Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional DOMINGO 5 3 2006 ABC La hora del Parlamento democrático en Irak El Gobierno afirma que las milicias serán disueltas y que el Ejército dispone ya de 180.000 hombres Talabani insiste en su rechazo a la continuidad del primer ministro, Al- Yáfari, al frente del futuro Gobierno, pese a que cuenta con suficiente apoyo ABC BAGDAD. El Gobierno iraquí aseguró ayer que las milicias armadas que operan en el país serán disueltas, y que un número indeterminado de sus integrantes serán incorporados a las instituciones de seguridad del Estado, tanto a la Policía como al Ejercito. El anuncio, que dada la ola de violencia incontenible que ahoga el país pudiera ser más una piadosa declaración de intenciones que una realidad a medio plazo, fue hecho en tono solemne por el ministro de Interior, Bayan al- Yaber, quien no precisó cuándo ni cómo serán desmovilizadas. Sí adelantó Al- Yaber en rueda de prensa, ayer en Bagdad, que una cifra limitada de milicianos jóvenes serán alistados. Los mayores de 50 años de edad pasarán a situación de retiro y los más jóvenes que conozcan algún oficio serán empleados en los ministerios que se considere adecuados, dijo el ministro, que aseguró que dichas milicias no constituyen un peligro para el país. Al- Yaber se refería a los grupos armados adscritos a determinadas formaciones políticas, en especial de confesión chií, como las milicias Badr y el Ejército del Mahdi controladas respectivamente por la Asamblea Suprema de la Revolución Islámica de Irak (ASRII) y por el levantisco clérigo radical Moqtada al- Sadr. Ambas milicias han sido acusadas por dirigentes políticos y religiosos suníes y organizaciones de derechos humanos de secuestrar y matar a decenas de personas de confesión suní. b El presidente Un blindado del Ejército iraquí, de patrulla por las calles de Bagdad en previsión de atentados de la insurgencia AP Las milicias Badr y el Ejército del Mahdi son acusadas por los suníes de secuestros, atentados y asesinatos ben elegir entre la unidad o el caos en plena ola de represalias tras el atentado contra la mezquita chií de Samarra. Como respuesta a la mencionada advertencia de Bush, el presidente de Irak, Yalal Talabani, anunció ayer que para el próximo fin de semana, posiblemente el sábado, será convocada la se- sión de apertura del nuevo Parlamento, la primera Cámara legislativa democrática elegida en Irak, el pasado 15 de diciembre. Aunque la ley marcaba su constitución para 15 días después de conocerse los resultados oficiales- -10 de febrero- el plazo fue prorrogado en dos semanas más y muchos dudaban de que pudiera celebrarse dada la actual ola de atentados, aunque más bien cabría hablar de la violencia endémica que arrasa Irak. Si efectivamente se constituye la nueva Cámara y, mal que bien, consigue sacar adelante su labor pese a las muy adversas circunstancias, habrá llegado la hora de un Irak con Parla- mento democrático, toda una primicia en la historia de este país. En el momento mismo de esta declaración de intenciones, Talabani dejó ver sin embargo que la política iraquí es un mar de contradicciones de difícil navegación, ya que insistió en que el actual primer ministro, Ibrahim al- Yáfari, no debe aspirar a continuar en su puesto tras la formación del nuevo gobierno. Algo que traerá sin duda cola, ya que Al- Yáfari ha sido refrendado como candidato a primer ministro por la alianza de formaciones chiíes mayoritaria en el Parlamento, en contra del parecer de kurdos, suníes y chiíes laicos, que no suman tantos escaños. Acuerdo Interior- Defensa Para dar credibilidad a su anuncio, el ministro de Interior aseguró que el Ejército dispone ya de 180.000 hombres adiestrados y equipados, que no titubearán en emplearse a fondo para imponer el orden en Irak Afirmó AlYaber que la Policía ha asumido el control de la seguridad en 12 de las 18 provincias iraquíes. El ministro informó también de que Interior y Defensa han llegado a un acuerdo que pondrá a todas fuerzas dependientes de Interior bajo las órdenes de una jefatura única y con un mismo uniforme. Esta declaración de Al- Yaber, que naturalmente no se refiere a las bandas terroristas y a la insurgencia armada que desangran Irak, será de difícil cumplimiento porque las milicias en cuestión no han dado hasta la fecha indicio alguno de aceptar su desmovilización. El anuncio, en cualquier caso, se ha producido apenas unos días después de que el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, advirtiera a las autoridades iraquíes de que de- El primer ministro británico asegura que Dios juzgará su decisión de entrar en la guerra EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El primer ministro británico, Tony Blair, se ganó ayer la crítica de los activistas contrarios a la guerra de Irak al afirmar que Dios juzgará su decisión sobre la invasión de ese país de Oriente Próximo. Blair habló de juicio de Dios sobre una decisión personal, pero no calificó su actuación como una misión de Dios como ha hecho el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. En realidad, Blair dijo algo que todo el mundo puede suscribir: que cada cual debe actuar de acuerdo con su propia conciencia y que luego el jui- cio sobre los propios actos corresponde hacerlo a otros; para el creyente, ese juicio también lo hará Dios. Pero la mención de Dios, forzada por el entrevistador que le hacía preguntas al primer ministro en un programa de televisión emitido anoche, soliviantó especialmente a los familiares de soldados muertos en Irak. Juicio humano La oposición, por su parte, consideró que la apelación al juicio divino supone un intento de escapar al juicio humano sobre una guerra que ha causado miles de muertos. Cuando encaras una decisión como ésta- -y algunas son muy difíciles porque en juego está la vida de la gente y, en algunos casos, su muerte- la única manera de tomarla es intentar hacer lo correcto de acuerdo con tu conciencia manifestó Tony Blair. Y añadió: Creo que si tienes fe en estas cosas, entonces te das cuenta de que el juicio es hecho por otras personas Preguntado sobre a qué personas se refería, Blair respondió: Si crees en Dios, es hecho también por Dios Reticente normalmente a hablar de su propia fe, el primer ministro británico fue más lejos de lo habitual, pero ya no quiso responder a la pregunta de si había rezado a Dios antes de tomar una decisión sobre Irak. No quiero entrar en ello; peleas con tu propia conciencia y al final haces lo que crees que es correcto declaró Tony Blair.