Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad SÁBADO 4 3 2006 ABC Tres equipos españoles preparan ya proyectos sobre clonación terapéutica Ipzisúa, Soria y Stojkovic dirigen los grupos en Barcelona, Sevilla y Valencia b Diabetes y regeneración del teji- Al embrión humano se le trata como al de un cerdo El arzobispo de Valencia, Agustín García- Gasco, asegura que la sociedad que trata a un embrión humano como a un embrión de un cerdo acabará fomentando actitudes, de forma consciente o inconsciente, en las que dicha confusión llegará a otras etapas de la vida, especialmente las más vulnerables En su carta de esta semana, GarcíaGasco llama a defender la dignidad de la vida humana en todas sus edades y denuncia la maniobra lingüística que representa emplear el término preembrión para burlar la dignidad del ser humano más vulnerable una lesión o enfermedad. Con la particularidad de que al ser una célula propia, el organismo la reconoce como tal y no se da el fenómeno del rechazo Por su parte, el consejero de Sanidad valenciano, Vicente Rambla, confirmó en su día que el científico croata, que abandonó la Universidad de Newcastle en Reino Unido para trasladarse a Valencia, continuará con sus trabajos de clonación en el centro Príncipe Felipe en cuanto la ley apruebe la utilización de esta técnica. do infartado serán las primeras líneas de investigación en España, una vez aprobada la ley de investigación en biomedicina ABC MADRID. Tres equipos de científicos españoles aguardan la próxima aprobación de la ley de investigación en biomedicina para irrumpir con proyectos que utilizarían técnicas de clonación terapéutica o transferencia nuclear. Son los mismos centros que recibieron las primeras autorizaciones para investigar con embriones: los de Medicina Regenerativa de la Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. El científico Juan Carlos Izpisúa fue el primero en anunciar que necesitaría recurrir a estas técnicas para desarrollar el proyecto que ha emprendido en el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona. Su objetivo es encontrar nuevas vías de tratamiento, centradas en la regeneración del corazón. Pero una de las partes más polémicas de su proyecto es la utilización de técnicas de clona- ción para obtener, a partir de las células de un enfermo, un embrión genéticamente igual a él. Ese embrión nunca se implantaría en una mujer y se destruiría para obtener células cardiacas que pudieran utilizarse en pacientes con graves infartos. Izpisúa está, de momento, inmerso en otras fases del proyecto hasta que la nueva ley le dé luz verde. La carrera de Andalucía El Centro de Medicina Regenerativa de Andalucía quizá espere menos. La Junta ya ha presentado su propia ley para autorizar las técnicas de transferencia nuclear y podría adelantarse a la legislación nacional. El Laboratorio Andaluz de Terapia Celular, que dirige Bernat Soria, ha centrado sus esfuerzos en la investigación de la diabetes. Este laboratorio ha diseñado un método para obtener islotes pancreáticos, células capaces de producir y liberar insulina de forma regulada a partir de células embrionarias humanas. En teoría, el implante posterior de estos islotes permitiría a los diabéticos prescindir de las inyecciones diarias de insulina, si una vez implantados funcionan. La Comunidad Valenciana siempre se ha mostrado dispuesta utilizar la clonación terapéutica en sus investigaciones, pese a estar gobernada por el Partido Popular. El Centro de Investigación Príncipe Felipe fichó en noviembre a Miodraj Stojkovic y a su mujer, la también investigadora Petra Jung, quienes lideraron el equipo que en mayo clonó el primer embrión humano en Europa. Aunque Stojkovic fue nombrado subdirector del centro, el director, Rubén Moreno, confirmó que el objetivo es trabajar en clonación terapéutica en cuanto la ley lo permita. Reprogramar una célula Moreno ha incidido en varias ocasiones que no hay que tener miedo a la clonación ya que se trata únicamente de crear clones de nuestras células, tal y como hace nuestro propio organismo continuamente con la piel, la sangre e, incluso, con las neuronas E insistió en que la información que se transmite a los ciudadanos es equivocada, ya que no se trata de crear embriones, sino simplemente de reprogramar una célula que contiene toda la información del individuo y se utiliza para obtener tejidos que se han perdido por