Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 8 3 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. BEBEREMOS AGUA DE LOS ICEBERGS A tenemos más agua. Los embalses están por encima del 50 por ciento de su capacidad por primera vez desde julio pasado. Pero no es para echar las campanas al vuelo. Las últimas precipitaciones han incrementado sólo en un 1,3 por ciento las reservas. Así que sería necesario que lloviese cinco veces más antes de finales de la inminente primavera para que los pantanos llegasen LUIS IGNACIO al nivel que se PARADA considera deseable. Y que además lo hiciese en las cuencas fluviales donde más necesaria resulta, que son las que tienen unas reservas inferiores a la media nacional. El agua es un bien escaso y caro. Pero nos permitimos despilfarrar el 30 por ciento de la contenida en los embalses por fallos en las canalizaciones. Sólo el 3 por ciento de la que hay en la Tierra es agua dulce. Es suficiente para un consumo cinco veces superior al actual. Pero, por desgracia, el 98 por ciento de toda esa agua está en los lugares donde menos falta hace: en forma de hielo perpetuo en los casquetes polares de la Antártida y Groenlandia. En los dos últimos años se han hundido dos plataformas glaciares de 720.000 millones de toneladas de hielo cada una, que se transformaron en millones de icebergs a la deriva. Si el hombre recorrió los mares durante siglos para pescar ballenas como fuente de comida y aceite combustible, perforó la tierra y la llenó de oleoductos para aprovecharse del petróleo, no debería extrañarnos que, ante la falta de agua derivada del calentamiento terrestre, se dedicara pronto a pescar icebergs y trasladarlos en buques isotermos o congeladores hacia los lugares de consumo, sin las enormes pérdidas de las conducciones actuales y con el valor añadido de su envasado durante el trayecto. No es una ficción: es una industria que tiene futuro. Al menos mientras no logremos abaratar el método de cambiar la dirección de las nubes y espolvorearlas con dióxido de carbono en polvo o yoduro de plata para hacerlas descargar su precioso contenido donde es más necesario. Y Extremadura también existe Hace unas semanas, en numerosos medios de comunicación se ha hablado sobre las protestas de los ciudadanos en Ibiza en contra de la construcción de una autovía. El hecho de que esa noticia haya tenido tanto eco mediático me sorprendió. En Extremadura hay un movimiento ciudadano en contra de la construcción de una refinería y los medios de comunicación ignoran estas voces. ¿Por qué? La refinería se instalaría con subvención de la Junta de Extremadura. Aquí está la cuestión. Es sorprendente el cambio político del señor Ibarra, pues la primera vez que ganó las elecciones fue tras movilizar al pueblo para conseguir que no se abriera la central nuclear de Valdecaballeros. Ya se le ha olvidado. Ahora los medios de comunicación regionales están silenciados y manipulados por la Junta y por el grupo económico que pretende instalar la refinería. No conformes con eso, se criminaliza e intimida a los ciudadanos que se oponen al proyecto: se han prohibido manifestaciones, multado a ciudadanos por expresar su opinión en la calle, e incluso se han intentado prohibir pancartas en contra de este proyecto en los carnavales de Badajoz la pasada semana. Como siempre, Extremadura no existe, no le interesamos a nadie. Entérense: Extremadura existe, los extremeños estamos intentando hacernos oír, que se escuchen nuestras protestas, nuestras reivindicaciones, y entérense de que Extremadura y su gente tienen muchas razones para oponerse a ese proyecto. María del Carmen Sánchez. Badajoz. Ley de Igualdad Lo del 40 60 por ciento de hombres y mujeres es un delirio de una política de gestos. Un ejemplo: cuando en una empresa se tienen que cubrir diez puestos de alta dirección, se tira de currículos y se elige a los diez mejores; pero no se cumple con la fórmula mágica. ¿Qué hacer? No hay más que una solución, se ocupan esos puestos por personal menos preparado, a fin de ajustarse a la ley. Resultado: una injusticia para los que se merecen ese ascenso y mal negocio para esa empresa, que va a perder capacidad de gestión. Se podrían poner muchísimos ejemplos más del disparate que quieren legislar. Si quieren igualdad, que comiencen por obligar que al mismo trabajo, mismo salario; que las mujeres devenguen pensión de viudedad como los hombres; que cambien una ley del divorcio claramente discriminatoria contra los hombres; que articulen leyes efectivas y duras (y se cumplan) contra la discriminación en el acceso al trabajo; que no se acepte que en una Comunidad Autónoma se prohíba trabajar al que no sepa el idioma que se habla en esa Comunidad. Que hagan todo eso, que además está en su mano, y dejen que los ascensos sean para las personas que lo merezcan, sean un cien por cien mujeres u hombres. Eso ha funcionado siempre en todos los aspectos de la vida y se llama selección natural. Antonio Sainz Cueto. Santander. nistración atienda a los ciudadanos en las dos lenguas oficiales es la primera que no lo hace. Además, en el capítulo dedicado a cuestiones lingüísticas, a los ciudadanos de Cataluña que nos expresamos en español se nos califica de castellanos en contraste con los catalanes término que reserva únicamente para los catalanohablantes. En otras palabras, según el síndico, la mitad de los catalanes no somos catalanes. Confío en que el Defensor del Pueblo interponga recurso de inconstitucionalidad contra el proyecto de Estatuto catalán que impo- ne la exclusividad del Sindic de Greuges en Cataluña. Apañados vamos los ciudadanos castellanohablantes de Cataluña si no podemos acudir al Defensor del Pueblo y dependemos de síndicos nacionalistas para defender nuestros derechos lingüísticos. Carmen López. Barcelona. za y la rabia son comprensibles, viví los atentados aquí en Madrid y recordar aquel día... Quizá el sentimiento de indignación deba ser explicado. Han pasado dos años y seguimos sin saber nada. El Gobierno parece haber decretado silencio. El PSOE, sus socios y sus medios de comunicación nos envuelven en el sopor oficial. El presidente en contra de lo prometido al ser elegido, con la bandera nacional a su izquierda todavía con crespón negro, parece actuar como si no hubiese ocurrido nada. Me indigna que este Gobierno que exigía información apenas horas después de las explosiones, que hacía oposición demoledora contra un Gobierno que daba una rueda de prensa cada media hora, intente ahora que nada sepa el pueblo. Han surgido muchas dudas pero no se responden ni las nuevas ni las viejas. ¿Por qué ocurre todo esto señor presidente? Juan Lucas LLorente Aguado. Madrid. Diez mil millones de euros de superávit El ministro Pedro Solbes se ha mostrado orgulloso de terminar el año 2.005 con cerca de diez mil millones de euros de superávit. En las mismas fechas diversos pueblos de Madrid sufrían una oleada de robos propia de un país sin ley. España es uno de los países europeos con mayor consumo de marihuana entre sus adolescentes. Quizás gastarse algo del dinero ahorrado en temas como seguridad, prevención del consumo de droga o educación aseguraría que se sigan produciendo esos buenos resultados económicos. Luis Miguel Jiménez Benito. Madrid. Tristeza, rabia e indignación Se acerca el segundo aniversario del macroatentado del 11 de marzo y siento una mezcla de tristeza, rabia e indignación. La triste- El defensor catalán discrimina al pueblo catalán El Sindic de Greuges, el Defensor del Pueblo catalán, acaba de presentar su informe correspondiente al año 2005. En primer lugar, sorprende que el informe no esté disponible en español. Es decir, la institución que en teoría vela porque la admi- ACLARACIÓN El premio de periodismo Rafael Calvo Serer ha sido concedido por Madrid diario de la noche, editora del desaparecido Diario Madrid y por la propia Fundación Calvo Serer.