Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE John Jones, de 29 años, perdió ambas piernas en Irak. Ahora utiliza este monoski en su rehabilitación tienen pensado comprar un monoski y un RV y viajar por las Montañas Rocosas. habitantes de Sun Valley dicen que la nieve de este invierno es la mejor desde hace quince años Cuando me sienta deprimido, en mi mente me refugiaré en este lugar confiesa Daniel Gilyeat, marine los once últimos años de su vida. Pensaré en los árboles, la nieve y la tranquilidad Gilyeat, de Kansas City, es un artista del tatuaje. Ganó tres mil Cuando me sienta deprimido El vapor del agua caliente se eleva hasta las ramas de los pinos. Los árboles, blancos, conservan su color natural verdoso debajo de la nieve. Encima de los tejados esa nieve alcanza medio metro. Los Esquiar con prótesis tal vez sea lo más fácil, después de todo. Lo difícil es enfrentarse, cada día, al reto de levantarse, bañarse sentado, vivir... dólares en Irak entre sus compañeros, a golpe de aguja y tinta. Es padre de tres hijos y dentro de dos meses volverá a Kansas City. Gilyeat perdió la pierna izquierda por encima de la rodilla tras una explosión en julio de 2005. Desde entonces está internado en BAMC. Aunque su tipo de amputación lo complica mucho, Gilyeat ha elegido esquiar con la pierna ortopédica. Soy muy terco y pienso que puedo hacerlo todo. Así somos los marines explica. Esta noche están invitados a cenar por un médico de Beverly Hills, Lee Bosley, a su casa en Sun Valley, una mansión espectacular donde el anfitrión- -millonario con sus tratamientos para el pelo Hair Plugs- -suele dar fiestas lujosas. Al final de la noche, el joven marine Jesse recibió la buena noticia de que el doctor Bosley le sometería a uno de sus tratamientos cuando concluya la rehabilitación. Puede que a de 22 años y nacido en Peoria (Illinois) le preocupe su cabello, pero la pérdida peor es la de su pierna izquierda, cuando el conductor suicida de un camión lo estrelló contra el vehículo en el que él patrullaba. Además, sufrió quemaduras en la cabeza y las manos. A pesar de todo, y su amigo Justin Hollenbach arrasaron en la montaña con su snowboard Hollenbach, vestido con camuflaje del Ejército, y sufrieron amputaciones similares. Por suerte conservan las rodillas, lo que facilita su adaptación al snowboard Hollenbach, de 23 años, es de Lacey (Washington) y fue víctima una explosión en marzo de 2005. De todo el grupo, Hollebach es el único que quiere volver a alistarse Llevaba un año movidito en Bagdad asegura. A Hollenbach, quien vive en San Antonio con su esposa, le falta poco tiempo para completar la rehabilitación. En su opinión, la mejor forma de superar el trago del BAMC es estar siempre ocupado, y no aburrirse con los mismos videojuegos todo el tiempo Cada cual, entre estos veteranos, saca fuerzas de flaqueza como puede. Todos plantan cara cada día a mil dificultades: desde levantarse de la cama hasta bañarse sentados. Son retos modestos, oscuros, más dolorosos que intentar esquiar con prótesis. Daniel Gilyeat utiliza el poder de su mente para superar su amargura: Puedo sentarme en el rincón y sentir lastima por mí, o puedo aprovechar todos los momentos de la vida Justin Hollenbach recurre al humor cuando, en medio de un frío siberiano, nos trata de convencer del lado bueno de ser un amputado: Ahora sólo debo evitar que se me congele una pierna