Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 3 3 2006 ABC ALIANZA DE CIVILIZADOS ué número hay que marcar para hablar con una civilización? La Moncloa debería saberlo puesto que está emperrada en sacar adelante su particular visión del diálogo de civilizaciones inspirado por el iraní Jatamí. Pero la verdad es que las civilizaciones ni dialogan ni se alían, acciones ambas que sólo las pueden llevar a cabo las personas y sus instituciones. De hecho, el grupo de alto nivel que acaba de reunirse en Doha para hablar del asunto, no estaba integrado por civilización alguna, sino por personas reales. En nuestro caso los españoles Mayor Zaragoza y Miguel Angel Moratinos. La Alianza de CiviliRAFAEL L. zaciones, la niña bonita BARDAJÍ de la política exterior del actual gobierno español- -la única iniciativa exterior si se quiere- -arranca con una grave problema de fondo: que ve en el Islam una civilización monolítica cuyos representantes legítimos son los gobernantes de Irán, Arabia Saudí, Siria y todos los déspotas y teócratas de la zona con quienes nuestros líderes políticos corren a fotografiarse graciosamente. En otras palabras, la iniciativa de Rodríguez Zapatero es un acto no de diálogo, sino de claudicación frente a quines consideran que el Islam es la única fe legítima, quienes condenan en su suelo cualquier otra práctica religiosa, quienes conciben a la mujer como un ser inferior, o quien se niega a condenar el extremismo de los violentos o los atentados terroristas contra los occidentales. Con ellos es con quien se sienta el gobierno y para quien se pide tolerancia y respeto. Afortunadamente el Islam es mucho más que eso. Mientras que Moratinos se esforzaba en arrancar de la UE un tibio apoyo a su alianza con los incivilizados, árabes e islamistas moderados hacían valer su voz. Hace tres días Salman Rushdie y otros lanzaban un manifiesto a favor de la libertad de expresión y en contra de la intolerancia religiosa. Ayer, Mustafa Akyol y Zeino Baran hacían público su manifiesto musulmán condenando la reacción violenta de sus compatriotas, pero a diferencia de Solana y Moratinos no creían necesario que los europeos imploraran perdón por las caricaturas del profeta, sino que hacían una apología de la democracia y de la separación entre Iglesia y Estado. Frente a la pretensión de los fundamentalistas de aplicar la sharia sobre nuestro código civil, ellos abogan por una única ley secular, abierta a todas las religiones pero basada en ninguna Abogan por la igualdad de las personas ante la ley. Puede que un gobierno aislado en lo exterior necesite una foto con algún dignatario, aunque éste sea un déspota o islamista, pero por defender su peculiar concepción de las Alianza de civilizaciones, los socialistas españoles están condenando a todos aquellos árabes reformistas que aspiran a introducir la modernidad en sus vidas. Porque no es con ellos con quien hablan, sino con sus verdugos. ¿Q Salman Rushdie compara el islam radical al nazismo en un manifiesto Los firmantes defienden la libertad de expresión universal a ultranza b Durante el próximo consejo informal de la UE se abordará el problema escuchando al ministro turco de Exteriores, partidario de evitar enfrentamientos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Saliendo al paso de la relativa discreción con la que la UE ha tratado el problema cultural de fondo de la crisis de las caricaturas de Mahoma, el escritor Salman Rushdie, apoyado por una docena de intelectuales, como Taslima Nasreen o Bernard- Henri Lévy, intenta promover un Manifiesto en el que compara el islamismo radical con el fascismo, el nazismo y el stalinismo. Salman Rushdie ofreció la primicia de su breve manifiesto al periódico danés que publicó las ya famosas caricaturas de la controversia, Jyllands- Post, que lo ha presentado con este titular: Juntos, contra el nuevo totalitarismo Después de vencer el fascismo, el nazismo y el stalinismo- -comienza el manifiesto- -debemos afrontar la amenaza global de un nuevo totalitarismo: el islamismo. Escritores, periodistas, intelectuales, lanzamos un llamamiento de resistencia contra el totalitarismo y en defensa y promoción de la libertad y la igualdad de oportunidades, como valores seculares, para todos El manifiesto promovido por Salman Rushdie estima que, como todos los totalitarismos, el islamismo se alimenta de miedos y frustracio- nes, para justificar el odio, el oscurantismo y el totalitarismo Y continúa: El islamismo es una ideología reaccionaria que mata la libertad, la igualdad, en un mundo en el que los hombres dominan a las mujeres como preámbulo a la dominación y la discriminación universal El escrito rechaza el relativismo cultural pero denuncia el riesgo de renunciar a toda crítica para evitar la acusación de islamofobia Los primeros firmantes terminan con un llamamiento de la ilustración contra el oscurantismo en nombre del universalismo y la libertad de expresión, universal. Ilustrados y arabistas Entre los primeros firmantes se encuentran Ayaan Iris Alí, de origen somalí, miembro del parlamento holandés; Chahla Chafiq, escritor iraní en el exilio; Irshad Manji, originaria de Uganda, en el destierro; Mehdi Mozaffari, profesor iraní exiliado en Dinamarca; Maryam Namazie, productor de TV y dirigente del Partido comunista iraní, en el exilio; y Taslima Nasreen, escritora de Bangladesh, cuyo feminismo militante la convirtió en su día en un icono internacional en la defen- La guerra de las caricaturas es otro episodio de una crisis que progresa frente al silencio y la ausencia de reacción europea sa de los derechos de la mujer. En cierta medida el Manifiesto que intenta promover Salman Rushdie es una velada respuesta al comportamiento diplomático ultraprudente de los Estados europeos que desde el principio evitaron llamativamente cualquier respuesta que pudiera molestar en las capitales árabes, manifestándose en orden disperso, compitiendo en prudencia y exigencias de respeto hacia las creencias religiosas musulmanas, sin poner siempre el mismo énfasis en la defensa de las libertades básicas, de la cultura occidental. Desde la óptica de los firmantes del manifiesto la crisis de las caricaturas ha puesto de relieve la emergencia de un conflicto que exige compromiso y responsabilidad cívicas para no ceder a las presiones locales, regionales y continentales de los islamistas de muy distinta obediencia. Entre los firmantes, por ejemplo, figura Ayaan Iris Alí, político holandés nacido en Somalia, guionista de una película que costó la vida al director Theo Van Gogh. A su modo de ver, la crisis de las caricaturas es sólo un nuevo episodio de una crisis que viene de lejos y lleva años ramificándose, frente al silencio y la ausencia de reacciones de fondo, a escala europea. La urgencia a la reflexión y la acción de los firmantes del manifiesto contrasta con la prudencia diplomática de la UE, cuyo consejo de ministros del 27 de febrero defendió la libertad de expresión para recomendar con cierto énfasis, la necesidad del diálogo Teherán ajusticia a dos terroristas iraníes AHVAZ. Dos ciudadanos iraníes AFP culpables de un atentado mortal con explosivos caseros en la ciudad petrolera de Ahvaz fueron ahorcados ayer en público. Asistieron a la ejecución unas dos mil personas. Los familiares de las víctimas llegaron tarde, muy enfadados contó un testigo del ajusticiamiento de los separatistas, pues la ejecución tuvo lugar antes de lo previsto para evitar problemas de circulación Los cuerpos de Ali Affraudi y Mehdi Navasseri, con las manos atadas a la espalda, colgaron de una grúa- -en la imagen- -ante los ojos de la multitud durante 40 minutos.