Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 5 3 2006 ABC ÁLVARO DELGADO- GAL LA ALTERNATIVA MÖBIUS orten, de arriba abajo, una cuartilla de papel, en paralelo a uno cualquiera de sus lados. Obtendrán una cinta en forma de rectángulo. Retuerzan la cinta, y empalmen los extremos de manera tal que queden emparejados los ángulos que antes estaban en diagonal. La figura resultante se conoce en topología como banda de Möbius Las bandas de Möbius ostentan la propiedad maravillosa de ofrecer una sola cara, aunque parezca que poseen dos. Prueben, si no, a recorrer la banda con un bolígrafo, sin perder en ningún momento contacto con el papel ni cruzar los bordes. Una vez que hayan vuelto al punto de partida, separen los extremos. Comprobarán que la línea se extiende a lo largo del haz de la cinta, y también de su envés. Ahora hay dos caras, pero esas caras eran sólo una cuando los extremos se hallaban machihembrados según las instrucciones de Möbius. Cabe afirmar que Möbius descubrió un trampantojo delicioso y también... una metáfora elocuente de la política española. En un pispás, les explico por qué. Empecemos, qué sé yo, por el señor Azkárraga, consejero de Justicia del Gobierno Vasco. El señor Azkárraga hizo alusión de nuevo, el martes pasado, a una tregua inminente de ETA, y se situó a continuación en el escenario de las dos mesas, o hablando en plata, de la autodeterminación. La parte escenográfica no encierra misterio alguno. Al señor Azkárraga le encantaría, no cabe duda, que la autodeterminación se convirtiera en materia negociable. Ahora bien ¿consta al consejero de Justicia que ETA se halla a punto de anunciar una tregua? Recelo que no. Lo más prudente es suponer que el señor Azkárraga sobrestima la fiabilidad de sus informaciones. El caso, sin embargo, es que el señor Azkárraga no es el único que pretende estar bien informado. También el presidente pretende estar bien informado. No sólo ha formulado esperanzas reiteradas sobre el cese próximo del terror, sino que asegura poseer datos preciosos que confía a casi todo el mundo, menos al jefe de la oposición. El agraciado por el afán comunicativo del presidente sale de la Moncloa en estado de euforia, un estado que no puede justificar en vista de que la revelación reviste un carácter secreto. ETA, entre tanto, insiste en poner petardos, y no renuncia, oficialmente, a sus pretensiones históricas, las cuales comprenden la autodeterminación y la anexión de Navarra. ¿Qué haremos entonces? ¿Pensar que el presidente se ha lanzado pista abajo sin descalzarse los patines, o aplicar una lectura oblicua a los petardos? Muchos españoles de buena fe se resisten a abrazar la idea de una inaudita ligereza presiden- C cial. El presidente es el presidente, y disfruta de muchísima más información que cualquiera de nosotros. Se tiende, por tanto, a aplicar una lectura oblicua a los petardos. Éstos no significarían lo que semejan significar, a saber, que ETA no tiene la intención desarmarse, sino que significan más bien que se desarmará un poco más tarde. Por ejemplo, cuando ninguno de nosotros lo esté esperando. Ni el presidente, ni usted, ni yo. Tras estas reflexiones, parecería como que nos hemos ganado el derecho a una breve, precaria tranquilidad. Pero ¡quiá! ni siquiera. La hipótesis de una tregua es compatible con la hipótesis alarmante de una concesión política. ¿Cuál? Lo ignoramos. Y como lo ignoramos, y en el fondo no comprendemos nada, cada cual sale por donde se lo pide el cuerpo. Unos se hacen las composiciones de lugar más atroces; otros se espatarran entre contradicciones inverosímiles; y por supuesto la oposición, a la que se ha decidido no dar ni agua, explota las fundadas reticencias de los escépticos y agita el cotarro. ¿Alguna alternativa a esta profesión de impotencia, de azoramiento cognitivos? Sí. Existe la alternativa Möbius. La alternativa Möbius, es que no existen dos caras de la cuestión, una esotérica y otra exotérica, una invisible y otra visible, sino una sola cara. ETA no va a rendirse, ni el Gobierno ha tramado la sigilosa entrega de España. Sencillamente, el Gobierno se ha hecho un lío, impulsado por cálculos absolutamente prematuros y probablemente inconsistentes. Por analogía mecánica con el episodio catalán, se ha querido ver en HB la contrahechura de ERC. Acto seguido, se ha acordado tentar a HB con el anzuelo del diálogo. Cien correveidiles han circulado de una a otra ribera, y algunos logreros, azacaneados por la perspectiva de una buena tajada en Vitoria, han especulado con alianzas escenas. En rigor, nada, o muy poco. La nuez está huera, vacía. Según corra el tiempo, o vayan multiplicándose los petardos, Zapatero se irá poniendo nervioso. Y se echará atrás, o si se pone lo bastante nervioso, se comprometerá de modo todavía más imprudente. El curso de las encuestas, o el azar de los petardos, decidirá el resto. Todo esto, en fin, es una lata, y provoca cansancio. El cansancio, en política, es peligroso. Se traduce en desinterés primero, y después en desafección. La trayectoria errática, grotesca, del Estatuto catalán, no ayuda a levantar los ánimos. Ayer, por cierto, rompieron la botella contra el casco de un nuevo partido Francesc Carreras, Arcadi Espada y Albert Boadella. Constituye una excelente noticia que personas de tanta calidad bajen a la arena. Que haya suerte. Francesc de Carreras, ayer en la presentación del nuevo partido ABC El partido no nacionalista de Cataluña nace con el fin de derrotar el Estatuto Intentará que salga deslegitimado del referéndum b Casi dos mil personas, y otras tantas en el exterior del teatro Tívoli de Barcelona, asistieron a la presentación del partido, que celebrará su primer congreso en junio IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. La campaña de ratificación del nuevo Estatuto será nuestro el primer reto; tenemos la oportunidad única de que el Estatuto salga deslegitimado de las urnas El nuevo partido no nacionalista impulsado por la plataforma Ciudadanos de Cataluña todavía no tiene candidatos, estructura orgánica ni programa, pero ya tiene un objetivo político, enunciado ayer por el periodista Arcadi Espada en el acto fundacional del partido. Un Estatuto que debe ser objeto de rechazo sólo por la política lingüística que implica señaló el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras. A partir de ahora el millar de militantes con los que ya cuenta el futuro partido, agrupados en 40 núcleos territoriales, deberán definir su programa, escoger un nombre y buscar a sus candidatos para las próximas elecciones autonómicas, que se aprobarán en un primer congreso en junio. Así nacerá un partido posnacionalista cuyo objetivo es reconquistar el espacio público para expulsar de él al nacionalismo Fernando Savater: Ya sé por qué ETA mata. Para que en el País Vasco nunca exista esto Espada ya advirtió de que ahora la intimidación consistirá en decir que somos pocos pero consideró más que probado, tras el éxito de convocatoria de ayer, que esto no es así. Un total de 1.800 personas en el interior del teatro Tívoli y otras dos mil que se quedaron en la calle por falta de aforo atestiguan, tal y como destacó Carreras, el interés cívico por la iniciativa. El periodista señaló que el mejor arma del nacionalismo ha sido hasta ahora la obediencia ciega que ha impuesto. Y pidió a los presentes que desobedezcan y rechacen un texto estatutario que es un absurdo despropósito y que sólo ha servido para generar el mayor rechazo hacia los catalanes desde el resto de España. Carreras defendió la necesidad de un nuevo partido por obligación ante el cúmulo de disparates, sectarismo, irresponsabilidades y ridículo acumulado por el cuatripartito catalán- -CiU, PSC, ERC e ICV- Consideró probado que somos muchos los que queremos proclamar que no estamos de acuerdo ni con Pujol ni con el tripartito y advirtió de que la futura formación será un partido autónomo de todos los demás- -frente a los rumores de fusión con el PP- porque es la única manera de regenerar nuestra precaria vida democrática El acto fundacional contó también con el filósofo Fernando Savater, quien reconoció asistir con admiración y envidia a la muestra de una sociedad madura en la que los ciudadanos descontentos no se limitan a despotricar Savater animó a los impulsores del nuevo partido y apuntó que ya sé por qué ETA mata, para que en el País Vasco nunca exista esto. No os dejéis arrebatar este derecho concluyó.