Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 7 3 2006 ABC DAMA denuncia a la SGAE por inclumplir el acuerdo suscrito entre ambas b La entidad de gestión de Derechos de Autor de los Medios Audiovisuales reclama la devolución de dos millones de euros recaudados por la SGAE indebidamente S. GAVIÑA MADRID. La tregua entre la entidad de gestión de Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA) y las Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se ha roto. El motivo: el incumplimiento del acuerdo establecido entre ambas entidades en noviembre de 2003, en el que la institución presidida por Eduardo Bautista reconocía la existencia de una deuda de dos millones de euros- -correspondientes al periodo comprendido entre 1999- 2004- Cantidad recaudada por la SGAE indebidamente según el presidente de DAMA, Enrique Urbizu, por películas como Te doy mis ojos o Los lunes al sol cuyos derechos de autor son gestionados por la segunda entidad. Esto llevó ayer a DAMA a presentar una demanda por incumplimiento del convenio establecido con la SGAE firmado el 27 de noviembre de 2003 ante los Servicios de Defensa de la Competencia. En aquel acuerdo se reconocía la deuda afirmó en rueda de prensa Enrique Urbizu, y se obligaba a identificar el repertorio de cada una de las entidades de gestión, cosa que la SGAE no ha hecho Sin embargo, la SGAE desmentía ayer ambos puntos, asegurando que ha abonado a DAMA la cantidad de 1,9 millones de euros en concepto de derechos de autor de sus asociados, de 1999 a 2002; y que se puede consultar el registro de las obras que gestionan, alrededor de ocho millones, directamente en la entidad o a través del banco mundial de obras Cisnet, informa Efe. A pesar de estas sombras, los miembros del Consejo de DAMA se mostraban ayer muy satisfechos ante los resultados de su primer año como entidad autónoma. Formada por 237 socios y gestionando los derechos de 9.124, en el año 2005 la entidad ha recaudado un total de 429.134 euros, cantidad que puede parecer ridícula comparada con otras entidades pero importante para nuestros autores que, por primera vez, cobran con inmediatez matizó. Asimismo, los representes de DAMA expusieron sus reclamaciones, que han trasladado al gobierno, respecto a la reforma del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Entre ellas, reivindicaron el derecho de remuneración para los autores por la venta de los dvds de sus películas, y la inclusión de los discos duros de ordenador en la compensación de la copia privada. Jeanne Moreau, una de las grandes actrices del cine europeo, ayer en Madrid ERNESTO AGUDO Jeanne Moreau La vida es un jardín prestado; espero haberlo cuidado bien La gran actriz participa en Madrid en un homenaje a Marguerite Duras b Anoche se proyectó en el Institu- to Francés Cet amour- lá en la que la francesa se pone en la triste piel de la Duras durante sus últimos años MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Tiene voz de haberse bebido la vida a tragos, y no a sorbos. Cara de pilla como la Catherine de la escena del puente con Jules y Jim. Habla por los codos. Viste como una treintañera. Y en cuanto puede, se echa un cigarrillo detrás de otro, porque seguro que todavía le quedan pasiones y emociones que aspirar. Puede coquetear con un fotógrafo y a otro pedirle que se aparte porque no ve a su interlocutor. Puede canturrear una canción de Juliette Greco y puede hablar sobre lo divino y lo humano. O sobre Marguerite Duras, la vieja amiga, a la que el Instituto Francés rinde homenaje en el décimo aniversario de su muerte. Ésta es la excusa (y la proyección anoche de Cet amour- lá en la que Moreau se pone en la piel de la Duras en sus últimos años) que ha traído a esta leyenda del cine europeo hasta Madrid. He venido no sólo como actriz y amiga, también estoy aquí como admiradora de su talento y de su obra. Para mí es otra ocasión de contribuir a que Duras sea considerada una de las grandes escritoras del siglo xx ¿Pero cómo se conocieron dos nombres tan propios de la cultura del siglo pasado? -Después de Los amantes de Louis Malle, ya me sentía muy identificada con sus protagonistas femeninas, y compré los derechos de Caballitos de Tarquinia Luego, como una admiradora más, le escribí a Gallimard, su editorial, y terminó por invitarme a cenar a su casa. Al principio yo estaba muy intimidada, porque necesito admirar a las personas para ser su amiga... en fin, tuvimos que bajar a una charcutería a buscar algo de cenar. La noche se alargó y acabamos en un local viendo flamenco (se va por palmas) Reímos, hablamos, bebimos vino... y terminamos debajo de la mesa. La verdad es que Marguerite era una loca, nunca se plegó a convenciones. -Sin embargo, aquellos días de vino y rosas no tuvieron un final tan feliz. -Recuerdo que le gustaba conducir de noche, salir a los bares de carretera, bebíamos vinito tinto y conocíamos hombres extraordinarios. Nunca me he reído con nadie tanto como con ella. Pero cuando se convirtió en directora, A Orson Welles le habría seguido al fin del mundo... bueno, y a Almodóvar hasta le llevaría el café aparecieron una serie de mujeres que la apartaron de sus viejos amigos. Nunca llegamos a enfadarnos, pero sólo tuvimos una relación intermitente. Sin embargo, en su vida, en la vida de Jeanne Moreau, no hay tiempo para la nostalgia. No, no echo de menos nada. Los días pasan y hay que vivir, gastar media hora recordando es perder mucho tiempo. La vida es una montaña y hay que subirla Su penúltima hazaña cinematográfica reciente fue convencer a Ingmar Bergman de que Saraband debía llegar a las salas cinematográficas, y no quedarse en los baúles del genial maestro sueco. ¿Siempre fueron así sus relaciones con los grandes directores? Era y soy muy obediente- dice- no me importa perder mi libertad cuando elijo a mi señor. Tuve un vínculo muy fuerte con Truffaut, con Buñuel, y a Orson Welles le habría seguido al fin del mundo... bueno y Almodóvar le llevaría el café -No obstante... entre Hollywood y usted no hubo flechazo, nunca llegó el amor. -No pude hacer esa elección. Me conocían, pero no sucedió. Tendría que haberme convertido en una actriz inglesa, y además nunca les gustó mi acento gaélico de origen irlandés. -Hablaba de que la vida es una montaña. Desde su cima, ¿qué ve? -La vida es como un jardín que me han prestado. Espero haberlo cuidado bien.