Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN NUEVO PARTIDO NO NACIONALISTA SÁBADO 4 3 2006 ABC ABC reúne en Barcelona a cuatro destacados miembros de la plataforma Ciutadans de Catalunya que hoy da el primer paso para la formación de un partido no nacionalista Hemos visto cómo en Cataluña se inventó una nación TEXTO: M. A. PRIETO I. ANGUERA Á. MARÍN FOTOS: YOLANDA CARDO BARCELONA. Mediodía radiante en Barcelona. La Delegación de ABC recibe a Ciutadans de Catalunya que hoy se presenta como nuevo partido político. Francesc de Carreras, Albert Boadella, Félix Ovejero y Xavier Pericay, al frente del movimiento contra la exclusión nacionalista en un debate al que se unen los columnistas Ignacio Camacho y Valentí Puig. Todo se inició en torno a una mesa en junio de 2004. Pasqual Maragall llevaba medio año al frente de la Generalitat y empezaba a cundir cierto desánimo entre quienes confiaban en que un Ejecutivo socialista corregiría los errores derivados de 23 largos años de pujolismo. Un grupo de 15 intelectuales de distinta sensibilidad política decidieron dar el salto al vacío en favor de una causa: la disidencia contra el nacionalismo oficial que todo lo impregna Primero surgió la plataforma, el manifiesto y, al fin, la creación de un partido de centro- izquierda no nacionalista. Ciutadans de Catalunya abre hoy, en el teatro Tívoli de Barcelona- -y con Albert Boadella como director de escena- el proceso de constitución del nuevo partido. Ni Boadella, ni Carreras, ni Espada, ni Pericay, ni ninguno de los 15 impulsores de la idea estarán al frente del mismo. Permanecerán en un discreto segundo plano tutelando o velando, eso sí, a su criatura. Miembros de Ciutadans en la Delegación de ABC en Cataluña merosos contactos con empresarios y todo indica que se han mostrado receptivos. Sí, ¿pero están dispuestos a darles dinero? interroga Camacho. Están dispuestos y nos lo han dado responde De Carreras. Tan saneadas están sus finanzas que de momento no hemos tenido que pedirle un crédito a la Caixa destaca, jocoso, Boadella. Valentí Puig quiere saber si han sufrido el acoso de determinados medios de comunicación y el escritor y periodista Pericay confiesa que la prensa escrita catalana nos ha ninguneado desde el primer día Nos han vapuleado matiza Boadella, quien ha notado en sus propias carnes- -en forma de teatro medio lleno- -la omertá imperante. Lo malo- -asume Pericay- -es que estamos contra todo el mundo: contra Maragall, contra Pujol, contra el Ayuntamiento, contra las diputaciones... Camacho resalta que un partido es una plataforma de poder y alguien como Boadella se ha pasado la vida ejerciendo el antipoder Pues si esto me pilla con 40 años, me meto a fondo aclara el actor. muy mal si se extrapola a otras comunidades porque está pensado en clave nacionalista El pacto Zapatero- Mas ha intentado eliminar los artículos inconstitucionales, pero ahora queda un texto que no sirve para el resto de las comunidades apunta De Carreras. Camacho interpela sobre si la foto de la Moncloa con Mas ha contribuido a que Zapatero sea más popular en Cataluña que en España. Un político que promete barra libre, que dice que está todo pagado, es muy normal que sea popular dice un sarcástico Boadella. El gran ganador de toda esta historia ha sido Mas asegura Ovejero, que es replicado inmediatamente por De Carreras: Ya veremos, porque los saltimbanquis siempre caen XAVIER PERICAY Lo malo es que estamos contra todo el mundo: contra Maragall, contra Pujol, contra el Ayuntamiento, contra las diputaciones... Haremos la misma política que aplicó Tarradellas, el bilingüismo, de acuerdo con el entonces ministro Íñigo Cavero, que no creó tensión que no lo son del PSC. Más de 600.000 catalanes se quedan en casa en las autonómicas y, en cambio, acuden a votar en las generales. Y es a ellos a quienes quieren movilizar. Tanto da si forman parte de la bolsa natural de votos del PSC o de la franja liberal del PP. El dramaturgo Albert Boadella parece algo asustado cuando Ignacio Camacho le pregunta por sus expectativas electorales. Un empresario me decía el otro día que sacaremos 17 diputados y la idea me aterrorizó Frente a expectativas tan optimistas, Camacho recuerda que en España no hay constancia de ninguna experiencia de outsiders que haya cuajado en la política convencional Los españoles, reflexiona, se agrupan en torno a las siglas convencionales Pero Cataluña es especial- -insiste De Carreras- -porque hay muchos ciudadanos que no se sienten nacionalistas y están hartos Ovejero admite que si fracasamos, esta batalla se habrá acabado por mucho tiempo A preguntas de Ángel González Abad, De Carreras explica que el partido aún no tiene nombre ni candidato, pero parece que las cuentas no le van del todo mal. Han tenido nu- Con el PSC, todo va a peor El catedrático de Derecho Constitucional, Francesc de Carreras, se sumerge en la conversación con una interesante confesión: Yo mismo voté a Maragall Por eso, nadie mejor que él para describir la decepción. En este tiempo hemos visto que no hay nada que hacer con la clase política catalana que tenemos. Teníamos cierta esperanza de que el PSC cambiaría las cosas si llegaba al Govern pero todo va a peor Boadella ahonda en las mismas reflexiones- Nuestra última esperanza era que el tripartito anulara la deriva nacionalista -y el profesor universitario Félix Ovejero resume lo que sienten los por ahora 800 afiliados a Ciutadans Aquí, el discrepante es un traidor, se le excluye automáticamente de la comunidad política y se convierte en un outsider en un anticatalán Puntualiza que el nuevo partido pretende llegar a una parte de la población inmigrante que no se siente ciudadana, a unos votantes del PSOE Lo peor del Estatuto, que exista Todos coinciden en que lo peor del Estatuto es su propia existencia, ya que no había necesidad real de una alternativa al de 1979. Pericay matiza que los políticos crearon artificialmente esa necesidad que ha desembocado en la carrera de locos por ver quién se hacía más nacionalista. Lo peor del Estatuto- -subraya Boadella- -no es que Cataluña sea reconocida como una nación... o un imperio, lo malo es el ánimo con el que han redactado el texto, ya que pretenden establecer cada vez más distancia entre España y Cataluña y sentenció: Mi generación ha visto cómo en Cataluña se inventó una nación No obstante, todos coinciden en que España no se va a romper por culpa del Estatuto catalán, pero creen que el Estado de las Autonomías funcionará FÉLIX OVEJERO Aquí, el discrepante es un traidor. Se le excluye automáticamente de la comunidad política y se convierte en un anticatalán ERC crea la nación, y la nación busca la institución política. Si fracasamos, esta batalla se habrá acabado por mucho tiempo