Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid SÁBADO 4 3 2006 ABC Veinticuatro jóvenes detenidos, ocho de ellos menores, por destrozar parquímetros El Ayuntamiento denunciará ante el juez a una web que enseña a inutilizar estas máquinas b En www. parquímetros. com se dan instrucciones para realizar ataques de anti- terrorismo químico contra las máquinas expendedoras de billetes ABC MADRID. Un total de 24 personas han sido detenidas en los últimos días por su presunta participación en el destrozo de parquímetros instalados en la vía pública. En todos los casos, la actuación policial les sorprendió in fraganti cuando realizaban los daños. La mayor parte de los detenidos son muy jóvenes- -entre 16 y 22 años- sin edad en muchos casos para tener siquiera permiso de conducir. Ocho de ellos son, de hecho, menores de edad. Las protestas vecinales contra la extensión del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) a los barrios periféricos se ha centrado en la destrucción, total o parcial, de las máquinas expendedoras de los billetes de aparcamiento. La víspera de la entrada en vigor de las nuevas zonas reguladas por parquímetros, el balance era de 4 aparatos totalmente destrozados y 31 deteriorados, además de siete personas detenidas por este motivo. Y el vandalismo ha ido a más. Ayer, tercer día de funcionamiento de los parquímetros- -relativo; en muchos de los nuevos barrios no se ha puesto realmente en marcha porque son mayoría las máquinas deterioradas- los detenidos eran ya 24. La mayoría, muy jóvenes: de entre 16 y 22 años. En ocho casos, eran menores de edad. zo de la botonera de la cara frontal, que en ocasiones aparece arrancada y con el mecanismo interior al aire, o la pintura cubriendo la zona de información, junto con la obstrucción de las ranuras de entrada del dinero o salida de los billetes. Denuncia ante el juez Por otra parte, el Gobierno municipal presentará el lunes denuncia ante el juzgado de instrucción contra el contenido de la página web www. parquimetrosno. com, en la que los vecinos afectados han estado recogiendo opiniones y sugerencias de protesta contra la extensión de las máquinas expendedoras a determinados barrios de la ciudad. Concretamente, lo que ha alertado a los responsables municipales es cierta sugerencia incluida entre las acciones que los vecinos, de forma anónima o identificándose, dejan en la web. En ella, se señala que lo que hace sentarse a negociar a Zapatero no son los gritos sino el terrorismo por lo que propone: Empecemos una guerra ATQ (anti- terrorismo químico) Para ello, proporciona una dirección en Madrid y una web de una droguería en la que sugiere comprar determinado producto químico, cloruro férrico, señalando la cantidad adecuada y las proporciones en las que mezclarlo con agua e inyectarlo en los parquímetros. La Gran Vía, ocupada por los vecinos de Carabanchel y Fuencarral Se han producido ataques contra las máquinas con piedras, barras de hierro y hasta bolardos El producto tiene propiedades oxidantes. Quien ha dejado este mensaje aconseja también sobre su utilización, advirtiendo que es seguro pero mancha la piel, así que manipularlo con pinzas Listado de ideas El resto de mensajes de la página son mucho más inocuos: protestan por la extensión de la zona SER a determinados barrios, critican con mayor o menor dureza al alcalde y a su política recaudadora, y animan a realizar manifestaciones, colgar firmas contra los parquímetros en internet, realizar cortes de tráfico, obstaculizar los alrededores de la nave donde se almacenan y distribuyen las máquinas expendedoras, hacer un safari fotográfico por los lugares donde consideran más absurdo la extensión del SER, o pagar por la zona verde directamente al controlador, que sólo gana 700 euros al mes a cambio de que vigile el coche. Los parquímetros llegaron a la ciudad el 1 de noviembre de 2002. Entonces, hubo alguna protesta de residentes pero fueron muy suaves y duraron poco. Rápidamente, otros barrios cercanos pero sin SER se dieron cuenta de la ventaja que suponía y pidieron que se extendiera el sistema. La primera ampliación se produjo en 2003, a parte de La Guindalera y a Fuente del Berro. En 2004 hubo otra ampliación, a Métodos violentos En los atestados se reflejan las circunstancias en que se produjeron muchos de estos actos vandálicos: alguno de los detenidos portaba un adhesivo, con el que inutilizaba las ranuras del parquímetro; en otros casos, las agresiones se realizan con piedras, palos, sogas o a empujones, e incluso en una ocasión una persona se dio a la fuga tras una agresión portando un bolardo metálico de los que se colocan en las calles. En un informe policial se indica que se entregaron en comisaría no sólo los elementos utilizados en el incidente, sino incluso el parquímetro físicamente arrancado. Entre los daños provocados, los más frecuentes son la rotura del panel solar que le suministra energía, el destro- La Policía intentó impedir el paso de los manifestantes a la calle de Alcalá