Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5 3 2006 59 Cultura y espectáculos ¿Quién es Jon Stewart? Tom Hanks y Jon Stewart AP George Clooney y Dolly Parton, durante los ensayos de la ceremonia AP La Academia quiere evitar que los Oscar degeneren en un mitin contra Bush Esta madrugada se celebrará la gala de la 78 edición de estos premios b En el Teatro Kodak habrá un Ante la imposibilidad de conseguir al ya clásico Billy Crystal, la gala de los Oscar va a ser presentada por primera vez por el cómico Jon Stewart, conocido por su despiadada pero inteligente sátira anti- establishment en una parodia de programa informativo titulada The Daily Show con ratings en la televisión por cable más atractivos que algunos telediarios legítimos. Con estos antecedentes, y el fértil terreno humorístico de la auto- importancia de Hollywood y las bromas de cowboys enamorados, lo que no falta precisamente es morbo. Con cierta humildad hacia su enorme reto, Stewart ha indicado que esa noche es, sobre todo, la noche de los nominados y no se trata de fastidiarles su boda despliegue de sensual talento para todos los gustos de la cultura popular: de George Clooney a Nicole Kidman o Dolly Parton PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL LOS ÁNGELES. Aunque los organizadores de la gala de los Oscar cuentan con un generoso presupuesto de veinte millones de dólares- -más dinero que el gastado en algunas de las películas nominadas- el reto de la ceremonia de este domingo no es otro que el de atraer audiencia nacional e internacional en un año sin grandes éxitos de taquilla. Esta vez no hay un Titanic para salir a flote por lo que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ha optado por proteger su multimillonaria franquicia televisiva con una sobredosis de sensual talento y golpes de efecto. Lo divulgado del programa en el teatro Kodak- -que comenzará a retransmitirse a partir de las dos de la madrugada, hora de España- -es un despliegue de sensual talento para todos los gustos de la cultura popular. Desde el irresistible George Clooney para cierto público- -que seguramente saldrá bastante por su doble condición de presentador y múltiple nominado- -hasta la distinguida belleza de Charlize Theron o Nicole Kidman, sin faltar la exuberancia curvilínea de Jennifer López o Salma Hayek. Se cuenta también con la actuación estelar de la inconmensurable Dolly Parton. La estrella de la música country -estupenda a los sesenta años tras haber inspirado por cuestiones glandulares el nombre de la oveja más famosa en la historia de la ciencia- -se ha prestado a interpretar la canción que ha compuesto para Transamerica la odisea de un hombre empeñado en ser mujer magistralmente interpretada por Felicity Huffman. La artista ha indicado que es de justicia cantar en directo Travelin Thru aunque sólo sea como agradecimiento a todos esos travestis que tan sinceramente la homenajean a través de la imitación. El encargado de este montaje es Gil Cates, por decimotercera vez. El veterano productor ha explicado que la gala en directo de los Oscar, que tantas críticas suele generar al día siguiente por su contenido y extensión, no tiene comparación con nada en el mundo de la televisión A su juicio, la noche de los Oscar, que cada año se las arregla para desarrollar su propia persona- lidad, es esencialmente un programa informativo, tres horas y media en las que la gente está pendiente para enterarse de quién ha ganado Declaraciones políticas Tanto Gil Cates como el presidente de la Academia, Sid Ganis, se han visto obligados a asegurar que el show no debería degenerar en un mitin contra la Administración Bush. Mensaje tranquilizador que se explica por el contenido profundo de las películas en liza y la introducción de un nuevo presentador, el cómico Jon Stewart, especializado en la sátira política a través de un falso pero incisivo telediario con una fiel audiencia juvenil. Aunque, como reconocen los organizadores, lo que no se puede controlar es lo que cada ganador quiera decir al recibir la estatuilla. Según Cates, son sus cuarenta segundos y están en su derecho de hacer declaraciones políticas si lo desean. En el Hasta el lenguaje precolombino parece servir con tal de pasar el listón de los 40 millones de audiencia en EE. UU. capítulo de sorpresas planeadas para este año se espera incluso una breve aparición en diferido de Mel Gibson, que en estos momentos se encuentra filmando su próxima película, Apocalypto en el sur de México. Dentro de su gusto por las lenguas vernáculas demostrado con el exclusivo uso de arameo y latín en La pasión de Cristo este rompedor actor- director piensa utilizar expresiones en maya durante su alocución. Hasta el lenguaje precolombino parece servir con tal de pasar el listón de los cuarenta millones de audiencia en Estados Unidos, y justificar esos costosos anuncios emitidos por la cadena ABC. Con todo, no faltan los que piensan que con diferencia la mejor parte de los Oscar es el numerito que tendrá lugar en la alfombra roja, que no es roja sino de un tono formulado siguiendo especificaciones secretas entre cayena y burdeos. Unos 153 metros que se reemplazan en años alternos tocando esta vez modelo usado. Como detalle para los fans, la Academia ha organizado esta vez en un peliculero centro comercial detrás del teatro Kodak una exposición especial de las estatuillas que entregará el domingo. Permitiendo hacerse fotos con un original, conveniente vigilado y sujetado con un cable.