Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 3 2006 Sociedad 51 Salud ¿Cuál es la utilidad real de las células de cordón umbilical? ¿se deben guardar en bancos públicos o privados? ¿quién se puede beneficiar? He aquí las claves para resolver las dudas y conocer la situación legal de este novedoso tratamiento A vueltas con los cordones TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Hasta hace poco tiempo el cordón umbilical y la sangre que alberga en su interior era puro material de desecho. Hoy ese tejido se prepara y se conserva, con mimo, con la esperanza de que pueda convertirse en un tratamiento eficaz para numerosas enfermedades de difícil solución. En España todavía son pocas las familias que donan este preciado material de forma altruista a los bancos de sangre públicos, y menos aún las que envían sus cordones fuera del país a bancos privados donde se guardan las muestras para uso personalizado. den ser públicos (la sangre se dona de forma altruista y pasa a formar parte de una red mundial para tratar a quien lo necesite) o privados (instalaciones donde, previo pago, una empresa lo conserva para uso familiar) En España sólo es legal la donación altruista, pero existen empresas españolas que envían la sangre a Bélgica, el Reino Unido o Estados Unidos, donde sí se permite. Trasplante de cordón umbilical ra que cualquier paciente que necesite un trasplante de sangre de cordón umbilical tiene a su disposición las miles de unidades de todos los centros de la red. En Madrid puede donarse en los siguientes centros hospitalarios: Hospital Gregorio Marañón, El Escorial, la Fundación Alcorcón, la Clínica San José, Nuevo Parque, Hospital Severo Ochoa, Hospital 12 de Octubre y La Zarzuela. 4. ¿Puedo guardar la sangre del cordón de mi hijo para él? En nuestro país no existe ningún banco de sangre para uso personalizado por lo que si desea guardar la sangre de su hijo deberá almacenarla en el extranjero. Aunque los bancos de sangre hacen excepciones con las familias con algún pariente enfermo que se pudiera beneficiar de un trasplante de cordón umbilical. Sólo en ese caso, los bancos de sangre públicos reservarían la sangre para uso familiar y sin cobrar ninguna cantidad de dinero a cambio. 7. ¿Cuánto costaría conservar todos los cordones al Estado? La sangre extraída se debe analizar, tratar y tipificar antes de la congelación. Este proceso y su mantenimiento eleva la conservación de cada cordón a más de 1.500 euros anuales. Teniendo en cuenta que cada año nacen en España alrededor de 450.000 nacimientos anuales, el Estado debería invertir más de 700 millones de euros al año. Entre todos estos recién nacidos habrá muchos niños que tendrán la misma compatibilidad, con lo que guardando sólo un cordón se podría tratar a varios pacientes compatibles con ese cordón sin guardarlos todos. 1. ¿Por qué es tan valiosa la sangre de cordón umbilical? Contiene células madre con cualidades biológicas únicas. Su utilidad no ofrece ningún reparo ético como las obtenidas de embriones y son entre 8 y 10 veces más prolíferas que las extraídas de la médula ósea, otra de las principales fuentes de células madre de nuestro organismo. Además, son inmunológicamente inmaduras y, por lo tanto, tienen mayor probabilidad de que sean compatibles entre los miembros de una familia. Se congelan desde el nacimiento y no experimentan el mismo proceso de envejecimiento que otras células madre. Pero científicamente se desconoce el tiempo máximo que pueden permanecer congeladas sin deteriorarse. Se especula que no soportarían más de 20 años. 1 Nacimiento y corte del cordón umbilical El cordón umbilical El cordón umbilical contiene gran cantidad de células madre que permanecen tras el parto. Trasplantadas estas células mejoran la capacidad de producción de la sangre y el sistema inmunitario de enfermos 5. ¿Tiene alguna utilidad guardarlo para uso personal? La Comisión Nacional de Trasplante y la Comisión Europea han expresado su oposición o cuanto menos sus dudas ante estos bancos que guardan la sangre para uso personalizado. La probabilidad de que un bebé desarrolle durante su vida una enfermedad curable con células de cordón es menor de uno entre 20.000. Si ocurriera, existen alternativas como el trasplante de médula de un familiar o de otro donante no emparentado compatible en España o fuera del país. Por otro lado, si ese niño desarrollara una leucemia, el mejor tratamiento no sería la sangre de su propio cordón, que podría estar contaminada, sino la sangre de otro niño sano y compatible con él enfermo. Las células de ese cordón serían más útiles si quien enfermara fuera un hermano u otro familiar. 2 Extracción de células madre Una vez que se corta el cordón que une a la madre con su hijo se extrae la sangre, pinchando en la vena umbilical. Ni el niño ni la madre sufren ningún daño 8. ¿Bancos públicos, privados o mixtos? La decisión es muy personal. La Organización Nacional de Trasplantes apoya las donaciones solidarias y gratuitas. En ese mismo principio se basa el sistema de donaciones de órganos español que es líder en el mundo. Cuantas más personas donen más posibilidades hay de encontrar un donante adecuado cuando cualquier enfermo lo necesite. El sistema público garantiza también la confidencialidad de los datos genéticos. Los bancos privados ofrecen la conservación personalizada como un seguro biológico familiar. Aunque sus detractores advierten que no todos los cordones son viables para su utilización posterior y pueden contaminarse durante el traslado. Otra opción son los bancos mixtos, donde se almacenarían células que pudieran ser utilizadas por donantes y, en caso de necesidad, también por otros enfermos. 3 Análisis y manipulado de las muestras extraídas La sangre extraída se analiza para garantizar su seguridad, se reduce el volumen y se añade un producto que protege las células durante la congelación 2. ¿Qué enfermedades se pueden tratar? Hoy sólo se utiliza en el tratamiento de enfermedades de la médula ósea. Trastornos de la sangre como la talasemia, las leucemias agudas o crónicas, o algunos tipos de anemia ya se están tratando con trasplantes de sangre de cordón umbilical. Se ha convertido en la alternativa al trasplante de médula ósea. Pero se investiga si estas células también pueden ser útiles en el tratamiento de enfermedades tan frecuentes y dispares como la diabetes, el parkinson o el alzheimer. De momento, sólo es una especulación. 4 Congelación en nitrógeno líquido 6. ¿Cualquier madre que lo desee puede ser donante? Cualquier embarazada sana con una gestación normal puede convertirse en donante de sangre de cordón. El problema es que sólo podrá donarlo si da a luz en alguno de los 31 hospitales y maternidades que tienen el permiso para realizarlo en toda España y no se produce ninguna complicación durante el parto. La sangre de cordón donada pasa a formar parte del Registro Español de Donantes de Médula Ósea (Redmo) una red que pone en contacto a todos los bancos del mundo. De mane- En menos de 48 horas desde su extracción, la sangre se congela en tanques de nitrógeno líquido a- 196 grados. La sangre pasa a formar parte del Registro Español de Donantes de Médula 3. ¿Cómo se extrae y dónde se almacena? La recolección de la sangre del cordón se realiza en el parto. Tras el nacimiento del niño y después de cortar el cordón umbilical, se extrae la sangre con una jeringuilla mientras la placenta está en el útero. La sangre se deposita en bancos de sangre específicos. En estas instalaciones se analiza, procesa y congela a- 196 grados para que no se deterioren. Los bancos pue- 5 Trasplante 9. ¿Es ilegal enviar la sangre de cordón al extranjero? El transporte de material biológico aún no se ha regulado de forma específica en nuestro país. Sin embargo, si alguna vez las familias que han conservado los cordones fuera del país tuvieran que reclamar esa sangre para tratar algún paciente, sí deberían pedir permiso al Ministerio de Sanidad y Consumo. La sangre de cordón umbilical ofrece ventajas frente al trasplante de médula ósea para enfermos con tumores sanguíneos (leucemias, linfomas... o personas con su sistema inmunitario comprometido CARLOS AGUILERA