Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 3 2006 Internacional 31 Doble juego alemán en Irak Inteligencia y falsa moral en el antibelicismo de Schröder podría ser investigado por quebrar la confianza del ciudadano sobre la verdadera actitud mantenida ante la guerra RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Decisiones morales e informaciones de Inteligencia: los espías alemanes no parecen haber tenido mala información en Irak, y algunos políticos sí mala conciencia. Pero al electorado se ofreció moralidad y ahora la ciudadanía pide rectitud. Fue una decisión moral de Schröder emplear sus elecciones para enemistarse con su aliado; no debió ser fácil decidir y ocultar que un país neutral no retiraría a sus agentes de la guerra; tampoco que enviaría un oficial de enlace al cuartel general. Si esto fue relevante o no para las operaciones estadounidenses, es muestra del ambiguo resurgir de Alemania en la escena internacional: buscada, medrosa y torpemente, lo que no quita que tenga miles de soldados desplegados por el mundo y en el fondo haya sido silenciosamente muy cooperativa en esta guerra, como dice el comentarista Josef Joffe, sólo por detrás del Reino Unido En una última decisión moral, es ahora el partido Liberal (FDP) que apoyó por motivos prácticos a Washington en la intervención- es la guerra de un aliado -el que debe decidir el martes si se investiga al gobierno anterior por quebrar la confianza del ciudadano y obrar moralmente mal como ha dicho la canciller Merkel. Algún analista ve un nuevo puritanismo engendrado por la reclamab El anterior Gobierno TIRANÍAS AMENAZADAS odrán pasar los grandes países árabes de la tiranía o el autoritarismo a la libertad religiosa y la democracia política sin traumas catastróficos. En el caso iraquí, el derrocamiento militar de la dictadura y el proyecto de imposición exterior de la democracia está desembocando en una guerra civil religiosa, de imprevisible evolución, aparentemente trágica. En los casos de Egipto, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Mauritania, Jordania o Pakistán- -tan distintos en su rica diversidad de matices- -las tensiones sociales, políticas y religiosas no parecen augurar un futuro exento de abismales JUAN PEDRO incertidumbres. QUIÑONERO En el caso emblemático de Arabia Saudí, la visita de Estado del presidente Jacques Chirac, este fin de semana, deja al descubierto las graves limitaciones del realismo diplomático occidental. París espera vender a Riad aviones de combate, sistemas electrónicos de vigilancia de sus fronteras, nuevas familias de armas; sin olvidar posibles inversiones petrolíferas de Total. París, como Washington y Moscú, ya vendió a Bagdad antiguas familias de aviones de combate, que permitieron a Sadam exterminar a decenas de millares de niños iraníes, durante la guerra Irak Irán, pertrechados con fusiles de asalto soviéticos, para ganar el Paraíso prometido por el ayatolá Jomeini a los creyentes prestos a morir para exportar militarmente la Revolución. La importancia de los contratos civiles y militares que Chirac espera conseguir en Riad impide complicar tales negociaciones con problemas interiores saudíes como la violación de los derechos del hombre, el estatuto medieval de la mujer, la persecución marcial de cualquier disidencia política, los homicidios imputables a las fuerzas armadas, las detenciones sumarias, la ausencia de derechos judiciales, la tortura y malos tratos, las flagelaciones públicas, la pena de muerte y el castigo de delitos relativamente menores con ejecuciones sumarias. En un país inmensamente rico, la instrucción pública es deplorable, la indigencia cultural absoluta y la censura una realidad pavorosa. ¿Pueden sobrevivir indefinidamente las tiránicas autocracias musulmanas gracias a las armas que compran en Europa, Rusia y EE. UU. Los F- 111 norteamericanos fueron inútiles cuando Jomeini desembarcó en Teherán, tras haber recibido refugio en la Francia de Giscard, obligando al Sha a huir de manera humillante, abandonado como un perro por sus antiguos aliados estratégicos Los Rafale vendidos a Arabia Saudí serán igualmente inútiles si la dinastía saudí termina por ser víctima del cáncer de la tiranía política, el arcaísmo religioso, la corrupción de sus elites, el derroche cínico de las riquezas, el inmovilismo social y la incultura donde crecen las semillas del islamismo revolucionario. da superioridad moral, pues una cosa era no estar de acuerdo con esta guerra y otra, una vez empezada, no querer que se gane Pero el Süddeutsche Zeitung quiere saber más bien si el brusco no de Schröder a EE. UU. fue un acto de liberación del paternalismo americano, o el de una farsa Y hay dudas sobre a quién benefician las averigüaciones: Berlín negaba convincentemente hace días toda impureza de sus servicios en Irak, para encontrarse con una detallada exposición en el New York Times. El presidente del servicio de Inteligencia (BND) ha emergido para negarla vehementemente pero el ambiguo antibelicismo de Schröder empieza a resultar embarazoso para Alemania o incluso, según la prensa conspirativa, una advertencia americana a la autonomía de Merkel. vo Gobierno federal han reconocido a regañadientes determinados pasajes, pero niegan que Gardist entregara en febrero de 2003 los planos de Bagdad. En los próximos días debe decidir el Bundestag si quiere saber quién es Gardist y el precio de su condecoración. ¿P Pasar informes a Franks Con los ex dirigentes socialdemócrata y verde jubilados, Schröder y Fischer, los hechos no tendrían tanta relevancia si no estuviese ahora al frente de la diplomacia alemana Franz Walter Steinmeier. Un informe del Bundestag revela que los primeros aprobaron el envío de Gardist y el tercero lo ejecutó. El enlace, según el Pentágono, facilitó 25 informes al general Franks y respondió a 18 de 33 preguntas. El nuevo Berlín busca ahora ayuda en Washington para limpiar su nombre, pero no hay respuesta por el momento dice el portavoz. Nadie se ha atrevido a justificar que lo normal entre aliados tal vez pasarse información. Se debe a la abrasiva impopularidad de Irak y Bush, usadas para convencer a la ciudadanía de quedarse al margen. No es irrelevante el que uno de cada tres alemanes menores de 30 crea que el 11- S lo organizó Bush. Los Verdes, maestros del realismo, están divididos: Lo más barato habría sido aceptar de principio la conveniencia de pasar información a un aliado comenta el dirigente Reinhold Bütikofer, pero no a estas alturas de una guerra en vías de fracaso. Ayer se decidieron con La Izquierda por una comisión de investigación y esperan a los Liberales. Las tres formaciones, sin embargo, caminan de la mano por intereses dispares. Gardist el contacto Gardist era un hasta ayer desconocido oficial del BND en el cuartel general norteamericano en Doha (Qatar) que habría enlazado las actividades de los espías alemanes en Bagdad, a través de la central del BND en Pullach (Múnich) con el cuartel del general Franks, y referido de vuelta los deseos de éste a Pullach y de allí a los hombres en Bagdad. En esta cooperación entre un ejército en guerra y un Estado, si amigo, declaradamente neutral, circularon posiblemente los planos de la defensa de la capital, captados por el BND. Su posible facilitación al general Franks estaría- -según el Times- -tras la secreta concesión a Gardist y a sus dos colegas en Bagdad de la medalla estadounidense al Mérito en el Servicio. El BND y el nue- Fischer y Schröder, durante una conferencia de prensa en la sede del Consejo de Europa, en 2004 en Bruselas AP