Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 3 2006 45 Sociedad Sanidad tiene un mes para adaptar la directiva europea que regula la donación de cordón umbilical No prohíbe expresamente los bancos privados, pero reclama la obtención de células sin ánimo de lucro b La legislación europea insta a los estados miembros a fomentar una participación destacada del sector público en la aplicación y desarrollo de células y tejidos G. Z. MADRID. El Ministerio de Sanidad dispone de un mes para acabar con el vacío legal sobre la donación y utilización de células madre procedentes de la sangre de cordón umbilical. Este plazo está marcado en la directiva europea 2004 23 CE que fija en el 7 de abril su entrada en vigor y su trasposición a las legislaciones nacionales. Esta directiva se refiere a todo tipo de células y tejidos humanos, incluidos cordones umbilicales. La intención del Ministerio, según destacó recientemente su secretario general, José Martínez Olmos, es preservar (en el decreto ley que adaptaría la norma europea) la donación altruista y la solidaridad como base del sistema de transplantes. Es decir, impediría, en principio, donaciones de sangre de cordón umbilical que tuviese como único fin el beneficio del donante. La ministra, Elena Salgado, ponía bajo cautela el interés de alguna comunidad en regular sus bancos de sangre de cordón umbilical con apoyo privado: Tienen que cumplir la legislación básica del Estado Equipo de donación de sangre de cordón umbilical existente en la clínica San José, de Madrid paña debido a que el sistema español de trasplantes auspicia la solidaridad entre donante y receptor. Los bancos de cordón umbilical públicos existentes en España sólo permiten la utilización de las células de cordón de manera personalizada cuando un familiar del donante lo requiere. Su utilización está abierta a cualquier enfermo cuyos datos estén en un registro internacional, siempre que tenga compatibilidad. En contraste, los bancos privados prometen beneficios exclusivamente al depositario de las células. España almacena, integrados en esa red pública internacional, 21.000 cordones. En todo el mundo se han realizado 6.000 trasplantes, 328 en España. Con cordones de los bancos españoles se han hecho 304 trasplantes (120 para españoles y 184 para enfermos del SIGEFREDO Altruismo y solidaridad La directiva europea pone de manifiesto en su preámbulo que los programas de aplicación de tejidos y células deben basarse en el principio de la voluntariedad de las donaciones y la no remuneración, el anonimato del donante y el receptor, el altruismo del donante y la solidaridad entre donante y receptor Estos preceptos valdrían para dejar sin marco de actuación a los bancos privados que, aún funcionando en países como Alemania, Bélgica, Gran Bretaña, Grecia, Polonia y Suecia, no han podido implantarse en Es- España almacena 21.000 cordones en bancos públicos. Con ellos se han hecho 304 trasplantes resto del mundo) La legislación comunitaria impone a la Comisión Europea y a los estados la creación de una red que conecte los registros nacionales de establecimientos de tejidos así como un sistema único de codificación que proporcionará información sobre las características y propiedades de células y tejidos También insta a los países a fomentar una participación destacada del sector público en la aplicación y desarrollo de células y tejidos, La directiva europea no prohíbe, ex- presamente, la labor de los bancos privados. Es más, no los menciona. Pero en su artículo 12 indica que los Estados miembros se esforzarán por garantizar que la obtención de tejidos y células como tal se efectúe sin ánimo de lucro Además, pide a los gobiernos que incluyan restricciones o prohibiciones adecuadas en materia de publicidad sobre la necesidad de células y tejidos humanos o la disponibilidad de los mismos con el objetivo de ofrecer o de tratar de obtener un beneficio económico o una ventaja comparable También regula las importaciones y exportaciones de células, aunque en ningún momento prohíbe la remisión de ese material a terceros países (como desde España a bancos de Estados Unidos) siempre que los establecimientos que lo hagan estén acreditados.