asociación de vecinos de Carabanchel Alto y el concejal de Movilidad, Pedro Calvo. El mismo terminó hora y media después de iniciarse sin que las partes se hubieran movido ni un centímetro en sus posturas. De entrada, la reunión se inició con polémica: aunque fue solicitada por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAV) su presidente, Francisco Caño, la abandonó nada más comenzar por el veto impuesto por los vecinos de Carabanchel contra el secretario general de la FRAV y también vecino del barrio, Gabriel Lozano, que les acompañaba. b El concejal de Movilidad Derribar parquímetros no es vandalismo Los vecinos de Carabanchel Alto que ayer se reunieron con el Gobierno local aseguraron que están en contra de la violencia contra los parquímetros, pero señalaron No nos extraña que se haya llegado a ello; eso no es vandalismo, aunque no lo apoyamos. Los vándalos son los que gobiernan imponiendo cosas que nos perjudican Añadieron que un movimiento ciudadano como éste no se puede controlar; no lo compartimos pero lo entendemos Una posición frontalmente opuesta a la de las autoridades locales, que recordaron que en Carabanchel, ninguno de los 32 parquímetros instalados está en servicio Los daños han sido puestos en conocimiento del juez, que en algunos juicios rápidos que está realizando los ha tipificado como delito o falta En los últimos días, no obstante, los responsables municipales señalaron que los desperfectos registrados han sido testimoniales ción de aparcamiento. Y aseguraron que la implantación del SER se ha basado en muchas mentiras En sus calles, añadieron, existe un problema de aparcamiento nocturno, pero eso no se resuelve con parquímetros, sino con aparcamientos para residentes Se sintieron heridos por haberse insinuado que su protesta tenía tintes políticos: Todo el barrio participa en esta lucha, incluso los votantes del PP Y lamentaron el papel de la Policía Municipal, con decenas de patrullas vigilando un bien privado como es un parquímetro Un sacaperras Aseguraron que no vamos a parar hasta que retiren los parquímetros en todos los barrios y se negaron a discutir posibles mejoras en el servicio, que consideran un sacaperras No cuestionamos- -añadieron- -el SER: en las zonas centrales está bien, pero se da de tortas con los barrios periféricos Por eso, pidieron la retirada de los parquímetros y también que se retiren los cargos y expedientes abiertos contra varias personas por las protestas El concejal Pedro Calvo reconoció que no había habido un diálogo fructífero: ha sido como dar contra un frontón No quisieron, explicó, negociar cambios en la distribución de plazas o en los horarios- -el Ayuntamiento propuso extenderlo por la noche e iniciarlo más tarde por la mañana- Y aseguró que la reunión se había prolongado durante hora y media por la paciencia supina del Ayuntamiento Los representantes vecinales, insistió Calvo, nos han llamado mentirosos, torpes, prepotentes e incompetentes No obstante, nuestra puerta queda abierta para negociar las mejoras aunque por supuesto, el sistema no se va a retirar En Carabanchel Alto, recordó el edil, hay 850 plazas del SER, de las que 535 son verdes, y 275 vecinos ya han pedido la tarjeta de residente. El concejal de Movilidad, Pedro Calvo, con los representantes vecinales de Carabanchel Alto JULIÁN DE DOMINGO Veto a un representante vecinal El motivo alegado fue de índile personal Lozano, dijeron los representantes vecinales, está de acuerdo con los parquímetros algo que el interesado negó. Caño, quien aseguró que el tema de los parquímetros empieza a oler mal decidió salir también de la reunión para facilitar cualquier posibilidad de negociación. Pero pronto se vio que ésta era inviable, al menos ayer: los representantes de los vecinos de Carabanchel Alto negaron que los parqúimetros se instalen en su barrio a petición vecinal: Hemos presentado instancias de 3.500 personas pidiendo lo contrario Negaron que el casco histórico tenga incidencia comercial ni precise de esta regula- Comienza la construcción de la cárcel de Estremera, con capacidad para 1.000 reclusos ABC MADRID. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, colocó ayer en Estremera la primera piedra del Centro Penitenciario Madrid 7, una auténtica ciudad penitenciaria dijo, muy diferente a los tradicionales penales proyectados exclusivamente para la custodia, que entrará en servicio en 2008 y albergará a un millar de presos. Este nuevo complejo penitenciario, que se ubicará en Estremera, a 62 kilómetros de distancia de la capital, será uno de los más modernos del mundo según explicó Alonso, tanto por su estructura como por las innovaciones medioambientales, y dará respuesta a la necesidad de plazas penitenciarias existentes en la Comunidad, en la que se concentra el 12,9 por ciento de la población penitenciaria. La entrada en servicio de este nuevo centro está prevista para el primer trimestre de 2008, albergará exactamente a 1.008 presos y también dispondrá de otras 206 plazas complementarias distribuidas en aislamiento, ingresos y enfermería para diversas necesidades. De esta forma, se incrementará en un 35 por ciento la capacidad del sistema penitenciario en Madrid. La prisión se construirá en una parcela de 36 hectáreas de superficie y está diseñada para albergar 12 módulos residenciales de 72 celdas y otros 4 módulos más polivalentes de 36 celdas. La última cárcel que se inauguró en Madrid fue la de Aranjuez, hace ya más de ocho años.