Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 5 3 2006 ABC Los Bomberos realizan 80 salidas de emergencia a causa del fuerte viento y la lluvia en la Comunidad ABC MADRID. Los Bomberos de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid realizaron alrededor de 80 salidas de emergencia por los efectos producidos por las fuertes rachas de lluvia y viento en la región, informaron, al cierre de esta edición, fuentes de Emergencias 112. Los avisos recibidos, según Efe, estaban relacionados con cornisas en mal estado, caídas de ramas y toldos que se vencen, entre otros, por lo que ninguno de ellos revestía gravedad. La mayoría de las salidas las realizaron los Bomberos de la capital, con un total de 57 servicios relacionados por efectos de la lluvia y el viento, según datos de Emergencias Madrid. Durante la primera hora de la noche se practicaron más salidas, si bien fueron residuales. Protección Ciudadana, a través del 112, alertó de que, desde ayer, se regis- tran rachas de viento fuertes o muy fuertes en la región, de ahí que avisara a todos los ayuntamientos y a los organismos de Emergencias. Igualmente efectuó una serie de recomendaciones a los ciudadanos, entre ellas, que eviten caminar bajo cualquier objeto susceptible de caer, como ramas de árboles, aleros y cornisas en mal estado o edificaciones en situación ruinosa, y que retiren de ventanas y balcones cualquier cosa que pudiera caerse. También aconsejó que, en ningún caso, nadie se refugie bajo un árbol e hizo un llamamiento a los conductores para que extremen la precaución, circulen a velocidad moderada, especialmente en adelantamientos de vehículos pesados y en los túneles. MADRID UNA Y MEDIA CUARESMA JESÚS HIGUERAS ESTEBAN H emos comenzado la Cuaresma. Esta frase puede resonar en nuestros corazones como una rutina, una vieja costumbre que consiste en no comer carne los viernes y hacer algún Via Crucis, pero poco más. O tal vez para algunos sea una oportunidad única e irrepetible de vivir un tiempo de cambio, de renovación y de ilusión, pues la Cuaresma es ante todo alegría por la proximidad de la Pascua. Es bonito reconocer que somos pobres, que tenemos pecados y que aun así Dios no nos hace ascos ni nos rechaza. Precisamente con mi pecado Dios se muestra magnánimo, misericordioso y fiel. Sería muy fácil que Dios sólo quisiera a los buenos, a los que se portan siempre bien. Lo que es difícil pero real, es que Dios me quiere aunque sea el más débil de los hombres. Me quiere tanto, que entregó a su propio Hijo en la Cruz para pagar mi rescate con el precio de su Sangre derramada y de su Cuerpo triturado. Y esto es muy serio. Cada ser humano vale el precio de la Vida de Cristo, el Hijo querido del Padre. Con estas cosas no se puede frivolizar, ni podemos dejar que la Muerte y la Resurrección de Jesucristo caigan en el olvido o les quitemos importancia. Podríamos decir: ¿Y a mí qué? ¿Cómo me afecta en mi vida cotidiana que Dios entregara a su Hijo por mí? Y en esto consiste la Cuaresma, en meditar que gracias a la Cruz y la Resurrección Cristo vence todas mis miserias, mis inseguridades y fracasos y me da un Espíritu que vence al mundo, que me da una ilusión nueva para vivir con esperanza y con un sentido más profundo todos los acontecimientos cotidianos. Vamos por tanto a vivir este tiempo de Cuaresma con ilusión, con profundidad y con verdadero espíritu de penitencia. Hacer penitencia es desear ser transformados en lo más íntimo de nuestro ser: en la conciencia y en el juicio que hacemos de la historia, de las personas y de mí mismo. Necesitamos hacer penitencia para ser renovados, ayunar de tantas cosas innecesarias y dar la limosna de nuestra caridad. Y sobre todo, orar, hablar con nuestro Padre Dios y pedirle que sea nuestro guía, nuestra fuente de donde tomamos la vida. ¡Qué bonito es el tiempo de Cuaresma! No lo desaprovechemos y pidámosle al Espíritu Santo que nos ilumine.