Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid VIERNES 3 3 2006 ABC SE DICE SE COMENTA PARQUÍMETROS EN LA RED Las protestas vecinales por los parquímetros tienen en la red un inesperado aliado. Ayer circuló a gran velocidad un e- mail titulado La verdad de los parquímetros en Carabanchel Alto en imágenes (y en breve) El e- mail en cuestión, sospechosamente elaborado, incluye una serie de imágenes que reflejan la fuerte presencia policial, zonas verdes sin un solo coche, zonas azules frente a descampados o ante vallas. Está tan trabajado que se podría pensar en una ayuda extra a los vecinos. Eso sí, con gracia. MADRID AL DÍA MURCIA COPIA LAS BESCAM La Región de Murcia estudia crear un plan de brigadas de seguridad semejante al puesto en marcha por el Gobierno de Madrid, más conocido como Bescam, con el fin de aumentar el número de agentes que se incorporarán a los cuerpos de Policía Local de los ayuntamientos de la Comunidad. El modelo puesto en marcha por el vicepresidente segundo, Alfredo Prada, comienza a calar. No hay más que recordar que hasta el propio delegado del Gobierno la reclamaba recientemente para los municipios pequeños. DEL SER Y DEL ESTAR MANUEL DE LA FUENTE LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Sobre el Pleno de Arganzuela Soy un vecino de Arganzuela que el día 1 de febrero de 2006 asistió al Pleno de la Junta Municipal de Arganzuela, suspendido en torno a las nueve de la noche, de manera unilateral, por la concejalpresidenta Eva Durán, tras las protestas un numeroso grupo de vecinos, por negarse la señora Durán a debatir en el pleno la instalación de parquímetros en el distrito Una proposición presentada de manera correcta, en tiempo y forma, por la oposición. Esta actitud de la concejal Eva Durán no es nueva, en los plenos de los últimos meses, ha hecho gala de una actitud antidemocrática: -Ante los padres del Colegio Público Miguel de Unamuno que solicitaban al Ayuntamiento la reparación de los que se limpien las calles del distrito del polvo y suciedad que las inunda. Por todo ello, ruego al Partido Popular ponga una persona competente al frente de la Junta Municipal de Arganzuela. Juan José Fuentetaja Una ciudad abierta a la cultura CHEMA BARROSO Atocha, sí; Chamartín, también. La renovación de la estación de Atocha beneficiará a miles de madrileños y turistas, pero antes considero más necesaria la remodelación de las actuales instalaciones en Chamartín, un espacio que se está quedando viejo, y del que nadie, hasta ahora, se ha preocupado. Iván Suances problemas generados por unas obras de mejora del colegio, efectuadas por el Consistorio en verano de 2005. Cuando llueve se inunda el patio del colegio, y se han colocado elementos peligrosos para los niños que han provocado accidentes. -Ante los vecinos que piden En ocasiones me enorgullezco de vivir en una ciudad que respeta todas las tendencias políticas, sociales y también religiosas, como es Madrid. Lo que no se puede respetar es el doble rasero que en ocasiones aplicamos a espectáculos como el de Leo Bassi, donde se mofa del cristianismo. Aunque, eso sí, tampoco podemos utilizar la violencia como argumento contra él. Ignacio Sevillano DIMES Y DIRETES EL DERECHO A LA INFORMACIÓN N como 1.400.000 personas que ofreo es cosa fácil construir cía la Comunidad de Madrid frenuna sociedad democrátite a las 110.000 que daba el Delegaca. Precisa de una consdo del Gobierno, según informatante labor de alerta en diferención de la Policía Nacional. tes materias, con especial releLos ciudadanos que gustamos vancia, lógicamente, en la salvadel rigor a la hora de ser informaguarda de los derechos humados nos quedamos ciertamente nos. En este sentido España, en DAVID estupefactos. Se puede entender contraste con muchos otros paíORTEGA la interpretación ideológica de ses, tiene unos aceptables nivedeterminados hechos o aconteciles de vivencia democrática, pemientos. Los diferentes medios de comuro es necesario mejorar nuestra bisoña nicación social pueden tener, evidentedemocracia en parcelas verdaderamenmente, su línea editorial. Lo que simplete trascendentes. La información, sin mente no es de recibo, ni por parte de las ninguna duda, es un elemento decisivo Administraciones Públicas- -estén gopara la existencia real de un país demobernadas por el PSOE o por el PP- ni crático. de los consabidos medios de comunicaNo parece muy serio que sea ya cosción social, que la ideología o línea editotumbre la denominada guerra de cifras rial del medio implique que se tergiverdespués de una manifestación numerosa se la descripción de los hechos. El dereen Madrid. El pasado sábado 25 de febrecho a la información, aunque próximo ro nuevamente tuvimos que asistir, al fial de libertad de opinión, son diferentes. nalizar la manifestación convocada, enAmbos se regulan en el artículo 20.1 de tre otros, por la Asociación de Víctimas la Constitución española, pero en apardel Terrorismo, a números tan dispares tados distintos. La jurisprudencia del Tribunal Constitucional los trata de forma separada, pues básicamente el derecho a la información se desarrolla en el mundo de lo objetivo, mientras que la libertad de expresión y opinión se mueve más en el terreno de lo subjetivo. Por ello, coherentemente, el requisito de veracidad- -que no infalibilidad- -se exige del primero y no del segundo. El número de personas que asisten a una manifestación no entra dentro del terreno de lo opinable. Es un hecho bastante determinable que el ciudadano de un país democrático tiene el derecho fundamental- -el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le da al derecho a la información un carácter preferente o doble carácter- -a saber, para formarse su opinión. En España estamos muy sobrados de periodistas ideológicos que hacen un inmenso daño al crecimiento democrático de nuestra Nación. Por el contrario, necesitamos como el beber informadores rigurosos, equilibrados, con pasión profesional por dar a conocer a los ciudadanos la realidad de los acontecimientos. Vicerrecector de la Universidad Rey Juan Carlos la especie madrileña, de habitual muy poco protegida ella, prácticamente se le puede hacer de todo. Convertir su habitáculo en un ir y venir de andamiajes, grúas, tuneladoras, trepanadoras varias. Obligar a que soporte que sobre sus cabezas sobrevuelen los aeroplanos de modo y manera que los menos conspicuos y santos bromean y apuestan sobre el color de la ropa interior de las azafatas, tan corta es la distancia. O bien se puede hacer que respire algo bastante diferente del aire puro, incluso del aire en sí mismo y en líneas generales. Pero ella, la especie madrileña, es dura de pelar. Apenas ni se inmuta. Es de suponer que cogió práctica en los días de las cargas de los mamelucos por la Puerta del Sol y aledaños. Pero ella, la especie madrileña, aguanta con casi todo. Con la pertinaz sequía, con los chuzos de punta, con las puñaladas traperas, con las caquitas de los perros, con los malos políticos y hasta con los peores. Los madrileños están habituados a estar de todas las maneras, maneras posibles y maneras imposibles, y hasta maneras inverosímiles. Están acostumbrados a estar marginados de todas las prebendas y de todas las ordalías, centralistas, ya se sabe. Están hartos de estar hartos, estar, estar, pero que a nadie se le ocurra tocarles el SER como ha sucedido en los últimos días. Lo dicho, la especie madrileña puede aguantarlo todo, pero que no le calienten las bielas, que no le toquen los palieres. El coche, como antes la madre, es sagrado. Sobre ésas cuatro ruedas viajan los sueños, los dineros y el trabajo de nuestros conciudadanos. El madrileño sueña con poder aparcar su coche (aquí tamaño y gama poco importan) en el mejor lugar del barrio y si fuera posible ¡ay si fuera posible! hasta en el cuarto principal de la casa, en el salón, en el sitio bueno del sofá, y con la tele delante. Darle unas sopitas de leche, un pis (bueno, un cambio de aceite) un beso en el parachoques y a la cama. Y al día siguiente que no le falten los cereales. El madrileño y su coche camino llevan de convertirse en centauros, esto es, un solo ser y un solo estar. Pero ahora, en unos cuantos barrios dicen que lo de estar bien, que vale pero que lo del SER que ya no les gusta tanto. A