Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 8 3 2006 ABC Internacional Israel amenaza con matar al primer ministro palestino si Hamás vuelve al terrorismo Ehud Olmert promete reducir el dinero destinado a las colonias judías de Cisjordania b Al Fatah recurre al Tribunal Supremo para anular las primeras decisiones del nuevo Parlamento, que recortó los poderes del presidente, Mahmud Abbas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Nadie, ni siquiera el próximo primer ministro palestino, es inmune a la guerra contra el terrorismo que lleva a cabo Israel. Mucho menos si las elecciones generales hebreas están, como es el caso, a la vuelta de la esquina, el 28 de marzo. Así de claro lo dejó ayer el titular israelí de Defensa, Saúl Mofaz, quien sólo unas horas después de que su Fuerza Aérea acabara en Gaza con la vida de dos milicianos del Yihad Islámico, pero también con las de dos hermanos de 8 y 14 años de edad que pasaban por allí, puso en el centro de la diana de los próximos asesinatos nada selectivos al primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, caso de que Hamás vuelva a las andadas terroristas, en cuarentena desde hace un año. Tanto Mofaz como el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, el general Eliezer Shakedy, insistieron en la necesidad de seguir adelante con esta estrategia de ejecuciones extrajudiciales, que se ha demostrado muy útil en la guerra contra el terrorismo Shakedy aseguró que la muerte de tres civiles en el ataque del lunes, entre ellos los hermanos Al- Batch, no se debió ni a un error técnico ni a un fallo humano: Cuando activamos el misil no había civiles junto a la camioneta en la que viajaban los terroristas del Yihad Islámico. Hacemos esfuerzos sobrehumanos para evitar que mueran civiles en este tipo de ataques y casi siempre lo conseguimos. Hemos logrado rebajar el porcentaje de víctimas inocentes de un 50 por ciento hasta 2003 a un 3,5 en 2006. Pero esto es una guerra y en la guerra, por desgracia, también mueren inocentes Funerales en Gaza de Ahmed Souisi (derecha) y de los hermanos Rael y Ahmed al- Batch, víctimas del Ejército israelí más en contra de Abbas. La lucha fratricida, por ahora limitada a la política, está servida. De fondo, el lanzamiento ayer de una campaña electoral dominada por el coma de Ariel Sharón, la corrupción denunciada en cada uno de los principales partidos israelíes, la escalada de la violencia, la llegada de Hamás al poder palestino y las palabras del primer ministro interino y líder de Kadima. Ehud Olmert prometió ayer que, de ganar las elecciones, su partido reducirá de forma paulatina las inversiones en los asentamientos judíos de Cisjordania, 60.000 millones de dólares en los últimos 40 años, para destinarlos en parte a las áreas subdesarrolladas de Jerusalén, el Néguev y la Galilea. Ello, claro está, después de haberse anexionado una parte importante de REUTERS Ismail Haniyeh, que trabaja para formar Gobierno, dijo no estar preocupado por las amenazas de Israel Cisjordania, tal y como lo diseñó Sharón antes de caer en coma. Hace más de un año, la mano derecha del hoy convaleciente primer ministro israelí, Dov Weisglass, explicó, para justificar la retirada de Gaza, que una parte importante del territorio de Cisjordania pasará a manos israelíes, por medio de un muro que hará imposible la formación de un Estado palestino viable, continuo y contiguo. Nada de ello, pese a lo mucho que se la menciona de un tiempo a esta parte, figura en la maltrecha y violada, por unos y otros, Hoja de Ruta. Como si no fuera con él Ismail Haniyeh, quien trabaja contrarreloj para formar el nuevo Gobierno palestino, dijo no estar preocupado por las amenazas que contra él ha lanzado el Gobierno de Israel. Tampoco su partido, enfrascado en una lucha legislativa con Al Fatah, en una clara muestra de la cohabitación imposible que espera a Haniyeh y al presidente, Mahmud Abbas. Los diputados de Al Fatah, que ayer boicotearon la segunda sesión del Parlamento palestino, han recurrido al Tribunal Supremo para que anule el recorte de poderes decidido por Ha- Yigal Amir, el asesino de Rabin, podrá ser padre desde la cárcel por inseminación artificial J. CIERCO JERUSALÉN. Yigal Amir, el extremista judío que asesinara en 1995 al entonces primer ministro de Israel, el laborista Isaac Rabin, ha recibido el correspondiente permiso del Ministerio de Justicia para poder tener un hijo con su esposa, a través de inseminación artificial. Condenado a cadena perpetua en una celda de aislamiento, Amir contrajo matrimonio por poderes en 2004 con Larissa Trimbobler, emigrante rusa separada y con cuatro hijos. La pareja, que no puede mantener contactos conyugales en prisión, recurrirá así a la inseminación artificial para intentar tener un hijo, algo que ha sido criticado con dureza desde muchas instituciones israelíes, pero que el Estado no puede impedir con la ley en la mano, según reconocieron ayer las autoridades hebreas. El Centro Rabin para Estudios de Israel rechazó la decisión de las autoridades penitenciarias, y afirmó que el asesinato de Rabin estuvo dirigido contra la democracia israelí y el Estado y, por esa razón, el detestable asesino Amir no puede disfrutar de los derechos de un preso normal Asimismo, la institución encargada de mantener vivo el legado del mandatario que en 1993 firmó los históricos acuerdos de Oslo advirtió de que la decisión es un mensaje negativo para las futuras generaciones Por su parte, el abogado Samuel Casper, quien en una oportunidad representó a Amir, en declaraciones publicadas por la edición electrónica del diario Jerusalem Post dijo que ante esta decisión, Amir planea llevar el caso ante el Tribunal Supremo de Justicia para defender su derecho a recibir visitas conyugales