Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes EL REAL SE LLEVA EL DERBI DE MADRID DOMINGO 5 3 2006 ABC La afición del Real Madrid no aplaudió el vídeo que se exhibió con la obra deportiva y social de Florentino Pérez ni cargó contra los jugadores cuando saltaron al campo. El tempranero gol de Cassano y la ausencia de Ronaldo suavizaron el clima bélico que se presumía Pasotismo e indiferencia TEXTO JULIÁN ÁVILA MADRID. Hora y media antes del inicio del encuentro, los seguidores más nostálgicos florentinistas convocaron una concentración de apoyo al ya ex presidente en la puerta cero del estadio Santiago Bernabéu. En esta ocasión no existirá una guerra de cifras entre la Delegación de Gobierno, cuyos miembros autorizados vigilaron para que se desarrollase con absoluta normalidad, y los organizadores. Unas cincuenta personas aguantaron estoicamente el frío pertrechados tras una pancarta con el lema: Florentino no te vayas, el madridismo te necesita Fue un acto ridículo para respaldar a un presidente que contó en las urnas con más del noventa por ciento de los sufragios en las últimas elecciones. Una escena en blanco y negro demasiado cutre pues los manifestantes parecían rescatados del mismísimo NODO. Gorrilla blanca barata de la peña en cuestión, bufanda conmemorativa de distintos acontecimientos madridistas, algunas dosis de alcohol y cánticos desafinados y desacompasados jaleando al presidente: ¡Florentino, Florentino! Mientras se representaba la obra, el resto de seguidores se paraban un instante intentando asimilar la especie de chirigota que se había montado allí sin que muchos supiesen a qué respondía ese gesto afectivo. Desanimados por la escasa repercusión de la convocatoria, las cabezas pensantes decidieron disolverla para ir buscando la puerta de entrada al campo. Dentro, esperaba el juicio a los jugadores que dejó en la diana Florentino Pérez en el discurso que justificó su dimisión. Se esperaba un aluvión de pancartas contra los maleducados, confundidos y millonarios pero no existió tanta aspereza. Quizá la ausencia de Ronaldo por decisión técnica sirvió de bálsamo para la parroquia. El brasileño sí acudió al partido. Ocupó una de las butacas del palco que tiene en la zona de tribuna, enfrente del que ahora ocupaba Fernando Martín. Sí hubo mensajes para los dos presidentes: Fernando: Mano dura y te apoyamos Gracias Florentino Antes del partido se convocó una concentración de apoyo al ex presidente y acudieron 50 seguidores La sorpresa llegó justo antes de que saltasen los jugadores al campo. Los videomarcadores emitieron un DVD de dos minutos con los mejores momentos de Florentino a lo largo de su presidencia. Se le vio con Su Majestad el Rey, con el entonces Papa Juan Pablo II, con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, con personalidades del mundo de la política española, con sus galácticos (Ronaldo, Zidane, Beckham y sin Figo) con la novena Copa de Europa al lado de Hierro y Raúl... Un repaso con gloria que no caló. Luego salió el equipo. ¿Y qué hizo el público? Indiferencia absoluta. Ni pitó, ni abroncó ni aplaudió. Después de tanta convulsión estaba anestesiados los oídos. Cuando arrancó el partido se escucharon algunos silbidos, que fueron solapados con el gol de Cassano. El referéndum quedaba aparcado. Menos para el sector radical del fondo sur, que exhibió un mosaico gigantesco con la figura de Juanito y un lema: Honrad esta camiseta Más tarde lanzaron otra andanada con más pintura: Presi, no eres el culpable. Fuera mercenarios de este gran club El resto de la grada no apoyó el mensaje. La noche estaba más para resguardarse del frío y del agua que para protestar. MARCAJE A CASSANO MARCAJE A TORRES Fue el autor del primer gol, descompuso a Perea y se fue asfixiado a los 73 minutos después de un tunante descanso en camilla Otro partido decepcionante del ariete ante los blancos, pues participó poco en ataque y estuvo muy frío El Bernabéu bendice el estilo pícaro del italiano J. CARLOS CARABIAS De nuevo desaparecido en combate ante el Madrid JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Ausente Ronaldo, enviado a galeras por su entrenador, Antonio Cassano presentó credenciales en el Bernabéu, un estadio que bendice su estilo. Entró de pie en el partido, al rematar con suavidad e intención un gran pase de Roberto Carlos. Gol imposible para Leo Franco y comienzo del idilio entre el futbolista y su parroquia. Cassano, el prestidigitador, enardeció a la grada, reclamó su apoyo, todo él aspavientos en la celebración. Siempre estuvo cerca del gol, molesto para la zaga atlética, un incordio permanente, sobre todo para Perea, que llegó a perder los nervios ante su movilidad y, sobre todo, sus triquiñuelas. En veinte minutos, marcó un gol, no enganchó un derechazo que lanzó al vacío, provocó un fantástico quite de Pablo y empalmó fuera un pase de Gravesen. Un derroche de actividad que se tradujo en el segundo gol, al borde del fuera de juego. Se lanzó hambriento al pase de Beckham y al alimón con Baptista volvió a abrir la cazuela. Para entonces, Perea casi le calza un mamporro en una carrera a dúo en la que perdió los nervios por su insistencia en el fastidio. Cassano rebajó su actividad en la segunda parte. Un par de internadas sin mucho fuste antes de su despedia, que fue torera. Se echó encima de Perea y provocó el choque. Quedó en el césped, retorcido, doliente. Se paró el partido. Había un herido. Cassano salió en camilla. La repetición fue clara. Perea no le rozó. Resoplando, asfixiado, se fue del partido. Ovacionado por su público. Un tunante con gracia. MADRID. A tono con las actuaciones de Fernando Torres ante el Real Madrid, consumó una pobre actuación en el Santiago Bernabéu. En el primer tiempo se echó demasiado atrás, muy lejos del área y tocando mucho en corto, sin intentar profundizar ni hacer valer su velocidad. Además, cuando lo intentó se equivocó de rival pues quiso hacerlo por el lado de Raúl Bravo, que es mucho más rápido que Helguera, por lo que perdió casi siempre en la carrera con el defensa madridista. Por otra parte, llegó poco al área ya que arrancó desde muy atrás y se abrió mucho a las bandas, pero siempre fue cerrado por los laterales madridistas, que nunca le dieron opción. En cuanto a remates, también pobre bagaje. Un tiro floji- to en el minuto 25 sin problemas para Casillas y poco más. Eso sí, peleó y presionó en la salida de balón del Madrid desde atrás, incordiando lo suyo e incluso echando una mano a la defensa en los balones aéreos cuando había faltas o córners contra el portal de Leo Franco. En la segunda parte fue aún peor. Mientras Kezman sí se mostraba muy participativo y realizaba casi todos los remates ante la puerta local, Torres se fue diluyendo poco a poco. Aunque se acercó algo más al área rival, sus dos remates (tres en total) fueron dos cabezazos que se le fueron alto y sin peligro alguno. En juego, nada, choques en la frontal con Gravesen o con Raúl Bravo, pero todo de forma muy abrupta, trabado y sin frescura en su juego, lejos del buen fútbol que acostumbra a realizar últimamente.