Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 6 3 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DOS AÑOS DESPUÉS DEL 11- M P RAJOY, LIDERAZGO Y PROYECTO A Convención del Partido Popular no tenía como objetivo la renovación de cargos ni la gestión de la actual directiva nacional, pero para Mariano Rajoy se ha saldado como una confirmación clara y definitiva de su liderazgo. No son pocas las ocasiones en las que el PSOE le recuerda que su candidatura fue una decisión personal de Aznar, con el propósito de erosionar su autoridad dentro de las filas populares. Si alguna posibilidad quedaba a esta táctica, la convención del pasado fin de semana se ha encargado de eliminarla, al reconocer claramente en Mariano Rajoy el liderazgo y el proyecto del Partido Popular para las próximas elecciones generales. Todos los dirigentes que tomaron la palabra en las tres jornadas de la convención, de una forma o de otra, sumaron adhesiones a Rajoy, conscientes de hallarse en el momento más crítico de la legislatura, cuando las apuestas principales de Rodríguez Zapatero deben empezar a decantarse por el éxito o el fracaso y cuando la movilización de la sociedad frente a determinadas políticas gubernamentales encara la próxima cita electoral: las elecciones autonómicas y locales de 2007. En este sentido, el PP no ha podido elegir momento más oportuno para apuntalar su unidad y su estabilidad, pues ante sí tiene el reto de afrontar como oposición las grandes incertidumbres que el Gobierno ha instalado en la sociedad española, como son la continuidad constitucional de España y el fin del terrorismo. Consciente, sin duda, de que el desarrollo de la convención había puesto sobre su persona el foco de la atención, Rajoy pronunció un discurso trascendente del partido, resumido en la convocatoria a todos los ciudadanos a articular una voluntad española El significado profundo de este lema es que resume la alternativa del PP como la oferta de un partido que es y se siente nacional y que se postula como la alternativa a una formación, el PSOE, que está practicando una política de disgregación, por ahora, y sin duda con eficacia, de sentimientos y vínculos entre ciudadanos y entre territorios. El discurso de Rajoy no fue complaciente con la situación y, L quizá por esto, alguna parte de la audiencia crea que su planteamiento no fue centrista. Pero esta convención ha servido para comprobar que, como dijo el sábado el secretario general del PP, Ángel Acebes, moderación y firmeza son lo mismo La convención era un acto de partido y para el partido, pero su ambiciosa finalidad acabó por convertirla en la presentación de las precampañas electorales que se avecinan. Y ahí Rajoy quiso ser claro y no engañar levantando falsas expectativas sobre acuerdos y diálogos con el Gobierno. Su discurso desgranó de forma inobjetable el balance de la acción del Ejecutivo socialista, por el que no es posible el acuerdo con la oposición: no porque ésta no quiera, sino porque el Gobierno lo rechaza de antemano. La cuestión territorial, el proyecto de Estatuto para Cataluña y la política sobre ETA fueron tratados por Rajoy como ejemplos de los consensos rotos por la decisión del Gobierno de pactar con socios irrecuperables para políticas moderadas y constitucionales. En todo caso, el éxito de la convención se medirá por sus consecuencias en la definición por el PP de una estrategia coherente con la reivindicación del liberalismo y del reformismo, que no exige desistimiento de principios, como aclaró Ángel Acebes, pero sí actitudes y lenguajes integradores, que son los que propician proyectos realmente nacionales, y no parciales como los que patrocina Rodríguez Zapatero. Por eso, al PP le corresponde hacer un esfuerzo suplementario: bregarse a fondo en las grandes cuestiones nacionales (terrorismo, debate territorial) y acercarse lo más posible a la vida cotidiana del ciudadano, terreno en el que la colonización ideológica de la izquierda no se debe a la superioridad de sus argumentos, sino a la renuncia previa de la derecha a ganar la batalla de las ideas. Hizo bien Mariano Rajoy en hablar de educación, de juventud, de los mayores y las personas dependientes, de la inmigración. Porque también, y sobre todo, con estos materiales deciden los ciudadanos- -después de saber quién les escucha y les comprende- -a quién confiar el gobierno de su país. ARA días después de que se cumpla el segundo aniversario de la matanza del 11- M, con sus casi dos centenares de asesinatos, se espera que el juez Del Olmo concluya la investigación, que deparará el procesamiento de una treintena de los 116 imputados en la causa. Muchos de los que salgan de este sumario pasarán a engrosar otros sumarios de delincuencia común. Como informa hoy ABC, tres de los procesados (Zougam, Ghalyoun y Bouchar) serán considerados autores materiales de tan espantosos crímenes, habida cuenta de que la mayor parte de los asesinos directos de los trenes se inmolaron en el piso de Leganés cuando estaban cercados por la Policía, operación en la que murió uno de los geo que participaron en el asalto a la vivienda. La instrucción- -prolija y complicada, como demuestran las dimensiones enciclopédicas (80.000 folios sólo en el tronco principal) del sumario- -deberá proseguir después de que se señalen los procesados, apuntalando las pruebas con las que los reos llegarán a la vista. No puede ser otra manera. Se trata del juicio más trascendental de la historia reciente de España, acorde seguramente con el impacto social que supuso aquella mañana de marzo, la más triste que nuestra memoria colectiva recuerda. AMENAZAS NUCLEARES A GRAN ESCALA L Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) analizará hoy en Viena el informe realizado por el director de la entidad, Mohamed El- Baradei, sobre el programa nuclear iraní, reactivado desde la llegada al poder de Mahmud Ahmadineyad, un radical que sigue dispuesto a echarle al mundo un pulso de consecuencias imprevisibles. El incumplimiento sistemático de las resoluciones y la falta de cooperación del régimen de Teherán podrían llevar a la OIEA a remitir sus estudios a la ONU, cuyo Consejo de Seguridad habrá de pronunciarse sobre una crisis que vuelve a hacer de Oriente Medio un polvorín en el que se acumulan arsenales y fundamentalismo religioso. El plazo dado a las autoridades iraníes por la organización que preside El- Baradei concluye con un nuevo fracaso diplomático y su correspondiente amenaza. Así, mientras la población iraní era llamada ayer a escenificar en una gran manifestación la voluntad atómica de Irán, el principal negociador (valga el término) del régimen de los ayatolás, Ali Larijani, lanzaba un amenaza global: si el expediente nuclear es presentado ante el Consejo de Seguridad, Irán reanudará el enriquecimiento de uranio a gran escala Se agota el tiempo de la diplomacia para un régimen que se prepara para desafiar al mundo y a una ONU cuya autoridad vuelve a estar en juego. E ESCALADA BATASUNA ON el pretexto de la muerte de dos presos de ETA, la violencia callejera vuelve al primer plano en diversas localidades del País Vasco y de Navarra. La banda terrorista ha dado orden de presionar contra la dispersión, mientras Arnaldo Otegi eleva el tono de la retórica que acompaña a la escalada violenta contra diversos objetivos, entre ellos varias sedes de UGT. Otegi acusa al Gobierno de aniquilar a los presos, al Tribunal Supremo de implantar la cadena perpetua, y a la Ertzaintza de masacrar en Portugalete a los participantes en el homenaje a los presos, a los que por cierto califica sin rodeos de compañeros Batasuna, organización ilegal a todos los efectos, convoca para el jueves una jornada de huelga y movilización. En las últimas semanas, como es notorio, se ha intensificado la actividad terrorista y la impresión generalizada es que esta escalada va a continuar hasta límites todavía difíciles de prever. En definitiva, la realidad no encaja con las previsiones optimistas del presidente del Gobierno. Recibido el mensaje de la ruptura material del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo y de la relajación a la hora de apli- C car la ley de Partidos, los terroristas y su entorno han visto la luz al final del túnel. Se sienten ahora con capacidad para exigir, hacer alarde de fuerza y amenazar a unos y otros con la certeza de que falta voluntad firme para aplicar las leyes por parte de un Gobierno que necesita un gesto de aparente pacificación con objeto de suavizar la irritación de muchos ciudadanos contra la deriva del debate territorial. Los precedentes demuestran que una rigurosa acción judicial y policial había reducido notablemente la práctica de la kale borroka Lo razonable sería volver a las políticas que estaban dando resultados positivos. En este caso concreto, los poderes públicos deben tomar las medidas que procedan en Derecho para impedir la convocatoria y celebración de una huelga por parte de una organización fuera de la ley, cuya falta de capacidad jurídica y de obrar ha quedado rigurosamente establecida por vía legal y jurisprudencial. Ante la extorsión, Estado de Derecho, herramienta esencial para atajar el levantisco envalentonamiento de ETA Batasuna provocado por la errática política gubernamental en esta materia.