Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 3 2006 27 Amnistía Internacional denuncia que hay unos 14.000 presos en Irak encerrados sin acusación formal La Asamblea Nacional china pondrá en marcha mejoras para el campesinado para evitar revueltas El OIEA denunciará hoy el programa nuclear iraní ante el Consejo de Seguridad de la ONU Confirma que Teherán continúa sus experimentos con uranio enriquecido b Pekín precisa cada vez más del petróleo iraní, y Rusia tiene fuertes intereses e inversiones en Irán, entre ellos la construcción de una central atómica ANTONIO S. SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. Se acabaron el tiempo, los periodos de reflexión y los intentos negociadores. Hoy está previsto que la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) acuerde en Viena la remisión definitiva del programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York. Atrás quedan tres años durante los que ese organismo ha intentado infructuosamente aclarar si las actividades nucleares iraníes tienen, como asegura Teherán, fines puramente energéticos o si, como acusan Estados Unidos y la Unión Europea, persiguen objetivos militares. El OIEA confirma que Irán ha desoído la exigencia que este órgano le formuló el pasado febrero para que suspendiera los experimentos con uranio enriquecido y para que aumentara su colaboración con las inspecciones. Además, el texto insiste en que aún no se puede determinar con certeza la naturaleza del programa atómico de los ayatolás. Aunque ya en febrero el OIEA acordó informar al Consejo de Seguridad sobre el expediente iraní y sobre las exigencias planteadas al Gobierno de Teherán, Rusia insistió en dar más tiempo a Irán para que cambiara de actitud antes de que el Con- sejo de Seguridad, con capacidad para imponer sanciones, decidiera qué hacer. El pasado viernes, la UE aceptó incluso reunirse de nuevo con Irán en un último intento de llegar a un acuerdo. No pudo ser. Irán insistió en que no renunciará a procesar uranio enriquecido. De hecho, este proceso es legal y no está prohibido por el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares siempre que tenga objetivos civiles. El propio OIEA reconoce el derecho de Irán a disponer de tecnología nuclear. Bruselas y Washington insisten en que renuncie a fabricar ese combustible nuclear, ya que su uso, en función del grado de pureza del uranio, pude ser civil o militar. Fundadas desconfianzas Occidente no se fía de un régimen que mantuvo su programa atómico oculto durante 18 años y que proclama abiertamente que Israel debe ser destruido. Por eso, la UE ofreció a Irán un generoso paquete económico y tecnológico a cambio de olvidarse de enriquecer uranio. Igualmente, Rusia ha propuesto que ambos países enriquezcan uranio juntos, pero en suelo y bajo control ruso. Aunque la segunda opción aún está siendo negociada, Teherán se ha mostrado hasta la fecha inflexible es sus pretensiones. Pekín precisa cada vez más del petróleo iraní y Rusia tiene fuertes intereses e inversiones en Irán, entre ellos la construcción de una central atómica. Ambos tienen derecho de veto en el Consejo de Seguridad. MIKEL AYESTARÁN de Teherán recuerdan a cada paso: La energía nuclear es nuestro derecho y los medios de comunicación insisten a cada instante en que Israel dispone de esta tecnología sin someterse a control alguno. El mausoleo del imán Jomeini fue el escenario elegido por el Gobierno para hacer el último acto público de reivindicación del derecho de la nación a disponer de la energía nuclear. En este marco simbólico se reunieron los vete- ranos de la guerra Irán- Irak y los familiares de los mártires para mostrar su apoyo al régimen. Aunque estaba previsto que el presidente Ahmadineyad se dirigiera a este público fiel, fue finalmente el ministro de Interior, Mustafa Mohammadi, quien tomó parte y aseguró que la verdadera arma de este país no es ni química ni nuclear. Nuestra arma es la unidad y la fe de todos los iraníes, que no tenemos miedo a la presión internacional