Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 5 3 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil CAVACO, PORTUGAL Y LA ENERGÍA A PADRES INNOMBRABLES A última reforma de la normativa del Registro Civil, publicada en el Boletín Oficial del Estado del pasado viernes, ha suprimido los sustantivos padre y madre en las inscripciones de nacimientos, para sustituirlos por los inefables genéricos progenitor A y progenitor B y donde se dice Matrimonio de los padres se dirá Matrimonio de los progenitores Según el Ministerio de Justicia, esta reforma busca una adaptación terminológica del Registro Civil a la existencia de matrimonios homosexuales. Por tanto, estas innovaciones registrales, ya vigentes, desarrollan la nueva modalidad del matrimonio y hacen dar la cara a la finalidad subyacente de la política legislativa del Gobierno en esta materia: cambiar las palabras, ante la imposibilidad de cambiar las realidades. El hecho de que quienes son padre y madre pasen a llamarse progenitor A y progenitor B es una muestra palmaria de impotencia ante la inmutabilidad de ciertas convenciones sociales, que si son sólidas se debe a que no fueron fruto de imposiciones religiosas ni ideológicas, sino de la autogestión natural de las necesidades afectivas, reproductivas y espirituales del ser humano. El reduccionismo doctrinario con el que el Gobierno socialista ha abordado la situación de los homosexuales ha acabado aflorando como una voluntad de hierro de cambiar por decreto el modelo social, tras la máscara de los legítimos derechos de los hombre y mujeres homosexuales a la igualdad, derechos que han sido transformados en una iniciativa meramente política que, además, sólo respalda una parte del colectivo homosexual. Los datos del Ministerio de Justicia son concluyentes: en 2005 contrajeron matrimonio 425 parejas homosexuales, pese a que el propio presidente del Gobierno llegó a anunciar que eran miles quienes se habían beneficiado de esta reforma. Según reconoció el pasado jueves el propio Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, hasta el momento sólo han sido ochocientas las parejas homosexuales que han contraído matrimonio en España. El abuso del lenguaje, la manipulación de los conceptos y el ocultamiento de las realidades se han convertido en recurso habitual del Gobierno para justificar una actitud re- L dentora o mesiánica hacia la sociedad española, a la que parece empeñado en liberar de prejuicios atávicos o lastres premodernos. Pero hay cosas cuya naturaleza no es maleable por la mera voluntad de una clase política, como bien se ha demostrado tras el fracaso de la ideología comunista, porque esa naturaleza le viene dada por lo que son y no por lo que un Boletín Oficial quiera que sean. A nada conduce ocultar la condición de padre o madre tras esa expresión neutral de progenitor A o B, propia de una antología del disparate políticamente correcto, porque no hay vocación más natural del hombre y la mujer que ser padre o madre. Por tanto, de la misma manera que la certificación del matrimonio distinguirá el carácter heterosexual u homosexual de la pareja, también la inscripción del nacimiento debe contener esa distinción, porque la inmensa mayoría de los que se inscriben como hijos tiene padre y madre, y no progenitores en abstracto, y menos aún identificados como las puertas de una vivienda. Además, el término elegido, progenitor es sin duda el menos apropiado, etimológicamente, para definir a los homosexuales que adopten. El despropósito, pues, es bastante completo. Este caso no es anecdótico, porque, sin necesidad de caer en tremendismo alguno, revela el tipo de planteamiento que preside la acción del Gobierno en todas aquellas materias que exijan una razonable aceptación de valores morales, no confesionales. Lo mismo da que se trate de la Nación, del padre o de la madre, o de marido y mujer. Nunca han sido conceptos discutibles, ni menos aún pueden considerarse obsoletos. La obsolescencia, en cambio, recae en todas aquellas iniciativas que, bajo el manto del progresismo y la modernidad, recuerdan los fracasos históricos de quienes también quisieron hacer una sociedad nueva eso sí, sin contar con la sociedad que ya existía, ni con su estructura de valores. No deja de ser, en el fondo, una propuesta de simulación para eludir la carga ética que todo gobernante debe respetar en su relación con la sociedad. Por eso, si convertir a los padres en innombrables forma parte de la avanzada política social del Gobierno, ya se encargará la propia sociedad de seguir llamando a cada cosa por su nombre. NÍBAL Cavaco Silva regresó a la primerísima línea de la política de Portugal este año para hacerse con la Presidencia de la República, de la que tomará posesión el próximo jueves. Con una vasta experiencia al frente del Ejecutivo del país vecino- -fue primer ministro entre 1985 y 1995- parece que ese eclipse de una década alejado del poder no ha nublado su probada sensatez y su compromiso por ayudar a salir a su país de la crisis en la que lleva sumergido desde hace un par de años. De su tono se desprende que, en principio, la cohabitación con el socialista José Sócrates no tiene por qué generar demasiados problemas ni puntos de fricción, pues su discurso es ciertamente pragmático, tanto en lo referente a asuntos internos como en la esfera exterior. Así, por ejemplo, entiende Cavaco que las sensibilidades nacionales no pueden violar las reglas del mercado interno europeo lo que encaja como un guante con los mensajes que en los últimos días ha hecho llegar el presidente de la Comisión, Durao Barroso, respecto a los blindajes y las maniobras de los gobiernos para evitar opas exógenas en su sector energético. El respeto a las reglas del juego supone un principio fundamental y la base de la seguridad jurídica por la que se rigen las sociedades modernas. ETA REACTIVA EL TERROR CALLEJERO N EL HUÉSPED INCÓMODO DE PUTIN RAS intentar por su cuenta ofrecer una solución al desafío nuclear iraní, la invitación del presidente Vladimir Putin a una representación de Hamás es un gesto diplomático muy arriesgado y cuyos beneficios son más que dudosos. El haber sido el primero en romper incondicionalmente el aislamiento político que merece esta organización no es ningún honor, ni le hace un favor al proceso de paz, y que los dirigentes de Hamás hayan ido a Moscú a decir cuáles son sus condiciones para aceptar convertirse en un movimiento político civilizado tampoco constituye ningún avance en la buena dirección. Hamás tiene unos objetivos bien conocidos, y si los consigue abandonará la violencia. ¿No es eso lo que dicen todos los grupos terroristas? Si Putin pretendiera restablecer para Rusia el papel que tuvo la desaparecida Unión Soviética en la región, sería un error mayúsculo. La Guerra Fría es historia y la moderna Rusia no puede permitirse alinearse sin escrúpulos con un movimiento que sigue en la lista de los grupos terroristas, aunque haya ganado limpiamente unas elecciones. El país que encabeza este año el G- 8 no debería estar en esta posición ambigua en un escenario en el que tiene espacio de T sobra para extender su influencia dentro de las reglas de los grandes países civilizados. Se equivoca también el presidente ruso si cree que con las proclamaciones huecas de amistad estratégica que ha escuchado en Moscú de boca de sus invitados palestinos se garantiza un mayor grado de influencia para el futuro. Muy al contrario, lo que los dirigentes de Hamás pueden haber deducido es que la solidez del cuarteto (Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU) es sólo aparente, lo cual les da más tiempo y recursos para consolidar sus posiciones radicales, en vez de prisa para cambiarlas. Todos los países implicados en el proceso de paz no tienen más remedio que intentar adaptarse a una posición incómoda, buscando un equilibrio entre la voluntad de impulsar las negociaciones y la necesidad de respetar el sabio principio, del que habían hecho un compromiso político, de no dialogar con terroristas. En estos momentos, el criterio más pragmático indica que antes de saber cuál va a ser el resultado de las elecciones en Israel, basarse en las especulaciones sobre lo que pueda pasar en Oriente Próximo es sencillamente una actitud temeraria. UMEROSOS puntos del País Vasco y de Navarra volvieron a registrar en la madrugada de ayer los efectos del rebrote del terror callejero que practica el entorno etarra, cuyos miembros atacaron en esta ocasión el domicilio del alcalde socialista de Rentería, el Ayuntamiento de Zumárraga, el juzgado de paz del municipio vizcaíno de Marquina, las oficinas de una compañía aseguradora, la sede de UGT en Tafalla y, entre otros objetivos, un tramo de vía férrea. La Ertzaintza no detuvo ayer a nadie. Tras la orden de la dirección de ETA de incrementar la presión en las calles contra la política penitenciaria de dispersión y después del aviso de Otegi, que anunció incidentes tras la muerte de dos presos de la banda, la respuesta de las terminales etarras ha sido inmediata, como un efecto secundario y directo de la campaña de atentados que la organización ha desplegado en las últimas semanas. El telón del crimen organizado y de la amenaza terrorista vuelve a caer, implacable, sobre la hipótesis del presidente del Gobierno, quien, tras augurar el principio del fin de la barbarie etarra, comprueba de nuevo cómo la banda se rearma de fuerza y munición para reivindicar su papel en ese denominado proceso de paz al que quiere llegar con el cargador lleno. La calle, mientras, vuelve a arder. A distancia, ETA enciende la mecha.