Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura MARTES 7 3 2006 ABC CLÁSICA Temporada de la OSRTVE Obras de Arriaga, De la Cruz, Beethoven. Int. Orquesta y Coro de RTVE. Dir. E. García Asensio. Solistas: G. González (piano) I. Monar (soprano) F. Beaumont (mezzosoprano) J. Ferrero (tenor) I. Anaya (barítono) Teatro Monumental. Madrid. 2- 03- 06 CLÁSICA Ibermúsica Obras de Mahler y Brahms. Int. Nelson Freire, piano. Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig. Dir. Ricardo Chailly. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 2 y 3- 03- 06 ZULEMA DE LA CRUZ Y SU ATLÁNTICO ANTONIO IGLESIAS LA LECCIÓN DE MÚSICA ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE D U n buen concierto, por su programa y unos intérpretes que supieron ofrecerlo dentro de una clase de indudable categoría. Porque la Obertura de Los esclavos felices de Juan Crisóstomo Arriaga, por encima de esos fondos casi siempre observados como excesivos, se caracterizó por una expresión de vivo aliento y un virtuosismo de buena ley. Tras esta hermosa página telonera (que no posee ánimo peyorativo alguno) escuchamos en primera interpretación por la Orquesta Sinfónica de RTVE, una interesante composición de Zulema de la Cruz: su Concierto número 1 para piano y orquesta intitulado Atlántico escrito por la vinculación de la compositora con las Islas Canarias. Es, pues, obra neonacionalista en cierto modo con un inicial Andante de fuerte impronta rítmica sin excluir una segunda sección cantabile al que sigue un Lento espressivo en el que se juega con un elemento en el violonchelo repetido por la viola, el violín en el inicial momento que me pareció sobresaliente dada su urdimbre inteligente; el final, Allegro deciso es virtuosista contraste. Zulema de la Cruz, a toda costa, rehúye el acorde sin alterarlo con notas que buscan la disonancia y, dentro de la tradicional formulación del tiempo rápido, al que sigue un lento y vuelve al vivo, añade dos percucionistas que, con los timbales, suman un bien conseguido color. La parte solista ha hizo nuestro prestigioso pianista, Guillermo González, en una exposición grandiosa que se desprendió de su técnica grande. Como final de la sesión, escuchamos una afortunada traducción de la monumental Misa en Do mayor, Op. 86 de Beethoven, alcanzando similares cumbres interpretativaslos instrumentistas y las voces del Coro, bien preparadas por su titular Mariano Alfonso, con un cuadro solista español que citamos con total elogio: la soprano valenciana Isabel Monar, mezzo pamplonica Francisca Beaumont, tenor albaceteño José Ferrero y barítono Isidro Añaya. Contar con la batuatr de Enrique García Asensio es garantía de seguridad en el gobierno más plausible de las cosas. El éxito, grande para todos, merecidísimo. ABC Subastan en Sevilla tres cuadros de Franco SEVILLA. La XVI subasta de Arte, Información y Gestión (AIG) que tendrá lugar en Sevilla el próximo 5 de abril, sacará a la venta un total de 648 lotes por un importe de 2.743.636 euros. El cuadro más destacado y que sale con el precio de salida más elevado (135.000 euros) es Retrato de Carlos V pintado por el maestro flamenco Pedro Pablo Rubens. Entre las piezas más curiosas, tres óleos de Francisco Franco Bahamonde, que firmó con el seudónimo de Gironés Se trata de tres paisajes de Marruecos (dos de ellos, en la imagen) que salen a subasta por primera vez a un precio de 9.000 euros cada uno y que fueron un regalo de Carmen Polo al padre del actual propietario en agradecimiento a los más de treinta años que estuvo trabajando a su servicio. Carmen Calvo frena las pretensiones del alcalde de Elche asegurando que la cesión de la Dama es de ida y vuelta G. GIMÉNEZ MADRID. Con la firma del convenio de préstamo por parte de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, y el alcalde de Elche, el también socialista Diego Maciá, se hizo efectiva ayer la cesión temporal de la Dama de Elche al municipio alicantino por un periodo de seis meses. La gran exposición que prepara la localidad con motivo de la inauguración de su Museo Arqueológico y de Historia estará presidida por el busto ibéro desde el 18 de mayo al 5 de noviembre del presente año, fecha en la que la pieza regresará al Museo Arqueológico Nacional. Así lo aseguró Calvo en respuesta a las tímidas insinuaciones de Maciá sobre la eventual permanencia de la Dama en Elche una vez concluida la expo- sición. El regidor ilicitano aventuró que a partir de esa fecha, quedarán abiertas todas las posibilidades a lo que la ministra contestó con un rotundo el 5 de noviembre la Dama vuelve a Madrid, que no le quepa la menor duda a nadie El patrimonio nacional no está en almoneda. Esto no quiere decir que, precisamente porque es público, pueda exponerse en cualquier punto del territorio si, como en este caso, se dan las garantías de traslado y conservación. Pero este es un préstamo de ida y vuelta concluyó Calvo. La ministra reiteró que las condiciones para el embalaje, traslado, escolta y exposición de la Dama de Elche son las que exige el Arqueológico para este tipo de préstamos tan comunes, dije, que se hacen casi cada día ía a día crece en importancia el ya de por sí relevante pensamiento mahleriano de Pierre Boulez. Lo confirman directores como Ricardo Chailly, exégeta de ese conciliar la minucia del detalle y la grandeza del diseño con la que el pope francés ha resumido su ideario. En esta ocasión ha sido la séptima sinfonía, prologando la doble comparecencia de Chailly al lado de su Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig. Sin duda, toda una lección de música dedicada a escudriñar el cosmos y convertir la abundancia, tan explícita en la macroestructura de esta obra, en un entramado celular, en pura orfebrería instrumental. Fue un excepcional encuentro de lo disímil y lo contradictorio, lo trascendente, lo sarcástico, lo vulgar y lo refinado. De todo Mahler. El mando eficaz, justo, correcto, nada espectacular de Chailly ha demostrado, una vez más, ser un continuo renovar de ideas. Hubo claridad y orden en el complejo primer movimiento, insinuación en el segundo, delicadeza en el cuarto y nobleza en el quinto. Pero todo ello pivotó sobre el Scherzo central, ensamblando los esquejes instrumentales de su inicio, sugiriendo un mecer encantador para los apuntes de danza, haciendo transparente la reunión de timbres en un murmurar apasionante y hasta dando consistencia al resonante pizzicato final de las violas con el que se firmó la impresión de una extraña y abstracta modernidad. Una digna interpretación de Mahler como profeta del futuro. Se aplaudió a todos los solistas de la orquesta, incluido al segundo trompa que tuvo la mala suerte de tropezar en el arranque en el segundo movimiento. Pero el verdadero tropiezo fue que, para la segunda sesión, el Auditorio ofreciera un piano tan mal afinado ante el que Nelson Freire interpretró el primer concierto de Brahms. Lo hizo con más recato que pasión, resuelto antes que exacto, y con la fortuna de tener al lado a Chailly y los suyos, una orquesta de tradición y valores, cálida, noble y equilibrada. Sin duda, la relación ChaillyLeipzig se promete sustanciosa. Y para confirmarlo vino la segunda sinfonía de Brahms. Dicha sin añoranza, con aplomo, sustancia, cargada de esa madura sabiduría orquestal que alguien como Chailly pone sobre el escenario ajeno a toda arrogancia, atento y afectuoso con sus músicos. Algo que también dice mucho de su demostrado buen hacer.