Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 7 3 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE DE LA RUTINA A LA CONTUMACIA STE pasado domingo, en un alarde de oportunidad- ¿viéndolas venir? José Antonio Zarzalejos, después de evocar a los nuevos y potentes líderes conservadores europeos- -Angela Merkel, David Cameron y Nicolas Sarkozy- concluía su acostumbrada reflexión dominical afirmando que el PP tiene que pasar de la rutina a la imaginación La coincidencia temporal del artículo del director de ABC con la celebración de la Convención que, a falta de un Congreso, ha organizado su actual presidente, Mariano Rajoy, acentúa la apariencia inmóvil del único partido capaz de presentarse en España como alternativa de poder. Desgraciadamente, lejos de recurrir a M. MARTÍN los incómodos recovecos FERRAND de la imaginación y buscar nuevas soluciones a los viejos problemas, lo que ha hecho el PP es pasar de la rutina a la contumacia. Insisten y permanecen en el error. En la Convención del PP vimos a Sarkozy; pero no le escuchamos a Rajoy nada parecido a lo que el francés predica para su pretendida recuperación de la grandeur de su país. Menos todavía un proyecto desfederalizador tan prometedor como el de la canciller alemana o soluciones tan pragmáticas como las que maneja quien pretende ocupar el lugar de Tony Blair. Rajoy, como un cantante de gira promocional, cantó las coplas de su repertorio y, para no molestar demasiado, las podó de la ironía con la que suele sazonar sus intervenciones parlamentarias. Aprobó el examen, pero las circunstancias actuales exigen el sobresaliente a quien, en solitario, aspira a escalar las cumbres monclovitas. La conclusión es fácil de establecer. Rajoy no asciende con la fuerza suficiente para, dentro de dos años, no repetir su fracaso de hace otros dos. Además, José María Aznar sigue siendo la figura de referencia de un partido en el que adelgazan el prestigio y la notoriedad de algunos grandes líderes y o se evidencia el choque y la incompatibilidad entre otros. Encima, por si lo anterior no fuera suficiente, y dado que al PP- -un partido sin amigos y aliados- -no le basta con ganar elecciones, los hipotéticos cabezas de lista en circunscripciones clave, de Andalucía a Cataluña se manifiestan ausentes o, quizás, marginados. No hace falta tener el talento estratégico de Clausevitz para advertir que el camino escogido por el PP en su tímida Convención solo beneficia al PSOE. Se mantienen en los horrores que, en buena medida, arrancan de la indigestión de la derrota del 14- M y crecen defendiendo con innecesaria antipatía y malos modos lo que para la mayoría de los españoles, votantes de cualquiera de las dos y únicas grandes formaciones nacionales, resulta obvio. La carencia de imaginación, estratégica táctica y hasta formal, es manifiesta en la cúspide de un partido que, tras salirle el tiro por la culata, con el hombro deshecho, se siente capaz de presumir sobre la finura de su puntería. A ESTE PASO, TODOS INTERINOS E E taladas en el carpe diem de aprovechar lo que se alcanza L año pasado encontraron empleo 894.000 persocon la mano y rechazar las expectativas del futuro. nas más, de forma que el total de habitantes emDesde el punto de vista laboral, el efecto de la temporapleados alcanzó la cifra de 19,3 millones. Un rélidad generalizada se concreta en una no menos general cord histórico, pues nunca la economía española había falta de motivación: acabar bien el trabajo, echar más dado trabajo a tanta gente; la cifra es, sin duda, la mehoras de las estipuladas, formular sugerencias en orden jor muestra de la salud que, hoy por hoy, goza la coyuna la mejora de procesos, etc. son actuaciones protura económica nacional. Pero antes de que el pias de idealistas irredentos o de rastreros pelotiéxito nos maree debemos añadir un matiz susllas. Por el lado del empresario empleador la sitancial: de los 894 mil empleos creados en 2005, tuación dista de ser mejor: ¿Para qué compromeseis de cada diez lo fueron a través de contratos terse en la formación e integración de un empleatemporales, de forma que de los 19,3 millones do al que, a lo mejor, mañana no le podré renovar de personas que trabajan en España, más de la el contrato? tercera parte (33,8 por ciento) tienen contratos El desproporcionado crecimiento de la contratemporales. tación temporal es el resultado de que la legislaEchando la vista atrás, sólo un poco sin necesiJOSÉ M ción vigente configura una contratación indefinidad de recurrir a la memoria histórica, resulta GARCÍA HOZ da cuyos costes empresariales- -sobre todo de sefácil observar el aumento de los contratos tempoguridad social y de rescisión- -resultan insoportables rales respecto de los fijos: en 2002 seis de cada diez nuepara un empresario abocado a la competencia global. Sevos empleos se acogía a la duración indefinida, mientras guramente, el lado bueno de esta situación tan precaria que en 2004 los temporales ya suponían prácticamente la es que la contratación temporal se puede ver como la mitad. De seguir así, dentro de cuatro años todos los emrespuesta nacional a la deslocalización de empresas. pleos nuevos serán temporales y en tres o cuatro lustros, Se mire como se mire, estamos ante un problema de todas las personas que trabajen en España lo harán a pantalón largo inmigrantes que aceptan cualquier título temporal, con la única excepción de los 2,4 milloocupación por interina que esta sea, empresarios a la nes de funcionarios públicos. busca de países más eficientes en fabricación y jóvenes Dejando aparte los ejercicios estadísticos elementasuficientemente preparados que no encuentran ofertas les que me permito hacer con los datos proporcionados adecuadas a sus conocimientos y aspiraciones. El Gopor la más reciente edición del Indicador Laboral que bierno es culpable de esta situación sórdida y dramátielaboran IESE- Adecco, lo cierto es que una proporción ca por omisión: no haber articulado un marco legal tan alta de empleos temporales provoca alguna considemás acoplado a la realidad. Como sindicatos y patronal ración menos bromista. llevan años de negociación, sin alcanzar ni un atisbo de Antes que nada, el alto índice de trabajo temporal proacuerdo, es el Gobierno al que le toca pelar la patata voca en la sociedad una percepción de interinidad en la caliente. Seguramente es que no se entera, pero lo meque cualquier compromiso se advierte como un riesgo al jor que se le ha ocurrido es que a partir de ahora y mercuadrado. Al fin y al cabo, si no sé cuánto me va a durar ced al proyecto de ley de Igualdad, las mujeres deberán el trabajo actual, ¿cómo voy a casarme? ¿Quién puede compartir con los hombres los contratos basura. ¡Todos asegurar que seré capaz de alimentar y educar a los retointerinos! ños? La sociedad, las personas quiero decir, acaban ins- -Verá, yo es que estoy harto de tanta estupidez gubernamental. ¿Podría emplear lo de progenitor A para, sin ofender, acordarme del padre del que tuvo esa idea?