Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 3 2006 25 La oferta de Teherán de congelar su plan nuclear durante dos años centra la reunión de la Junta del OIEA El secuestro de un niño de 17 meses que sufre una grave enfermedad conmociona a toda Italia El rehén de EE. UU. no aparece en el nuevo vídeo que muestra a 3 de los 4 pacifistas raptados en Irak El jefe de las tropas británicas en el sur del país afirma que su retirada total acabará en 2008 b El embajador norteamericano Detenida la madre del No a la guerra MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Por segunda vez en lo que va de año, Cindy Sheehan acabó con sus huesos en la cárcel. La madre de un soldado fallecido en Irak, famosa por haber recuperado el movimiento antibelicista en agosto al plantarse frente al rancho de George W. Bush en busca de una explicación a su dolor, fue violentamente esposada por la Policía de Nueva York cuando participaba ayer en una sentada a las puertas de la misión de Estados Unidos en la ONU, donde quería entregar 70.000 firmas pidiendo la retirada de las tropas. Las versiones difieren en este punto. El movimiento Women Say No to War (Las mujeres dicen no a la guerra) que había organizado el acto con mujeres iraquíes, asegura que habían recibido permiso para entregar la petición, pero que al llegar les cerraron las puertas del edificio. La Policía dijo tener órdenes de muy arriba de que había un cambio de planes. Por su parte, el portavoz de la misión estadounidense, Richard Grenell, admitió haber invitado a las mujeres detenidas a discutir sus preocupaciones: Ella eligió no venir y bloquear la entrada del edificio porque estaba orquestado para los medios y no para una discusión racional Según la organización de mujeres, los agentes neoyorquinos fueron tan violentos que Cindy Sheehan tiene un brazo torcido y hematomas en la espalda y la cabeza. Ya fue detenida el pasado 30 de enero en el Capitolio, durante el discurso sobre el Estado de la Unión del presidente George Bush por vestir una camiseta con el número de soldados muertos en Irak. La Policía le pidió disculpas públicamente al día siguiente. en Irak, Zalmay Jalilzad, afirmó que ahora es posible una guerra civil después de que hayamos abierto la caja de Pandora ABC BAGDAD. La cadena de televisión Al Yasira emitió ayer un breve vídeo sin voz en el que se veía a tres de los cuatro pacifistas cristianos que fueron secuestrados en noviembre en Irak. En las imágenes podían distinguirse los rostros del rehén británico, Norman Kember, y de los dos canadienses, James Loney y Harmeet Sooden. Pero no aparecía el norteamericano Tom Fox, que fue capturado junto a los tres primeros. Una ausencia que nadie explica, y que suscita la preocupación por lo que haya podido ocurrir al rehén. La cinta muestra a los tres hombres sentados en sillas y hablando, aunque sin sonido. Un locutor de la televisión precisó que los rehenes piden a sus gobiernos y a los de los países del Golfo que trabajen por su liberación. El pasado 28 de enero los secuestradores difundieron un primer vídeo con una declaración en la que afirmaban que era la última oportunidad para liberar a todos los presos iraquíes a cambio de la puesta en libertad de los rehenes. Así las cosas, poco después de que reapareciesen las especulaciones sobre una salida más o menos inminente de las tropas en Irak, el general Nick Houghton, jefe de las tropas británicas desplegadas en el sur del país, afirmó que existen planes para una retirada gradual de las fuerzas del Reino Unido que concluirá en 2008. En declaraciones al diario The Daily Telegraph, Houghton señaló que la salida de las tropas se articulará en un proceso de cuatro fases que podría comenzar esta primavera o a finales del verano. Según el general, es necesario que la retirada gradual se inicie pronto para asegurar que los iraquíes entienden que las fuerzas británicas no tienen la intención de quedarse para siempre. No obstante, un portavoz del Gobierno británico no quiso confirmar estas declaraciones ni poner fecha a una eventual retirada. Las declaraciones pesimistas se multiplican en los últimos días. Entre ellas las del embajador norteamericano en Irak, Zalmay Jalilzad, quien afirmó que es posible una guerra civil después de que hayamos abierto la caja de Pandora con la invasión. Sin Parlamento El proceso político sigue bloqueado y cada día más enredado. Aunque el presidente iraquí, Yalal Talabani, convocó al Parlamento para el próximo domingo, representantes de la poderosa coalición de partidos religiosos chiíes se entrevistaron con el jefe de Estado para pedirle un nuevo retraso de la sesión. Parece claro que, aunque el Parlamento se reúna, no será posible una sesión formal de trabajo en vista del marasmo político actual. Continúan las presiones para que Ibrahim al- Yafari renuncie a seguir como jefe de Gobierno, pero los religiosos chiíes le respaldan incondicionalmente. REUTERS Tres de los cuatro rehenes secuestrados aparecen en las imágenes del vídeo de Al Yasira difundido ayer