Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3 3 2006 Madrid 47 Se calcula que más de medio millón de fieles pasarán hoy por la basílica, donde se celebran 33 misas al barrio de las Letras. Antes, los más afortunados- -que se lo han trabajado, no en vano llevan días enteros al pie de la basílica- -han podido entrar en el templo y permanecer junto a la imagen. Lo harán toda la noche. A las doce comienzan los actos litúrgicos. Desde esa hora y hasta las seis de la mañana, las misas se sucederán cada hora. Desde entonces y hasta que a las nueve de la noche se cierren las puertas- -o eso aseguran los frailes capuchinos, aunque bien saben que resulta francamente difícil cumplir con los horarios de cierre el primer viernes de marzo- la Eucaristía tendrá lugar cada media hora. En total, 33 misas. La principal, la más conocida, la de las doce y media, que contará con la asistencia de Su Majestad la Reina y muy probablemente estará presidida por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco. La Reina renovará la devoción de la Casa Real al Cristo Su Majestad la Reina será la encargada de dar continuidad a una tradición de más de 300 años de antigüedad y que une a la Casa Real española con la figura del Cristo de Medinaceli. Doña Sofía acudirá a las doce y media de la mañana a la basílica, donde participará en una de las múltiples Eucaristías que tendrán lugar durante todo el día, coincidiendo con el primer viernes de marzo. Con su presencia, la Reina sucede a su marido, el Rey Don Juan Carlos, quien el pasado año fue el encargado de representar a la Casa Real en este evento religioso, quizá el más importante de la capital de España. En 2005, Su Majestad se acercó al altar para rezar durante unos minutos y posteriormente besar, como manda la tradición, el pie del Santo Cristo de Medinaceli. Posteriormente firmó en el Libro de Reyes. Desde hace más de tres siglos, un miembro de la Familia Real debe visitar el templo el primer viernes de marzo. En 2004, la basílica de Medinaceli recibió a Don Felipe, quien acudió acompañado de Doña Letizia. Ambos, todavía novios- -faltaban dos meses para su enlace- -fueron recibidos con aplausos por la muchedumbre de fieles. En 2003, el Príncipe de Asturias representó a la Familia Real en este evento, aunque en esta ocasión lo hizo en solitario. En 2002, el representante regio fue el Infante Don Carlos, mientras que en 2001 fue Doña Sofía la que besó el pie del Cristo de Medinaceli. Este mediodía, Su Majestad la Reina volverá a repetir este gesto como símbolo de unión de la Corona con Nuestro Padre Jesús de Medinaceli. Confesar y decir misa Entretanto, los religiosos encargados de la custodia de la basílica y de la imagen de Jesús de Medinaceli. Nos pasamos el día confesando y diciendo misas, cuidando la organización y esperando que no pase nada apunta el padre Luis Félix Ruiz, superior de la comunidad. Durante todo el día, más de medio millón de fieles pasarán por la basílica. Muchos menos (alrededor de 80.000) serán los afortunados que puedan rezar delante de la imagen, tocar su túnica o besar su pie. Todos formularán su deseo (donando las correspondientes tres monedas, como dicta la tradición) Una imagen con historia La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, pertenece a la Escuela Sevillana, probablemente obra de Juan de Mesa o Francisco de Ocampo. Tallada en la primera mitad del siglo XVII en Sevilla, fue llevada por los Capuchinos a la plaza fuerte de Mámora (Marruecos) para culto de los soldados españoles. En abril de 1681 cae prisionera de los moros, que la arrastran por la calles. Es rescatada por los trinitarios, que la llevan a Madrid en 1682. Debido a diversos avatares históricos, la imagen ha recorrido varias iglesias de Madrid y en los años 1936- 1939 fue trasladada a Valencia, Cataluña y Francia, para terminar en Ginebra (Suiza) participando juntamente con todo el tesoro artístico español, en una gran exposición de arte en el Palacio de la Sociedad de Naciones. Terminada la Guerra Civil, la imagen regresó a su iglesia de la plaza de Jesús, en Madrid, donde es visitada continuamente por sus fieles y seguidores. En 1973, Pablo VI elevó la iglesia al rango de Basílica Menor. Cuando al año siguiente le regalaron una reproducción de la imagen, el Papa la besó, y dijo: Que el beso del Papa a esta imagen de N. P. Jesús, lleve la bendición a cuantos la besan y veneran en Madrid