Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 4 3 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA LIBERALES Y CENTRISTAS SPAÑA- -asegura Mariano Rajoy- -tiene que salir del embrollo generado por estos casi dos años de gobierno socialista Eso es verdad, pero no toda la verdad. En la lista de embrollos pendientes de solución, que no son pocos, están también los germinados en la última legislatura de José María Aznar y, sobre todos ellos, los que se derivan de las libérrimas interpretaciones que se le han dado al Título VIII de la Constitución del 78, una amable componenda exigida por la Transición que, con el tiempo, se ha convertido en un elemento disgregador de la nación, enflaquecedor del Estado y capaz de impedir cualquier política M. MARTÍN solvente para la goberFERRAND nación de España. Según se deduce de la Convención que celebra el PP este fin de semana, sustitutiva de un Congreso que ya debió celebrarse, Rajoy pretende incluir en su programa electoral los proyectos de reformas constitucionales que sean precisos para frenar el efervescente nacionalismo que, con la sonsa protección de José Luis Rodríguez Zapatero, descoyunta España dándoles prioridad a las partes sobre el todo. Eso está bien; pero, puestos, mejor sería tratar de negociar con el PSOE para conformar unas próximas elecciones con carácter constituyente y abordar con solvencia y responsabilidad nacional las muchas reformas que la experiencia aconseja en el texto constitucional vigente. Algo parecido a lo que Angela Merkel aborda ya en Alemania para fortalecer, limitando los efectos de la federalización, un Estado demasiado disgregado e inconexo. Evidentemente, es más fácil hacer teoría política en una columna de periódico que fajarse con la realidad en los foros en que se decide; pero, por predicar, en el deseo de una España posible y fuerte, que no quede. Las fuerzas centrífugas de los nacionalismos en presencia son demoledoras y no hace falta mucha imaginación para dibujar el cuadro que puede llegar a presentarse. De ahí que, unidos por su común vocación centrista, el PP y el PSOE deban buscar, y encontrar, una solución definitiva para que el marco no perjudique al cuadro nacional. La Convención del PP, además de declararse centrista, pretende reverdecer el ideario liberal que en su momento, cuando las elecciones de 1966, colocó a Aznar en La Moncloa. Ese es el camino. La derecha liberal española, con los más diversos rótulos y ropajes, ha sido, desde las vísperas de la I República, el más sólido motor que, aunque no de modo suficiente, ha ido transformando la realidad nacional. A la izquierda se le puede reconocer, como mucho, el valor de espuela capaz de estimular la diligencia de aquellos hombres que, básicamente en el XIX, nos pusieron en la vía de la modernidad. Ahora, lo que le costará mucho a Rajoy es vendernos como liberales a muchos de sus más acostumbrados acompañantes. EL REAL MADRID gozada. No siempre había gol, pero había escaramuza, O que le pasa a este Real Madrid de mis flaquemovimiento, belleza, sincronía. Lo contrario que ahozas es que no es un equipo, sino un reparto. Tiera. Porque once virtuosos no bastan para bordar senen sus jugadores una falta de aliento contagiogún qué partituras. Tienen los instrumentos que acorsa, como esos actores consagrados que siempre interdarse, y ceñirse cada cual a su nota, y conformarse con pretan, con poca o ninguna convicción, el mismo persu trozo de música. Yo no entiendo mucho de fútbol, sonaje. Un deje en el regate, una tiesura escénica, una pero sí de armonía. Y me temo que aquí sobran impuntualidad en el esfuerzo rayana en la sosolistas, y falta un Makelele. berbia. Y una reticencia no menos reprobable Para mí que esto ya no lo arreglan ni un entrea fatigar los campos a pulmón abierto, o a comnador plenipotenciario, ni Valdano arbitrando partir los músculos calientes, la tensión de una a los árbitros, ni la Victoria de Beckham, ni liga o el dolor de un tobillo. Como porcelanas otra serie de la Obregón, ni la fe de Butragueño que no quisieran romperse. Como nieves que en los entes superiores, ni el despecho de Ronalno quisieran fundirse. Como lumbres que no do, ni el espíritu de Juanito montado en su Baquisieran arder. Como auténticas tomaduras bieca, ni las reprimendas maternales de Raúl, de pelo. Cuando a un futbolista se le conoce anLAURA ni los Zidanes ni los Pavones, ni las zancadillas tes por el tocado que por el toque, mal asunto. CAMPMANY de Salgado, ni el golpe de melena de Gutiérrez, Lo que les pierde a estos chicos es que se ni Roberto ni Carlos, ni Florentino ni Pérez, ni su creen invulnerables y les ocurre lo mismo que a los adiós a las armas. Esto ya no lo arregla ni Di Stéfano, cristales de unas gafas que tuve de pequeña, que llevacon ese corazón tan ancho y tan partío ban la etiqueta de irrompibles Como siempre he siLes confieso que, pirsonalmente di pirsona estoy do un poco numerera, me dediqué, en el patio del coledel fútbol sala hasta los mismísimos cántaros. Quiero gio y ante un público de curiosos cada vez más nutrivolver a ver, sobre la arena verde del estadio, el juego do, a tirarlas al aire para verlas elevarse hacia el cielo claro de un Real Madrid que sea, como mínimo, real. y aterrizar intactas. Lo pasé muy bien, hasta que se Que se enfrente al suspense del tapete con menos ases hicieron añicos y se enteró mi madre. Y fue como en el en la manga y más sotas en la mano. Que lleve el escuchiste: papá preparado, prepárate tú. Se ve, como dido cosido al pecho. Que se organice mejor en las banrían en México, que jalé mucho la cuerda. Eso es lo que das que por bandos. Que salga a ganar, pero sepa pertiene la mala crianza, que aísla y confunde a las persoder. Que aunque vaya a perder, se empecine en ganar. nas, que las hace autocomplacientes y arrogantes, y Que no celebre los goles en la intimidad de un corrillo. muy pagadas de su suerte, y no sé si decir que un poco Que cambie unas copas por otras. Que baje de las gabobas. No hay blandura más triste que la de los dioses laxias a habitar entre los hombres. Que nos deje, si de barro. puede, estupefactos. Que renuncie a las poses y se cenYo era muy del Madrid en aquellos días del esplentre en los pases. Que luche como sabe. Que no sea pasto dor en la hierba, cuando la Quinta del Buitre poco mede los mercaderes ni refugio de los mercenarios. Que nos que galopaba. Quizás por amor al Séptimo de Cabamande a Mefistófeles a hacer puñetas. Que simplemenllería, siempre me ha gustado el fútbol en tromba. Una te recupere el alma, aunque sólo sea para ahorrarnos señal apenas perceptible y se desataban no ya los cuala vergüenza. tro, sino los cinco jinetes del Apocalipsis. Y era una E L Parece como si también al Lute le hubiese dado por poner en revisión la libertad que la Transición le trajo