Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 3 2006 Cultura 61 LA COLECCIÓN DEFINITIVA Mañana, con ABC, la vigésima entrega de la colección de Deutsche Grammophon ofrece los Nocturnos y el Concierto para piano número 2 de Chopin, por tan sólo 9,95 euros más El poeta del piano TEXTO: S. G. El nacimiento de Fryderyk Franciszek (después utilizó su versión francesa, Frédéric) el 22 de febrero de 1810 en Zelazowa Wola, está flanqueado en el calendario por el de grandes nombres de la Historia de la Música, Schumann, Mendelssohn, Liszt, Wagner y Verdi. Nacidos todos ellos en menos de un lustro. Lo que demuestra lo fecundo de aquellos años que abrían el siglo XIX. Chopin fue un músico precoz. A los cinco años recibió sus primeras lecciones de manos de su madre Luisa y de su hermana, y con tan sólo siete años ya había compuesto dos polonesas. Uno de sus profesores, Elsner, llegó a afirmar del joven: Lecciones de composición musical: Chopin, Frédéric (tercer grado) extrañas capacidades, genio musical El músico centró su labor creadora en el piano. Quizá su temprana muerte, en 1849 en París, imposibilitó que se adentrase por otros caminos, pero lo cierto es que dejó tras de sí más de doscientas obras, buscando en ellas algo más que el mero virtuosismo. No hay nada más odioso que la música sin un significado oculto afirmó el compositor. En la entrega que ofrece ABC se incluyen tres de sus grandes partituras. Para empezar, los Nocturnos 21 piezas, o canciones sin palabras compuestas entre 1830 y 1848. Estas formas musicales, de corta duración, muestran al Chopin más lírico, romántico e íntimo. Y además, el Concierto en Fa menor escrito en 1830, y sus 24 preludios, Op. 28 (1836- 1839) compuestos durante su estancia en Valldemossa (Mallorca) donde vivió con su amante Georg Sand, y que tienen como referencia indiscutible otra obra monumental, El clave bien temperado de Bach, por quien Chopin profesaba una gran admiración. Partituras que llegan traducidas por la gran pianista portuguesa Maria Joao Pires y la Royal Philharmonic Orchestra, bajo la batuta del director y compositor André Previn.