Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 3 2006 57 Cultura y espectáculos Exigen el boicot porque creen que el filme hace apología del terrorismo y trivializa el sufrimiento de las víctimas rroristas suicidas; yo también soy crítico con estas prácticas, pero a cualquiera que vea la película le resultará bastante obvio que no respalda el asesinato Esta petición a la Academia de Hollywood, sin precedentes de haber retirado nunca una película después de haber sido sometida a la votación de sus miembros, viene respaldada por 35.000 firmas. Presiones que han prosperado en Israel, donde las grandes cadenas de cines se han negado a exhibir la película. En los Oscar, Paradise Now compite con la italiana Non ti muovere que protagoniza Penélope Cruz; la francesa Joyeux Noel la alemana Sophie los últimos días y la surafricana Tsotsi Con las quinielas centradas en esta última y en Paradise Now Los reproches israelíes también se extienden a la nacionalidad de la película, que la Academia estadounidense atribuye a Palestina Lo que ha generado protestas judías de que ese Estado no existe y tiene todavía menos probabilidades de existir con la reciente victoria de Hamas en las elecciones. Fuentes diplomáticas israelíes han indicado su esperanza de que la Academia, durante la retransmisión del domingo, por lo menos identifique la película como proveniente de la Autoridad Palestina. Pese a la atribuida influencia judía en Hollywood, este ha sido un año especialmente problemático para Israel en los Oscar, mal acostumbrada a películas mucho más sensibles a su historia. En la categoría a mejor película también compite Munich de Steven Spielberg, que reflexiona sobre la campaña de asesinatos acometida por los servicios secretos israelíes tras la muerte de once atletas judíos durante la incursión de un comando palestino en los Juegos Olímpicos de 1972. Aunque el peso pesado de Hollywood ha descrito su reflexivo largometraje con cinco nominaciones como una oración por la paz diversos sectores israelíes la han criticado y desacreditado con vehemencia. Los padres de tres jóvenes muertos en un ataque suicida de Hamas en un autobús de Haifa (con sus fotos detrás) durante una rueda de prensa el pasado miércoles en Jerusalén, en la que respaldaron la retirada de la nominación al filme AP Activistas judíos piden a la Academia de Hollywood que Paradise Now no opte al Oscar a mejor película extranjera Familiares de las víctimas prefieren hablar del infierno ahora y cada día b No hay precedentes de haber retirado nunca una película después de haber sido sometida a la votación de sus miembros. La petición viene respaldada por 35.000 firmas PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL LOS ÁNGELES. Dentro de un estelar escaparate como es el montaje de los Oscar no puede faltar la casi inevitable dosis de polémica. Este año, en esa explosiva tierra de nadie donde se juntan las sensibilidades heridas y la creación artística, la candidatura para mejor película extranjera de Paradise Now ha saltado esa frontera caliente al presentar una versión poco habitual del contumaz y recalcitrante conflicto entre palestinos e israelíes. Ante este pionero logro palestino en Hollywood, activistas judíos han lanzado una campaña de boicot hasta el punto de haber solicitado, con ayuda del testimonio de padres que han perdido a hijos en atentados perpetrados en Israel, que la película sea retirada de la 78 edición de los Oscar por hacer apología del terrorismo y trivializar el sufrimiento de las víctimas. Ofensas que según estos peticionarios, no deberían ser amplificadas por la poderosa tribuna de la Academia de Cine de Estados Unidos. La película palestina, filmada en Cisjordania y que cuenta las supuestas últimas 48 horas de dos jóvenes terroristas suicidas, ha cosechado buenas críticas internacionales y galardones, incluido el premonitorio Globo de Oro a la mejor película extranjera. Este thriller realizado con financiación europea, ha contado con la dirección del árabe- israelí Hany Abu- Assad y la producción del judío- israelí, Amir Harel. Yossi Zur, cuyo hijo Asaf fue una de las diecisiete personas que perdieron la vida hace tres años en un atentado con- tra un autobús en Haifa, ha manifestado que lo que ellos llaman paraíso ahora, nosotros lo llamamos el infierno ahora y cada día Para este padre, que ha recordado que el aniversario de la muerte de su hijo de 16 años coincide con la inminente gala de los Oscar, la misión de todo el mundo libre debería ser no dar un premio a una película como ésa que justifica la muerte de inocentes En contraste, el director Abu- Assad ha defendido su obra insistiendo en que puede resultar molesto para algunos que le hayamos puesto rostro humano a los te- Y el premio para el ego más grande es para P. R. LOS ÁNGELES. En vísperas de la ceremonia de este domingo, los principales productores de la película Crash se han enfrentado por dos de los ingredientes fundamentales en la magia de Hollywood: fama y dinero. Mientras los seis mil votos de los Oscar eran contados esta semana, la productora Cathy Schulman ha presentado una quere- lla contra otro de los productores, Bob Yari, acusándole de no satisfacer una deuda pendiente de dos millones de dólares por avaricia y ego Como nota personal, se sabe que los dos productores enfrentados eran además pareja antes de que Cathy eligiera como compañero sentimental a un tercer productor, Tom Nunan. Para complicar todavía más las cosas, el magnate Bob Yari se ha querellado también contra la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y el gremio de productores por no haber sido reconocido oficialmente como tal en Crash película que tiene un total de seis productores en sus títulos de crédito. En los últimos años, la Academia ha optado por no admitir más de tres productores por película nominada. Pero en esta ocasión, se ha intentado organizar un proceso de reconocimiento realizado de forma confidencial para limitar el desembarco de millonarios interesados en lograr fama y notoriedad a través del Séptimo Arte y dentro de una jungla de financiación que cada vez depende más de fuentes de dinero al margen de los estudios tradicionales.