Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 3 2006 Nacional 13 DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA EL FRENTE JUDICIAL Una letrada de EKIN pretende invalidar una importante prueba de cargo contra Alegría Zulueta quiso hacer creer que el tribunal había extraviado varios documentos b Los abogados de los 55 acusados La Audiencia mantiene a Santi Potros en prisión hasta 2030 N. V. MADRID. La Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional acumuló ayer las once condenas impuestas al dirigente etarra Santiago Arróspide Sarasola, Santi Potros que suman más de 3.000 años de cárcel por distintos atentados, entre ellos el cometido en el Hipercor de Barcelona, en el que murieron 21 personas. El auto de acumulación fija el límite máximo de cumplimiento en 30 años de prisión, lo que significa que permanecerá encarcelado hasta 2030, ya que fue extraditado por Francia el 21 de diciembre de 2000. La de Santi Potros es la primera acumulación de condenas de un miembro de ETA que lleva a cabo la Sala de lo Penal después de que el Tribunal Supremo resolviera sobre la de Henri Parot y estableciera una nueva doctrina para conseguir que los etarras con múltiples asesinatos cumplan de forma efectiva 30 años. Así, las redenciones de pena previstas en el Código Penal de 1973 se aplican ahora sobre cada una de las condenas, empezando por la más grave, y no sobre una global de 30 años. volvieron a intentar ayer torpedear el proceso; en concreto, la declaración de Alegría, enlace de KAS con ETA, según el fiscal N. VILLANUEVA MADRID. La letrada del principal acusado del macrojuicio de EKIN, Arantza Zulueta, pretendió ayer dejar sin efecto uno de los informes policiales que han servido para mantener la acusación contra su cliente, Xabier Alegría, considerado enlace entre KAS y ETA. Se trata de información relativa a los consejos de administración de Orain (editora de Egin) supuestamente elaborada por Alegría e incautada en el ordenador del etarra José María Dorronsoro cuando éste fue detenido en Francia en 1993. Al percatarse de que el secretario judicial no era capaz de encontrar los documentos solicitados (la numeración no coincidía con los informes requeridos) Zulueta pidió una vez más la suspensión del proceso, a lo que no accedió la presidenta de la Sección Tercera, Ángela Murillo, quien decidió se- guir adelante tras un receso de media hora. Fue entonces cuando la letrada solicitó que constara en acta que los papeles (una prueba de cargo fundamental contra su cliente) no estaban entre los objetos intervenidos al etarra Dorronsoro, algo a lo que la Fiscalía se negó, al considerar que es la defensa, y no el tribunal ni el Ministerio Público, quien tiene que detallar de qué documentos precisa para realizar sus interrogatorios. La estrategia de la suspensión El pleno control por parte de ETA y KAS de Orain y Egin a través de puestos de responsabilidad por parte de representantes de la dirección política se constata a lo largo de 1993 por el intercambio constante de directrices, consignas e instrucciones entre los responsables de ETA y sus delegados de KAS, especialmente a través de Xabier Soares Gamboa confesó ante Garzón que Alegría se reunió en Santo Domingo con el etarra Eugenio Etxebeste Alegría, quien en sus comunicaciones con la dirección de ETA utilizaba el seudónimo de Garikoitz dice el fiscal en su escrito de calificación. A la infructuosa petición de suspensión del proceso que enarboló Zulueta se unieron las del resto de los letrados de las defensas, que una vez más denunciaron el desorden de las diligencias previas que la Sala aceptó incorporar a la causa principal en diciembre pasado y cuyo estudio ya obligó a aplazar el macrojuicio durante varias semanas. Murillo se negó también a aceptar esta solicitud conjunta, y el juicio prosiguió con la declaración de Alegría (que concluyó ayer) y con la de Xabier Arregui, acusado de pertenencia a organización terrorista y para quien el fiscal solicita 12 años de prisión. Alegría reiteró que no ha mantenido contactos con ETA y negó que, tal y como declaró el etarra Soares Gamboa ante el juez Garzón, se reuniera en Santo Domingo con Eugenio Etxebeste. Además, y al igual que el día anterior, señaló que nunca ha sido militante de EKIN y que lo afirmó ante la Guardia Civil y el juez porque fue sometido a torturas