Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP EL AMBIENTE DOMINGO 5 3 2006 ABC La tercera pista del mayor espectáculo del fin de semana se convirtió en una especie de feria de Alimentaria y terminó como si fuera un festival de música africana Ensaimada popular LUIS AYLLÓN FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO Nicolas Sarkozy, aclamado y homenajeado L. A. MADRID. El ministro galo del Interior y futuro candidato a la presidencia de la República francesa, Nicolás Sarkozy, fue recibido ayer con un gran aplauso por los asistentes a la Convención del PP, en cuya clusura tiene previsto intervenir hoy. Sarkozy entró en la sala del plenario, acompañado por Mariano Rajoy en el momento en que intervenía Ángel Acebes. El secretario general del PP aprovechó la ocasión para agradecer a Sarkozy la ayuda prestada a España en la lucha contra ETA. Cuando se escriba la lucha democrática en el libro de la historia contra el terrorismo habrá un capítulo muy importante y extenso para quienes nos ayudaron de manera decisiva afirmó, al tiempo que señaló que el titular francés de Interior hizo todo lo que tenía que hacer y todo lo que estaba en su mano para derrotar al terrorismo Sarkozy, que ayer también se reunió con el ministro del Interior, José Antonio Alonso, visitó junto a Rajoy el stand internacional del PP, donde había un espacio para su partido, la UMP. Después, se reunieron en una comida en la que también participaron Acebes, José María Aznar y Alberto Ruiz Gallardón. Todos estuvieron acompañdos por sus respectivas esposas, salvo el propio Sarkozy, a quien no acompañó en su viaje a España su esposa, Cecilia. MADRID. El número de adhesiones al referéndum sobre el Estatuto de Cataluña crecía a un ritmo de dos por segundo, aproximándose a gran velocidad a los tres millones, pero casi nadie prestaba atención a la pantalla que reflejaba esa marcha. El interés de muchos de los asistentes a la Convención del PP estaba ayer en otros puntos. Y no crean que eran los debates sobre las distintas resoluciones. Ni hablar. La atención que se les prestaba era bastante mediana comparada con la que se dedicaba a algunos de los stands instalados por los populares en Ifema. Cuando uno salía de la sala del plenario y atravesaba el área joven donde sí se desarrollaban actividades, se encontraba con la tercera pista del circo, una especie de salón de Alimentaria por el que circulaban los participantes e invitados a la Convención en busca de otros alicientes. Y lo encontraron, sobre todo en el stand de Baleares. Allí descubrí el poder de atracción de la ensaimada. La gente se aglomeraba para dejar una papeleta con su nombre destinada a participar en el sorteo de un viaje a las islas, pero, fundamentalmente, para recibir una ensaimada de Forn Ca n Guixe. Así que, en poco tiempo, con dos mil ensaimadas en las manos del personal, la Convención popular parecía la llegada a Barajas del avión de Mallorca. Sin lugar a dudas, la ensaimada fue la estrella del día, pero, como pudo comprobar José María Aznar al dar una vuelta por allí entre aclamaciones, tampoco se quedaron atrás la sidra y el queso de cabrales de los asturianos; ni el vino, los chorizos y los dulces de los riojanos; ni los sobaos pasiegos y los orujos de los cántabros que también sorteaban un viaje a Santander. Un poco más allá los populares del País Vasco vendían botellas de vino de la Rioja alavesa etiquetados con la firma de María San Gil y daban a gustar chacolí regalado por la Diputación de Vizcaya. Muy cerca, el PP de Castilla y León ofrecía vinos de Rueda, Ribera y Toro y regalaba una copa y un libro sobre el Archivo de Salamanca, mientras Aragón, con sus caldos del Somontano, Cariñena, Calatayud y Campo de Borja competía con Extremadura en la oferta de buen jamón al personal. Enfrente, los ceutís ponían a disposición de la gente unos dulces norteafricanos, pero españoles hasta la médula, y a su izquierda el PP de Castilla- La Mancha iba alternando los quesos y los jamones con los mazapanes toledanos. La Comunidad valenciana también ofrecía embutidos y sus clásicos fartons para mojar en la horchata, e incluso daba a degustar su cava, aunque en eso del cava la palma se la llevaron los catalanes, que además disponían de anchoas, caracoles y peras limoneras. Los gallegos sólo ofrecían una especie de libro gordo de Petete para llenarlo Piqué bromea, camiseta en mano, con uno de los asistentes a la convención del PP de frases dirigidas a Manuel Fraga. En la zona menos gastronómica, una enorme cola de gente esperaba para que Rajoy y Aznar les firmara un libro y todo el mundo quería hacerse una foto en la tribuna de oradores virtual del Congreso de Diputados. Algunos, incluso se apuntaron al cursillo de telegenia del Área de Formación, convencidos de que como dice el lema de la reunión hay futuro y hay queestar preparado. Eso sí, por si las cosas no salen como se espera, siempre quedará echar mano de la pelota antiestrés que regalaban en FAES. Y lo que empezó en plan gastronómico terminó con un toque étnico cuando, al final del acto de Rajoy con los jóvenes, hicieron su aparición en la jaima instalada al efecto un nutrido grupo de musicos y bailarines negros, con tambores y zancos, que dejaron sorprendido al líder popular. El ritmo del grupo Boubakar Fall, auspiciado por la Asociación de Culturas y Artes de Africanos Negros en Diáspora- -ahí es nada- -puso la nota de color y lanzó a la pista a la marea naranja de las Nuevas Generaciones con sus camisetas de No te muerdas la lengua El grupo africano de música y danza Boubakar Fall puso el cierre a la jornada de ayer