Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 DOMINGO 5 3 2006 ABC Deportes Ganó el más certero y el menos malo El Madrid se impuso al Atlético en un partido feo, trompicado y con más fallos que aciertos en el que el Bernabéu no dictó sentencia sobre la marcha de Florentino ni sobre el equipo sin Ronaldo REAL MADRID ATLÉTICO DE MADRID 2 1 tía ante todo: vídeo de Florentino Pérez en los videomarcadores, salida de los jugadores al campo y ausencia de Ronaldo. Cassano, a los dos minutos, visto y no visto, hizo reaccionar al estadio. Gran gol. Lo mejor del partido. Centro medido, templadito, pasado, de Roberto Carlos y astuto cabezazo del italiano, que se volvió loco celebrándolo. Había retocado López Caro su disposición táctica. No era un meridiano 4- 1- 4- 1 como en los últimos partidos. Guti se pegó mucho más a Gravesen, hasta ser dos claros medios centro, y Cassano era la referencia ofensiva, con Beckham- Baptista- Zidane por detrás en la media punta. Con el tanto a favor se vieron los mejores momentos del Madrid. Los únicos. Es trivial que el equipo juega menos mal cuando lo hace sin un punta estático como puede ser Ronaldo. Sin él hay más dinamismo, más cambios de posiciones y combina mejor, pero todavía sentar al brasileño se antoja un pecado, sobre todo porque la mejoría sin él no es como para jubilarlo. Sube un punto en movilidad e intensidad, nada más. Real Madrid (4- 2- 3- 1) Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Raúl Bravo, Roberto Carlos; Gravesen, Guti (Diogo, m. 84) Beckham, Baptista, Zidane (Robinho, m. 77) y Cassano (Raúl, m. 74) Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Velasco, Pablo, Perea, Antonio López; Varela (Galletti, m. 6) Gabi, Luccin, Petrov; Torres y Kezman. Árbitro Medina Cantalejo. Mostró tarjetas amarillas a Velasco, Guti, Perea, Luccin, Roberto Carlos y Galletti. Goles 1- 0. m. 2: Cassano. 1- 1. m. 27: Kezman. 2- 1: m. 39: Baptista. ENRIQUE ORTEGO MADRID. Derbi dañino para la salud mental y física. Partido para borrar lo antes posible del disco duro porque es de los que seguro que contamina el organismo. No creo que hoy nadie a la hora del vermú pueda recordar y comentar más de tres aspectos positivos de lo acontecido ayer en el Bernabéu. Imposible, por lo tanto, que sea tema de conversación ya mañana en la oficina. Y un derbi que no tiene buen fútbol y ni siquiera arrastra pasión y polémica no merece pasar a la historia. Real Madrid y Atlético, tal para cual. Ganó el Madrid. El menos malo, que no el mejor, porque ni en la victoria se merece ayer ese calificativo. Y venció el más certero ante la puerta, porque casi crearon más ocasiones los rojiblancos que los blancos, pero ayer no era su noche, sobre todo de los encargados del ataque. Con decirles que el ganador acabó encerrado en su área el último cuarto de hora, exhausto y pidiendo la hora, se pueden llevar una impresión del espíritu del vencedor. Del vencido, poco se puede decir. El Bernabéu le sigue cayendo grande. Como era previsible, las bajas de Ibagaza y Maxi fueron una losa. Quizá para otro equipo con más recursos perder a dos jugadores no suponga nada. Para este Atlético son palabras mayores. Los rojiblancos, hasta el empate El Atlético reaccionó bien a un tanto tan traicionero y también a la rápida lesión de Varela. Entró Galletti. Se adueñó del medio campo basado en su mejor asociación en torno al balón y Kezman desvió con el tacón un remate lejano de Luccin a la salida de un córner. Y fue empatar y dejarse llevar el Atlético. No es que se sintiera agobiado, pero comenzó a notar los muchos metros que había entre los dos medios centro (Gabi- Luccin) y los dos delanteros (Kezman- Torres) y según se le fue acabando el fuelle al serbio, el bloque quedó partido en dos mitades. Tuvo Kezman el 1- 2 en su pierna derecha, pero remató alto y, como suele pasar casi siempre, a la jugada siguiente, gol del rival. El Madrid fabricó su segundo tanto por la otra banda, por la de Beckham. Y su centro, raso, fue rematado por Baptista, que entró al unísono con Cassano quien, muy italiano él, quiso apuntarse la paternidad del tanto celebrándolo como el primero. La segunda parte fue peor. Palabra de honor. Faltas, trompicones, interrupciones, fallos defensivos, desajustes tácticos. Atacó más el Atlético porque tenía más necesidad, pero sin fe, sin esperanza y, sobre todo, sin calidad. Torres, desaparecido. Petrov, que sólo aparecía para lanzar las faltas, Kezman, ya agotado, por no decir Galletti, que acusó la inactividad. Tuvieron un par de oportunidades los rojiblancos, pero las desperdiciaron de mala manera y acabaron perdiendo. No hicieron méritos para otra cosa. Gravesen y Helguera ante Kezman, una imagen de lo embarullado que fue el partido López Caro ya ha conseguido más puntos que Luxemburgo LUIS GARDE MADRID. Con los tres de ayer, el Real Madrid ha sumado 26 puntos en 12 partidos, uno más que los logrados con Luxemburgo, que ganó 25 en 14 partidos. Sin veredicto de la afición La realidad es que se había pensado, hablado y escrito tan poco del encuentro a lo largo de la semana que pocos nos habíamos hecho una idea de cómo podía salir futbolísticamente. Había más expectación por saber la reacción, el veredicto del Bernabéu, que del resultado en sí, al menos en la facción blanca, porque los rojiblancos andaban a vueltas con sus siete victorias seguidas y su afán de hundir al enemigo natural desde que tienen uso de razón. La indiferencia de la afición madridista presidió los prolegómenos. Apa- Madrid que han marcado. Es, junto a la Real Sociedad (también 14) el equipo que más goleadores tiene. Más goleadores. Cassano obtuvo ayer su primer gol en la Liga, con lo que son 14 los jugadores del Real Sequía de Baptista. El brasileño, negado ante la portería, llevaba 19 partidos consecutivos sin marcar. Su penúltimo gol se lo hizo al Mallorca en el Santiago Bernabéu el pasado 2 de octubre. No hay récord. El Atlético de Madrid no ha podido igualar su récord de siete victorias consecutivas, que se queda en las temporadas 65- 66 (Balmanya) y 91- 92 (Aragonés) Precisamente, en esta última temporada fue el Real Madrid el que le impidió el récord de ocho victorias al ganarle 3- 2 en el Bernabéu.