Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CONVENCIÓN NACIONAL DEL PP LA INTERVENCIÓN DE AZNAR SÁBADO 4 3 2006 ABC Aznar alerta sobre el fin de España porque no hay nación que sobreviva a un proceso como éste El ex presidente del Gobierno lanza un duro alegato contra el Ejecutivo b Niega que existiera una negocia- ción política con ETA durante la tregua de 1998 y dice que l o único que hubo fue transparencia y lealtad a España CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Llegó con unas ganas indisimulables de ajustar cuentas con el Gobierno socialista y aprovechó su intervención en el acto de inauguración de la convención popular para soltar a bocajarro todo lo que ha ido acumulando en este tiempo y sólo había dejado entrever en actos celebrados fundamentalmente fuera de España. Dos fueron los ejes de su aplaudido discurso: el modelo de Estado y la lucha antiterrorista. Se reivindicó y defendió su ejecutoria como presidente del Gobierno en estos capítulos, al tiempo que reiteró su temor de que España se convierta en una país fragmentado, ingobernable, o, a medio plazo, balcanizado imposible de sobrevivir. Todo esto y mucho más dijo antes de proclamar que durante sus gobiernos nunca, jamás, hubo negociación con ETA y, mucho menos, negociación política. Al comienzo de su intervención- -plato fuerte de la primera jornada de la cita popular- quiso pedir compresión a los asistentes ya que estoy un poco desentrenado en este tipo de actos y, además, no tengo intención de entrenarme Pero, tras la innecesaria petición de disculpas (innecesaria porque demostró que todavía domina el escenario) soltó una meditada andanada en la que comenzó por repasar sus relaciones con los nacionalistas. Justo hace diez años, el mismo día en que las urnas le dieron su primer y precario triunfo electoral en unas elecciones generales, buscó un pacto que fue posible porque no intentamos engañar a nadie Se acordaron cuestiones económicas, sociales o administrativas menos la reforma de la Constitución y de los estatutos En definitiva, unos pactamos para hacer más fuerte España y otros han pactado para hacerla más débil Cuando el Gobierno se dedica a desestabilizar la vida pública y hasta la vida privada de las personas, la gente empieza a desconfiar de todo cuando divide, la gente se vuelve pesimista cuando se dedica a reabrir una por una las viejas heridas del pasado, la gente no quiere saber nada enumeró. El ex jefe del Ejecutivo indicó que cada momento que dedicamos a cuestionar lo que nos une es un momento perdido para el progreso de nuestro país sobre todo en unas circunstancias en que la suma de los dos partidos mayoritarios nunca ha sido tan alta. Fortalecer lo que nos une Ante esta situación apostó por defender el Estado autonómico pero, también, fortalecer lo que nos une esto es, fortalecer las instituciones (Parlamento, Gobierno y Administración del Estado) el Poder Judicial, los símbolos y la identidad de España Todo ello es necesario, defendió, porque no hay nación, ni Estado, que sobreviva a un proceso como el que está viviendo España. La tarea ahora es conseguir que en nuestro futuro siga existiendo España como patria de la libertad, de la solidaridad y de la igualdad Tras este alegato contra la política territorial del Gobierno Zapatero, le tocó el turno a la lucha antiterrorista, y ahí fue más duro si cabe cuando aseguró tajante que mienten y nos insultan cuando dicen que no queremos el fin del terrorismo al tiempo que recordó a las víctimas del PP que han muerto estos años. El momento más aplaudido, con la gente puesta en pie, correspondió a su aserto de que los Ejecutivos populares nunca bajamos la cabeza, nunca doblamos, ni doblaremos, la rodilla ante el terrorismo Pero si una cosa quiso dejar clara es que nunca hubo negociación, y menos de carácter político Lo que hubo- -precisó- -fue transparencia, lealtad a la verdad y a España y dijo negarse a servir de coartada para justificar los actuales pasos del Ejecutivo. La única actuación del Gobierno durante su mandato fue una reunión con la banda terrorista con el objetivo de comprobar si estaba o no dispuesta a rendirse mientras las Fuerzas de Seguridad del Estado seguían deteniendo cabecillas etarras. La diferencia entre los ejecutivos populares y el socialista, remachó, es que este último nunca habla de derrotar a los terroristas, sino de que se acabe la violencia. Con la violencia es fácil acabar. Basta con darles lo que han reclamado durante 35 años. Así se acaba con la violencia, pero también con la libertad, la democracia y la propia España En este punto, Aznar reiteró las acusaciones que lanza con asiduidad su partido contra la política antiterrorista del Gobierno porque han dejado los tiempos en manos de la banda; han El único encuentro con la banda terrorista fue para comprobar si estaban dispuestos a rendirse Rajoy ha sabido estar, en cada momento, a la altura de los desafíos a los que tenemos que dar respuesta LOS ESLABONES DEL TIEMPO CHARO ZARZALEJOS o mismo ocurre en las familias. Los más jóvenes escuchan historias de sus mayores que apenas si les suenan, pero esos jóvenes quieren a sus mayores. Les miran y saben de dónde vienen, y esto ocurre a los menos jóvenes porque todos aplaudieron con afecto y entusiasmo a sus mayores. Es estupendo mirar para atrás y ver al padre Así resumía lo vivido ayer en Ifema un dirigente popular que, como todos los demás, vio en Fraga el eslabón primero y en Aznar el que consolida ese proyecto. Ahora es el tiempo de los sucesores. Lo entendió muy bien Alberto Ruiz- Gallardón, que en un discurso excepcionalmente construido puso en suerte el debate político: unidad L y moderación, claves del éxito, apuesta de futuro. Los hijos escucharon al padre más padre decir que él se va al Senado porque es viejo y que ahora es el tiempo de mujeres y jóvenes. Y luego llegó Aznar. Atronador aplauso para decir que no estaba entrenado en estos eventos y que no quería entrenarse. Que se había ido de verdad y para siempre. Y desgranó las políticas de su gobierno en lo que a pactos y lucha contra ETA se refiere. Lo hizo sin ahorrar críticas al actual Gobierno y ello con la profecía de que van a ganar las elecciones. Todos hablaron del centro reformista, del espíritu de la Transición, de principios y de próximos triunfos, y ello en la convicción de que el tiempo pasa. Que Fraga se ha ido, que Aznar no va a volver y que ahora es el tiempo del sucesor Rajoy. Y después de él vendrá el sucesor del sucesor; es decir, Alberto Ruiz- Gallardón, que ese fue su discurso. abierto el camino a la negociación política mediante documentos que hablan de dos mesas y menospreciado a las víctimas, a quienes les han dado a entender que tendrán que aguantarse Salir a la calle por la Constitución La única vía plausible, a juicio de Aznar, es el triunfo del PP en las próximas elecciones generales, triunfo del que se mostró seguro, como también dijo estarlo de Mariano Rajoy, que ha sabido estar, en cada momento, a la altura de las responsabilidades y los desafíos Se felicitó de que el partido hubiera sabido perder tras las comicios del 14 de marzo de 2004 y también de que los adversarios políticos no han conseguido quebrar nuestra unidad ni nuestra fortaleza Recordó cómo el PP crece en militancia: Cada vez viene más gente con nosotros Y dejó entrever que en la mente de la dirección popular esté la celebración de una manifestación a favor de la Constitución al afirmar que cada vez somos más los que estamos dispuestos a salir a la calle para decir que España y Constitución son sinónimos de libertad De hecho, apeló a la pasión por la libertad la misma con la que, dijo, votaron los iraquíes hace un año.